Los productos elaborados con plástico se caracterizan por ser resistentes a la corrosión y a los ataques de diversos agentes químicos, lo que les hace especialmente útiles para embalajes y envases de productos, sobre todo de líquidos.

Sin embargo, su fabricación depende de procesos industriales que suponen el uso de sustancias químicas y generan gases de efecto invernadero nocivos para la capa de ozono y la calidad del aire.

Por ello, es esencial la implicación de todos y todas para dar una segunda vida a los productos elaborados con este material. En este post te descubrimos todas las ventajas y las opciones que tienes a tu alcance para hacerlo realidad. ¡Seguro que te interesa!

New Call-to-action

reciclaje-plastico

Además de todo lo anterior, los plásticos tienen el inconveniente añadido de que ocupan mucho más espacio que otros residuos, lo que implica el uso de más contenedores y vertederos.

Otro de sus problemas radica en el tiempo que tarda en degradarse: entre 100 y 1.000 años según el tamaño y el tipo de plástico. Después del vidrio, es el segundo material más lento en descomponerse. ¿Necesitas cifras? ¡Te las damos! Desgraciadamente son desalentadoras. Aunque países como Japón reciclan cerca del 80% de sus residuos plásticos —el mejor registro en términos globales—, otros no pueden decir lo mismo. El Reino Unido, por ejemplo, aún no llega al 40%, y los Estados Unidos apenas rozan el 20%. ¡Por eso es tan importante el trabajo de concienciación!

 Descarga gratis la guía Consumo Responsable

¿Cómo, cuándo y dónde reciclar objetos de plástico?

El reciclaje de plástico puede empezar en casa. Puedes implicarte clasificando los envases de tus productos una vez los hayas consumido o, incluso, reutilizando artículos como botellas, envases de refrescos, bebidas deportivas, botellas de zumo, suavizantes y detergentes, entre otros.

Muchas personas dan un segundo uso a estos objetos para mejorar la decoración de su hogar, solucionar necesidades domésticas de bajo coste o por simple diversión. A la hora de reutilizar el plástico, ¡las opciones son infinitas!

Lo ideal es que el reciclaje de estos productos se convierta en un hábito y que logres generar conciencia de su importancia en las personas de tu entorno. Puedes hacerlo a través de pequeños gestos como, por ejemplo, estos:

  • Acude al supermercado con bolsas reutilizables.
  • No compres productos envueltos en plástico innecesariamente (por ejemplo, los huevos o las frutas y verduras en bandeja).
  • Recicla los envases como último recurso; si es posible, búscales una nueva función en tu cocina, jardín, baño, comercio, etc.

reciclaje-de-plastico

El mundo desde casa: ventajas del reciclaje de plástico

En cualquier caso, el objetivo es reducir la dependencia hacia productos embalados en este material. O, dicho de otro modo, fomentar prácticas de consumo responsable que ayuden a la conservación y el cuidado del medio ambiente.

¿Te imaginas lo que pasaría si una parte de la población mundial reciclara el plástico diariamente? ¡Todo esto es lo que ganaríamos!:

  • Reducción del volumen de los plásticos que llegan a los vertederos. Por ello es tan importante su previa clasificación.
  • Ahorro de combustibles no renovables (como por ejemplo el petróleo), que son los que se usan durante la fabricación del plástico.
  • Menor impacto ambiental de las fábricas y plantas procesadoras donde se fabrican los envases plásticos.
  • Menor uso de los recursos naturales, como el agua y la energía, durante el procesamiento del plástico, y menor volumen de emisión de gases nocivos para la capa de ozono y la estabilidad de los ecosistemas.

Como ves, las posibilidades para asegurarte de que tu impacto no deja una huella negativa en el planeta son infinitas. Pero no debes olvidar una cuestión que es básica para nuestro futuro: concienciar a tu alrededor, y especialmente a los más pequeños, de la importancia del reciclaje para el medio ambiente. ¡Contamos contigo!

descarga guía gratuita consumo responsable