La superpoblación del planeta, el consumo desmedido, la escasez de recursos naturales como el agua y la energía, la contaminación y la desigualdad social, entre otros factores, han impulsado la aparición de las denominadas ciudades sostenibles, un concepto con el que poco a poco nos hemos ido familiarizando. ¿Lo conoces?

La idea surgió en el año 1994, cuando la ciudad danesa de Aalborg fue testigo de un movimiento refrendado en la Carta Europea de las Ciudades Sostenibles, un texto al que en la actualidad se han sumado más de 400 centros urbanos del mundo entero. Si no lo conoces, ¡este post es la ocasión perfecta para hacerlo!

Ciudad-sostenible

Como puedes imaginar, el objetivo no era otro que reforzar el compromiso de estas ciudades por el cuidado del medio ambiente y el bienestar de quienes las habitan. Con la progresiva migración de la población mundial hacia los grandes centros urbanos, muchos de éstos se han revelado incapaces de gestionar los recursos para satisfacer las necesidades básicas de sus millones de pobladores. Era necesario, pues, trazar unas directrices en la materia e implementar soluciones en este sentido. ¿Las vemos?

Descarga gratis la guía

Elementos esenciales de una ciudad sostenible

Lo sostenible es lo que se abastece a sí mismo y garantiza su continuidad en el tiempo. En este caso, se refiere a la capacidad de las ciudades para desarrollarse bajo criterios ecológicos y de igualdad social.

La ciudad sostenible está en permanente construcción. No existe un solo modelo; cada una implementa sus propias soluciones. Eso sí, las medidas que se tomen debe apuntar al equilibrio entre desarrollo y bienestar. Para exponerlo en otros términos, los requisitos esenciales de toda ciudad sostenible son:

1) Acceso a recursos públicos básicos

Empecemos por lo esencial: el bienestar de las personas. La ciudad sostenible garantiza a sus habitantes educación de calidad, centros de salud adecuados, transporte público accesible, recogida de basuras, seguridad y buena calidad del aire, entre otros aspectos. Es decir, aquello que es indispensable para su supervivencia.

2) Acciones de renovación urbana

La renovación del espacio público es fundamental. Esto implica adaptación de calles, plazas, parques y del espacio urbano en general. También supone la conservación del patrimonio cultural y su incorporación a la ciudad moderna. La ciudad sostenible está integrada, nunca aislada ni jerarquizada. En Melbourne, Australia, se hna ideado unos edificios sostenibles que animan construir a propietarios y gestores para mejorar la eficiencia en el uso de energía y agua y reducir su desperdicio al mínimo

3) Reducción de emisiones de CO2

La reducción de CO2 y de otros gases perjudiciales para la capa de ozono es uno de los indicadores más significativos a la hora de valorar el compromiso medioambiental de una ciudad. Esto se logra con el uso de energías renovables, una buena oferta de medios alternativos de transporte (bicicletas, trenes y autobuses eléctricos, etc.) y la adaptación de viviendas que promuevan el ahorro de agua y de energía. Por ejemplo, desde diciembre de 2013, la ciudad de Shenzhen, en China, introdujo una nueva flota de más de 6.000 unidades de vehículos ecointeligentes, convirtiéndose en la mayor flota en servicio con emisiones cero de todo el mundo

4) Favorecer el comercio justo

Las ciudades sostenibles se oponen al consumo desmedido. En cambio, impulsan otros modelos de comercio justo que fomenten la compra local y las redes de productores respetuosos con el medio ambiente.

5) Triple fórmula: reducir, reutilizar y reciclar

Los gestores de la ciudad sostenible deben poner en marcha acciones pedagógicas para concienciar sobre la importancia del reciclaje y el consumo responsable. Esto evitará el uso desmedido de los recursos naturales de los que se dispone en entornos cercanos y dará pie a la creación de redes de solidaridad entre sus habitantes, algo que se enmarca dentro de las iniciativas de ciudadanía global.

Algunas sociedades ya están adoptando un modelo más sostenible. Si quieres ver, cuáles son las ciudades que figuran entre las pioneras en términos de sosteniblidad, aquí tienes un ranking elaborado por la organización C40 (Cities Climate Leadership Group) y Siemens.

¿Qué te parece la propuesta de trabajar por unas ciudades más sostenibles, limpias y respetuosas con su entorno y sus habitantes? ¿Conoces otras iniciativas, tal vez de ámbito local, que motiven este tipo de acciones? En cualquier caso, siempre es fundamental contar con la implicación y la voluntad de los ciudadanos y las ciudadanas, es decir, de todos nosotros. ¿Nos ponemos en marcha?

cómo hacer un huerto urbano