La alimentación ecológica es aquella basada en ingredientes que han sido cultivados o elaborados siguiendo un método de producción que integra varios elementos esenciales: el empleo de procedimientos y técnicas naturales, el respeto hacia los animales, la preservación del medio ambiente y la protección de la salud.

De ahí el rechazo en el uso de componentes químicos y organismos genéticamente modificados o la limitación sobre el uso de aditivos, el objetivo de promover el bienestar animal y garantizar la biodiversidad evitando la contaminación ambiental. 

Para explicar en qué consiste un modelo de alimentación basado en el consumo de productos de origen ecológico o orgánico, hemos recurrido a las aclaraciones de la FAO y la Comisión Europea sobre la producción y agricultura orgánica. A lo largo del post vamos a profundizar en este tipo de alimentación. ¿Nos acompañas?

"alimentacion-ecologica"

Hemos preparado un contenido muy interesante. Por ejemplo, ¿sabías que la propia Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, nos recuerda que un producto orgánico debe ir acompañado de su correspondiente certificación? ¡No te olvides de mirar la etiqueta que lo acredita!

New Call-to-action

Relación entre alimentación y bienestar

Somos lo que comemos, y por eso las decisiones que tomamos sobre los alimentos que consumimos producen un gran impacto tanto para nosotros y nosotras como para nuestras familias. ¿Lo tienes en mente cada vez que llenas el carrito de la compra?

Una pregunta que nos surge habitualmente es: ¿hasta qué punto los alimentos ecológicos u orgánicos son más beneficiosos para nuestra salud en comparación con los alimentos producidos de manera convencional? ¡Intentaremos responderte a ella!

El proceso de producción en la agricultura ecológica: ¿cómo se obtienen los víveres ecológicos?

  • Control para garantizar el origen

    En primer lugar, la característica fundamental de la agricultura orgánica es que durante su proceso de producción y elaboración se limita la utilización de ingredientes que no sean de origen agrícola, de acuerdo con las directrices de la Unión Europea.

  • No se permite el uso de componentes químicos y se vigila el uso de aditivos

    Por un lado, en la producción de agricultura ecológica no se utilizan sustancias químicas como plaguicidas, herbicidas, fertilizantes y fungicidas. En cuanto a la elaboración de los comestibles ecológicos, sólo se autoriza una pequeña cantidad de ingredientes y aditivos. ¡Ese es su valor principal, que repercute en nuestra salud!

    Esto evita los peligros potenciales que este tipo de sustancias presentan para la salud. Por ejemplo, a la hora de certificar productos orgánicos se especifica que “la tierra debe estar exenta de insumos químicos desde 2 a 3 años antes de comenzar la producción orgánica” (FAO). De esta forma, los agricultores que se someten a esta certificación solo pueden utilizar plaguicidas de origen natural.

Descarga gratis el ebook
  • Desarrollo de técnicas naturales

    El método preferido de estos agricultores y agricultoras que practican el laboreo de carácter ecológico es la lucha biológica, que consiste en aprovechar el conocimiento que tenemos de los ecosistemas para introducir en el cultivo insectos y animales que ayudan a controlar las plagas. Y sólo es necesario dejar que la naturaleza siga su curso…

Los productos animales orgánicos: ¿qué caracteriza a este tipo de alimentación ecológica?

  • Reducir posibles riesgos para la salud 

    En cuanto a la producción de productos animales orgánicos, cada vez son más demandados debido a las preocupaciones para la salud relacionadas con la resistencia a los antibióticos, la acumulación de sustancias químicas en productos lácteos y cárnicos y a las enfermedades de los animales que pueden contaminar a las personas. Tenemos ejemplos recientes como las vacas locas, la fiebre aftosa en los cerdos o la gripe aviar que han causado gran preocupación en términos de salud pública en los últimos años.

    Cuando los piensos con los que se alimenta a estos animales contienen sustancias químicas, como restos de plaguicidas, metales pesados y otras sustancias, pueden presentar riesgos para la salud. ¿Por qué exponerse a ellos si podemos evitarlo?

