Casi todos estamos de acuerdo en lo que significa e implica la contaminación de la Tierra. Es un fenómeno que nos preocupa porque de su buen estado depende, a la vez, nuestra supervivencia y la de cientos de especies animales y vegetales.

Sin embargo, aunque conocemos bien el impacto de este fenómeno sobre nuestro entorno, muy pocas veces nos paramos a pensar qué es lo que lo produce y de qué manera podemos incidir, empezando a pequeña escala. En este post nos proponemos ponerle cara a cinco causas de la contaminación y te damos algunas pautas para evitarla. ¡Llegó el momento de tomarnos en serio la salud de nuestro planeta!

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre el calentamiento global y descubre  sus causas y consecuencias.

contaminación de la tierra

Principales causas de la contaminación de la Tierra

Así pues, para abordar el fenómeno de la contaminación de la Tierra en toda su complejidad, es necesario buscar las causas que a día de hoy la provocan. Entre las principales podemos destacar las siguientes:

  • Los pesticidas y productos químicos

Los productos que se usan en la agricultura y en la industria convencional liberan enormes cantidades de gases de efecto invernadero, que son causantes directos del deterioro de la capa de ozono y del cambio climático. También perjudican el estado de los suelos destinados al cultivo y las fuentes de agua.

  • La deforestación

Los árboles ayudan a purificar el aire. Sin embargo, en las últimas décadas hemos asistido a la desaparición de cientos de bosques en el mundo. Se calcula que cada año desaparece una extensión similar al territorio de Panamá o Portugal. Ante este panorama, los efectos de los gases que se encuentran en el aire son más notorios y pueden causar graves enfermedades para las especies terrestres.

  • Los desechos industriales y domésticos

El consumo masivo promueve procesos industriales en cadena que pasan por alto la protección del medio ambiente. Los desechos que se generan tras estos procesos son una de las principales causas de la contaminación.

  • Los combustibles fósiles

La excesiva explotación del carbón, el petróleo y el gas natural, entre otros, genera altos índices de contaminación, no solo en el aire sino en los entornos en donde se extraen tales recursos. Hasta la fecha, ninguna convención internacional ha logrado trazar un límite claro entre el desarrollo sostenible y el cuidado de la Tierra.

  • Los altos índices de producción de basura

Nuestras sociedades se caracterizan por el alto consumo de bienes, lo cual genera a su vez un alto nivel de residuos. Cuantos más sean, mayores daños causarán a la Tierra. De ahí la importancia de su selección.

Descarga gratis la guía

Contaminación de la Tierra. ¿Qué podemos hacer?

Las iniciativas políticas e institucionales contra la contaminación de la Tierra son muy positivas. No obstante, también nosotros como ciudadanos podemos ayudar a frenar los efectos de este fenómeno. ¿Cómo? Fíjate en las siguientes opciones:

  • Reciclando los residuos que generamos a diario. Reciclar supone dos grandes ventajas: por un lado, reutilizar productos que ya cumplieron un primer ciclo de uso; y segundo, clasificar los residuos para evitar que los encargados de esta tarea inviertan más recursos y tiempo en ello.
  • Usando el transporte público y otros medios alternativos. La bicicleta, los coches eléctricos o el metro son ideales para la sostenibilidad del planeta, pues no generan gases de efecto invernadero.
  • Impulsando el consumo responsable. Comprar nuevos productos no debe ser un hábito, tiene que responder a necesidades reales. Si optamos por un estilo de consumo responsable, reduciremos la demanda de ciertos productos y, con ello, las empresas no emplearán nuevos recursos naturales y disminuirán los niveles de gases de efecto invernadero que liberan a la atmósfera.
  • Sumarte a las peticiones que piden una actitud más comprometida por parte de los gobiernos hacia el cambio climático, empezando por el gobierno español. Como la que lanza Oxfam Intermón: firma para que el Gobierno español aporte a lo que se ha comprometido para que las personas más pobres puedan adaptarse a las consecuencias de un cambio climático que no han provocado.
  • Construyendo un huerto urbano en casa. Los huertos caseros no solo nos ayudan a obtener alimentos más saludables para el autoconsumo, sino que son un buen recurso para generar conciencia sobre la contaminación de la Tierra.

Y tú, ¿cuántas de las prácticas anteriores tienes como hábito? ¿Qué otros actos conoces o llevas a cabo diariamente, de forma casi inconsciente, que ayudan a la preservación de nuestro planeta? ¡Cuéntanoslas y, entre todos, ampliaremos la lista! ¿Quién empieza?

voiluntariado red teje todos