El número de refugiados y desplazados en el mundo supera ya los 59,5 millones por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. Si todas estas personas decidieran establecer un estado, sería el 26º país más poblado del planeta.

Serían los ciudadanos de la Tierra de los Invisibles, en la que todo el mundo comparte una historia que comienza siempre de la misma manera: una huida desesperada con la ropa que llevaban puesta, sus únicas pertenencias. La causa principal es la intensificación de los conflictos, especialmente en Sudán del Sur, Siria y la República Centroafricana.

En esta temporada, previa a la estación de lluvias, Nyantuc va al campo a recoger hojas, como hace la mayoría de la población. Durante 3 o 4 meses comen hojas y frutos silvestres. Los afortunados lo acompañan con algo de sorgo, cacahuete... No tienen nada más.

Nyantuc Kuong, de 37 años, viuda, con 3 hijos, de etnia nuer, huyó el pasado mes de abril del ataque que sufrió su pueblo, en el estado de Unity. Robaron todas sus pertenencias y quemaron las casas. Escapó con sus hijos, andando durante 3 días. En esta temporada, previa a la estación de lluvias, Nyantuc va al campo a recoger hojas, como hace la mayoría de la población. Durante 3 o 4 meses comen hojas y frutos silvestres. Los afortunados lo acompañan con algo de sorgo, cacahuete… No tienen nada más. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Hijos de Nyantuc Kuong, de 37 años, con 3 hijos, huyó de Unity en abril de 2015, por el ataque de nómadas ganaderos del norte, y buscó refugio en Paduel, en la provincia de Tonj East.

Los hijos de Nyantuc Kuong, de 3 y 2 años, devoran la comida que acaba de preparar su madre, apenas unas hojas silvestres a repartir entre 10 personas. Viven desplazados en Paduel, Tonj East, desde abril 2015. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Sudán del Sur

Más de 2 millones han huido de sus hogares debido a la violencia. 1,5 millones buscan seguridad dentro del país y más de medio millón viven ahora como refugiadas en países vecinos, principalmente Sudán, Uganda, Etiopía y Kenia. Actualmente, Sudán del Sur se enfrenta a una crisis de seguridad alimentaria. La ONU estima que más de 4,6 millones de personas sufrirán hambre aguda a finales de julio.

El conflicto y el desplazamiento de la población han impedido que puedan cultivar sus campos. Muchas personas no pueden comer cada día y se están viendo obligadas a vender lo poco que tienen para conseguir alimentos. El país está en una espiral de caída libre económica: altos precios de alimentos, de combustible y un constante aumento del coste de la vida.

Siria

Con una guerra que parece no tener fin, los sirios que han logrado huir del conflicto se enfrentan a condiciones cada vez más difíciles en los países de acogida.

La ayuda humanitaria internacional ha sido vital para cubrir sus necesidades básicas, como agua y saneamiento, alimentos y refugio. Sin embargo, las opciones de vida siguen siendo limitadas. Aquellos refugiados que han agotado todos sus ahorros dependen ahora de la cooperación internacional o están obligados a adoptar estrategias de supervivencia como el matrimonio precoz o la explotación laboral.

Como la mayoría de los refugiados viven en asentamientos informales o en refugios precarios por los que tienen que pagar alquiler, la situación para muchas personas es grave y necesitan ayuda permanente.

República Centroafricana

Actualmente, 2,7 millones de personas en el país, de una población total de 4,6 millones, necesitan asistencia humanitaria. Todas estas personas han huido a comunidades más seguras; en las cuales se ha triplicado la población en un espacio muy corto de tiempo, dando lugar a una escasez de alimentos, que ya existía antes de la llegada de los desplazados. La violencia ha impedido a los agricultores cultivar sus campos y ahora las cosechas son insuficientes. Los precios de los alimentos han aumentado y muchas familias solo pueden llegar a comer una vez al día.  

El conflicto sigue constituyendo una amenaza para la vida de los civiles y las personas que viven en los campamentos están en necesidad desesperada de agua potable y saneamiento.

¿Conoces los Derechos Humanos? Descarga gratis esta guía

¿Qué podemos hacer?

Todos somos testigos de la pobreza, del horror de la guerra, de los desplazamientos de miles y miles de refugiados. Y todos tenemos la oportunidad de colaborar con nuestro granito de arena, forzando a los gobiernos a adoptar políticas de asistencia humanitaria que garanticen los derechos del ciudadano de cualquier parte del planeta y, también, reclamando soluciones y acciones reales ante los colectivos más vulnerables. 

En este sentido, Oxfam Intermón ha lanzado una petición de firmas para pedir al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que asuma de manera inmediata, y como mínimo, la nueva cuota de 15.000 refugiados que le asigne la Unión Europea antes de la reunión de ministros de Exteriores de la UE el 14 de septiembre, y que se comprometa a incrementarla significativamente también con carácter de urgencia.

También puedes colaborar con las ONG de desarrollo que trabajan para velar por los derechos de los deplazados y refugiados en diversas partes del planeta como Amnistía Internacional, Cruz Roja, Médicos sin Fronteras, Acnur (la agencia del refugiado de la ONU), entre muchas otras. 

Juntos podemos conseguir un cambio real. Los derechos del ciudadano dependen de personas como tú, que quieren vivir en un mundo justo para todos y que no pueden quedarse quietas ante el sufrimiento de los demás ni quieren que el derecho más básico, el derecho a la vida, sea vulnerado impunemente. Si quieres saber más sobre los desplazamientos de refugiados y sus devastadores efectos sobre los derechos de las personas, puedes leer este informe sobre el derecho a sobrevivir elaborado por Oxfam Intermón. ¿Por qué esperar? 

guía gratuita derechos humanos