  • Rechazo al uso de cierto tipo de medicamentos

    La principal característica de los productos animales orgánicos como la leche o la carne es que se evita el uso de medicamentos antibióticos en la gestión de los animales de los que proceden y se busca un tratamiento lo más natural posible en todo el proceso.

  • Empleo de tratamientos naturales

    De nuevo, los métodos que se utilizan en el cuidado de los animales son naturales y de tipo preventivo, como la selección de razas y estirpes, una alimentación equilibrada y de calidad a través de piensos orgánicos y un entorno apropiado. Algo que debería ser lo habitual, ¿no crees?

comer-bien-ecologico-organico

Todos estos puntos nos pueden conducir a decantarnos por la comida ecológica o la convencional. ¡Sigamos indagando sobre ellas y despejemos dudas sobre el mito de cuál es preferible!

Calidad de los alimentos: la alimentación ecológica, ¿es mejor o peor?

Por otro lado, se han hecho algunos estudios comparativos entre alimentos convencionales y alimentos orgánicos que, aunque no muestran datos concluyentes en cuanto a las diferencias en calidad de practicar una alimentación ecológica o una común, más allá de la presencia de estas sustancias químicas en el producto final, sí indican, por ejemplo, que las manzanas y tomates orgánicos tienen más sabor que sus correspondientes cultivados de forma convencional. ¿Conocías este dato?

Además, estos estudios muestran que los alimentos orgánicos duran más y sufren menos deterioro debido a los métodos de producción. ¿Quieres más ventajas de seguir una alimentación eco? ¡Te las descubrimos a continuación!

"comer-bien"

¿Dónde puedo comprar comida ecológica o disfrutar de un saludable menú?

Ya te hemos mencionado algunos restaurantes de comida ecológica, tiendas con sabor eco e incluso te hemos hablado de potitos ecológicos para tus hijos e hijas.

Ahora queremos presentarte un proyecto que aúna esta alimentación con la apuesta por el comercio de proximidad: La colmena que dice sí.

Esta iniciativa surgió en Francia en el año 2011 y está presente en otros países europeos. ¡Te contamos en qué consiste!

Se trata de un punto de encuentro entre los productores y productoras locales y las personas que consumen, que permite recuperar las relaciones de cercanía y confianza de antaño entre estos dos eslabones de la cadena de consumo, a través de la venta de los frutos de la cosecha o elaboraciones de forma directa, sin intermediarios. Productos ecológicos, de temporada y además, con un trayecto medio de unos 43 km entre el lugar de origen y la llamada colmena donde el cliente recogerá su compra.

Y, todo ello, poniendo en práctica y fomentando una producción y un consumo responsables. ¿Qué te parece incluir este tipo de comida ecológica en tu menú?

Alimentos orgánicos y de Comercio Justo

"comida-ecologica"

Productos de alimentación saludables y de calidad que respetan el medio ambiente, sin colorantes ni aditivos artificiales, ni en su receta ni en sus ingredientes/ © Amanda Glez

Hoy en día, la demanda de alimentos orgánicos y de producción ecológica está creciendo a un ritmo imparable debido, por un lado, a la preocupación por todas estas cuestiones para la salud y, por otro, a que los alimentos producidos de forma orgánica favorecen la biodiversidad y con ello la protección del medio ambiente.

La agricultura orgánica se presenta asimismo como una herramienta para el desarrollo rural sostenible, lo que va muy en línea también con la producción de alimentos de Comercio Justo. Por eso, a la hora de llenar la cesta de la compra con los productos habituales, ya sean café, pasta, arroz, cereales de desayuno, chocolates, salsas, aperitivos o cualquier otro producto, está bien que nos paremos a pensar si merece la pena cambiar de hábitos y decantarnos por productos orgánicos y de Comercio Justo.

Nos lo agradecerá nuestra salud, la de nuestra familia y la de nuestro planeta. Y, además, estaremos aportando nuestro granito de arena para que esos productores y productoras, agricultores y agricultoras, puedan garantizar una vida digna a sus familias. ¡Sobran los motivos!

cocina valores