De nuevo lunes y empezando otra semana más que nos acerca a la Navidad. ¿Te apetece desconectar de la rutina con nosotros y nosotras? Hoy tenemos un plan estupendo: visitar algunos de los mercados navideños de Europa. El viaje promete ser muy ameno y nos desplazaremos de un rincón a otro sin necesidad de tomar un avión. ¿Te apuntas?

© Zurijeta/ iStock

El origen de los mercados navideños: Alemania

Parece ser que las tradicionales ferias navideñas tienen su origen en Alemania. Así que comenzamos nuestro peculiar viaje en tierras germanas, concretamente en Sajonia. Allí, en Dresde, tendrá lugar este año la edición 581 de su conocido Striezelmarkt, que se celebra en el casco viejo de dicha ciudad, justo en la plaza de Altmarkt. La costumbre es degustar un pfaumentoffel, un dulce de ciruela, y beber glühwein, un vino caliente para resistir el frío mientras se pasea entre sus casetas repletas de artesanías y artículos navideños. Así que, ¡Guten Appetit!

No nos vamos muy lejos porque ahora nos toca descubrir el Christkindlmarkt, nombre con el que se conoce a la feria navideña de Viena (Austria), que tiene lugar en la plaza del Ayuntamiento por estas fechas. Destaca porque, además de los puestos artesanales, dispone de un espacio dedicado a los más peques, donde aprenderán a elaborar dulces de esta época. Lo habitual es probar un ponche caliente mientras se contemplan los árboles llenos de luces, pero en sus puestos encontraréis, además de regalos, otros aperitivos por si no os apetece tomar uno.

 Descarga gratis la guía Consumo Responsable

Mercados navideños de Europa

El Rochester Christmas Market, en Kent (Inglaterra), es otro de los lugares que no podemos perdernos en nuestra visita. Se celebra junto al castillo de Rochester y nos envuelve en un auténtico cuento de Navidad. Entre los puestos de madera llenos de artesanías y productos típicos podemos toparnos con personajes caracterizados, mientras escuchamos de fondo alegres villancicos y buscamos regalos descubriendo las artesanías de la región.

En la considerada como una de las ciudades más bellas de Europa, París, podemos recorrer el Mercado de Navidad de los Campos Elíseos, ubicado entre la rotonda de los Campos Elíseos y la Plaza de la Concordia. ¡Oh, là, là! ¿Quién podrá resistirse ante sus productos artesanales y especialidades gastronómicas en un marco tan singular como este, engalanado para la ocasión con luces y adornos navideños?

¿Terminamos en la casa de Papá Noel? Pues abrigaos bien porque nos trasladamos a Finlandia. Allí tiene lugar el Mercado Navideño de Tampere, en la Plaza Central. Es obligado hacer una parada para probar sus galletas de jengibre y los pastelitos con relleno de ciruela, y si los acompañamos con una bebida caliente, todavía mejor.

Los mercados navideños muestran artesanías y artículos autóctonos de cada región. Lo mismo sucede con los productos de Comercio Justo. En ellos se plasma la esencia de las culturas de los hombres y mujeres que los elaboran. Esto los dota de una personalidad única, los diferencia, y los hace especiales frente al resto de productos confeccionados de forma industrial.

Conoce a la cooperativa Silence y comprende por qué los productos de Comercio Justo tienen alma propia

En Kolkata, India, se sitúa la cooperativa Silence. Fundada en 1979, se trata de la única organización artesanal en la India que trabaja exclusivamente con personas con discapacidad física. ¡Te invitamos a conocerla!

En este país, padecer una discapacidad es sinónimo de exclusión social, porque los hombres y mujeres que la tienen son vistos como una carga. Un bebé sordo que nace en una familia con pocos recursos no será atendido ni cuidado como otro bebé, ni recibirá tampoco la misma educación.

Por ello se lucha desde la cooperativa para cambiar la realidad y que todos ellos tengan derecho a disfrutar de una vida digna, ofreciendo puestos de trabajo a cerca de cien artesanos y artesanas para insertarlos social y económicamente, y de este modo puedan colaborar con sus familias y ser reconocidos por ellas. El primer paso son sus cursos de formación. Una vez finalizados, los alumnos están preparados para incorporarse al mundo laboral confeccionando velas e inciensos como el de aroma a coco, que podrás encontrar en las tiendas solidarias y la tienda on-line de Oxfam Intermón.

© Pablo Tosco/Oxfam Intermón

© Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Sarmishtha Bannerjee nació sorda y fue perdiendo la vista a consecuencia de una enfermedad. Tras la muerte de sus padres, sus hermanos la echaron de casa. Gracias a Silence, comparte piso junto a otras tres mujeres y dispone de un trabajo como empaquetadora de velas y realizando artesanías. Ahora tiene un sueldo y disfruta de prestaciones sociales a través de la cooperativa. ¡Un gran ejemplo que ilustra la importancia de comprar productos de comercio justo!

© Pablo Tosco/Oxfam Intermón

© Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Supryo Chatterjee nació sordo y fue a la escuela especial para sordomudos de Kolkata hasta quinto curso. Después tuvo que incorporarse a la escuela normal porque la otra no disponía de instalaciones. Él nos comenta que “no hay ninguna oportunidad para nosotros fuera de aquí”.

Silence ha hecho independientes a los hombres y mujeres a través de la solidaridad entre los trabajadores. Cada mañana, dos compañeros acuden juntos hasta su puesto: aquel que puede ver guiará a otro al que no le es posible, una persona que puede hablar irá junto a otra que no, o el que no puede caminar acompañará a aquel que lo hace con dificultad. El objetivo es eliminar las barreras. ¡Y creemos que es posible!

Ahora conoces el fruto del cuidado trabajo de la cooperativa Silence, gracias a la cual hombres y mujeres han podido encontrar una nueva vida. En tu decisión, al elegir productos de Comercio Justo, está la posibilidad de que las puertas del cambio estén abiertas para otras personas de la India. ¡Cada vez estamos más cerca de lograrlo! ¿Contamos contigo?

descarga guía gratuita consumo responsable