Las empresas generan un gran impacto en su entorno, a nivel económico, social y ambiental. Ese impacto puede ser positivo o negativo, en función de su nivel de responsabilidad. También la legislación fomenta en algunos casos comportamientos responsables, como cuando impone sanciones a la contaminación o establece tasas obligatorias de reciclado de determinados productos.

Los electrodomésticos son un caso claro en este sentido. Desde 2005, pagamos una tasa de reciclaje cada vez que compramos uno para sufragar el sobrecoste que supone costear la gestión de estos residuos cuando dejen de funcionar. De esta manera, el impacto que genera su modelo de negocio se minimiza. 

Nos gustan las empresas socialmente responsables, y por eso hemos intentado definir cuándo una se comporta como tal. Así podrás identificarlas con facilidad, ¡y exigir un cambio de actitud a las que no lo hagan!

Economia-solidaria

Podemos considerar que una empresa es socialmente responsable si:

  • Se comporta respetuosamente en todos los niveles de la cadena de producción, pagando precios justos por las materias primas y tratando con dignidad a sus trabajadores.
  • Cumple la legislación en materia medioambiental, establece políticas interna de ahorro energético y hace un correcto uso de sus recursos.
  • Implica a sus empleados, proveedores y clientes en las buenas prácticas de responsabilidad social empresarial.
  • Impulsa acciones para crear riqueza y mejorar la situación y las oportunidades de la comunidad donde está establecida.
 Descarga gratis la guía Educar en valores

Ejemplos de pequeñas grandes empresas

En la publicación “Economía social: ejemplo privilegiado de empresas socialmente responsables” editada por Cointegra con el apoyo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social podemos ver algunos ejemplos. Uno de ellos es la Cofradía de pescadores de Roses, en Cataluña, que además de cubrir el ciclo integral de la pesca de forma responsable proporciona servicios sociales y medioambientales como el control y la recogida de residuos contaminantes procedentes de las embarcaciones pesqueras o la oferta de créditos sin intereses y formación a sus cofrades.

Otro ejemplo es Eseki, una empresa del sector industrial navarro que incorpora en sus valores el cuidado y bienestar de sus trabajadores, la incorporación de profesionales locales como medio de revitalizar el entorno laboral, la contratación de proveedores cercanos y el compromiso de sostenibilidad a través del mantenimiento de los puestos de trabajo. 

Por su parte, Fagor Electrodomésticos es una de las grandes marcas mencionadas como responsables con el medioambiente a través de su programa de diseño de electrodomésticos cada vez más respetuosos teniendo en cuenta el ciclo de vida de los productos. 

¿Cómo puedes hacer que tu empresa sea socialmente más responsable?

Hay acciones que no siempre están en nuestras manos, pero hay otras, sencillas, que comportan pequeñas tareas cotidianas de las que a veces ni somos conscientes, y que podemos potenciar. Por ejemplo, promoviendo iniciativas para mejorar el reciclado o el ahorro energético en tu empresa. Siempre te acuerdas de apagar las luces antes de salir del baño pero, ¿lo hacen también los demás? Pide que se coloque un cartel para sensibilizar sobre ello o lanza ideas en las que todos podáis colaborar.

Seguro que se te ocurren muchas, ¡anótalas, compártelas y contagia el espíritu colaborativo!

guía gratuita educar en valores