El regreso al colegio no sólo supone la vuelta a la rutina. También es el momento para que elijamos las actividades extraescolares de nuestros hijos e hijas, que bien sirvan de complemento a las asignaturas de los programas escolares o que, incluso, les brinden la posibilidad de desarrollar nuevas habilidades y mejorar su rendimiento escolar. Y ahora es cuando puede que te estés preguntando: ¿qué actividad será la más provechosa?  

La música, el deporte o las actividades artísticas son las más demandadas. A través de ellas, los niños y las niñas acceden a ambientes distintos al aula de clase o la casa y se relacionan con otros niños y niñas con gustos y talentos afines. Aprenden a trabajar en grupo, desempeñan nuevos roles e incluso pueden contribuir a mejorar su autoestima¡Todo son ventajas!

actividades-extraescolares

Sin embargo, no siempre resulta fácil decantarse por una u otra actividad. Cuando los niños y niñas tienen claras sus preferencias, es cuestión de escucharles. Pero cuando no es así, debemos tomar una decisión en función de otros factores. De una buena o mala elección dependen muchas cosas. 

¿Cómo elegir la actividad extraescolar de mi hijo o hija?

Lo primero es entender que las actividades extraescolares no tienen por qué ser una obligación. Son opciones de entretenimiento que deberían de generar placer a los niños y niñas. Y si el placer va unido al refuerzo de conocimientos y habilidades, mucho mejor.

Además, cada niño o niña tiene gustos y preferencias específicas por lo que no existe un criterio puramente objetivo a la hora de elegir una actividad u otra. Como dice el profesor del Departamento de Psicología de la Universidad de Córdoba Juan Moriana:

“Cada niño y cada niña son seres únicos que por sus especiales circunstancias van a beneficiarse o a responder mejor unos que otros a determinados tipos de actividades”

Sí que podemos repasar ciertos aspectos que va bien tener en cuenta cuando llegue el momento de tomar una decisión.

Descarga gratis el ebook

Consejos para elegir las actividades extraescolares

1.  Haz caso a sus gustos y preferencias

Nadie mejor que tus hijos o hijas para saber qué les gusta. Como mucho, tú puedes sugerirles actividades que creas que les beneficiarán. Pero lo mejor es que la decisión final la tomen ellos. No les impongas nada; dales razones en uno u otro sentido. Por ejemplo, si lo suyo son los deportes, puedes sugerirles opciones alternativas a las que ya practican, como por ejemplo la escalada, el voleibol, la gimnasia rítmica o las o artes marciales.

2. Ten en cuenta los horarios familiares

Cada familia tiene sus propios tiempos. Antes de inscribir a tu hijo o hija en alguna actividad, revisa tu agenda y mira si son compatibles. Para ello, te recomendamos elegir opciones que no supongan desplazamientos demasiado largos, incluso, si es posible, que la actividad sea impartida en el mismo centro educativo donde acuden los pequeños.

3. Observa su  nivel de motivación

No todas las actividades despiertan el mismo interés. Pregúntale a tu pequeño qué le motiva especialmente y en qué aspecto de su formación le gustaría profundizar. Procura, eso sí, que la actividad elegida sea distinta a las que habitualmente realiza en el colegio, pues de esta manera encontrará novedad. Algunas actividades que podrían encontrar atractivas son la fotografía, la programación de videojuegos, el aprendizaje de un nuevo idioma o la danza artística

4. Solicita acompañamiento

Cuando las actividades extraescolares sirvan para reforzar algún área específica, puedes pedir que los docentes o encargados acompañen al niño o la niña en su proceso de aprendizaje. De esta manera podrás estar al tanto de su evolución. Por ejemplo, si quieres que desarrollen su capacidad de concentración, elige opciones en las que haya un trato directo y casi personalizado como el ajedrez o la cocina.

5. Dos o tres días de la semana

Asegúrate de que la práctica de la actividad no supere los dos o tres días semanales, tal y como recomienda el profesor Moriana. No le inscribas con la intención de que ocupe todo su tiempo libre, pues le saturarás. Tu hijo o hija también necesita tiempo para el jugar y divertirse en casa. Recuerda que el tiempo libre es igual o más importante que una actividad extraescolar.

Si realizan actividades que les divierten y con las que aprenden, nuestros niños y niñas sacan más provecho del tiempo que le dedican y les estaremos generando motivación e implicación en una tarea. Sin pasarnos en exceso y enseñándoles que elijan con criterio, las actividades extraescolares son un buen recurso para la socialización y el autoconocimiento desde bien pequeños ¡Tenlas en cuenta!

guía gratuita juegos con valores