¿Recuerdas cuando tu madre decía “mañana con las sobras del cocido haremos algo para comer”? Al principio seguro que ponías muy mala cara. Luego, al día siguiente, cuando probabas sus croquetas de cocido, tu cara esbozaba una sonrisa de satisfacción y rebañabas hasta el plato.

Pues algo así sucede muchas veces cuando hablamos de muebles reciclados. Inicialmente puede que no sea una opción que consideres, y después, cuando los ves más de cerca, te cambia la cara y ya estás pensando en ese lugar de la casa donde los vas a poner para darle un toque único y personal. 

Descárgate aquí nuestra guía gratuita Do It Yourself y empieza hoy mismo a  reutilizar con imaginación.

Los muebles reciclados son perfectos para cuidar al medioambiente, ya que de este modo ayudamos a prolongar la vida y la utilidad de nuestros recursos, y además evitamos un sobrecoste industrial y energético. Reducir, reciclar y reutilizar no sólo es bueno para la naturaleza: también es positivo para todos nosotros y nosotras y las generaciones futuras.

© Halfpoint/ iStock

Los trasteros españoles son un poco como el bolso de Mary Poppins, en ellos podemos encontrar muebles de los abuelos y abuelas o de los tíos y las tías que están tranquilamente acomodados allí mientras acumulan capas de polvo. Hay un montón de objetos a los que podemos dar una nueva oportunidad y pueden ser ese mueble que estábamos buscando con tanto ahínco.

 Descarga gratis la guía Consumo Responsable

 

Lanzamos al aire alguna idea para reciclarlos y darles un toque más moderno a través de una técnica que nunca pasa de moda: el decapé. Con esta técnica estarás manteniendo el efecto vintage o antiguo de tus muebles pero con una nueva vida de colores que recrearán un ambiente rústico. ¡Apunta!

Dándole una nueva vida a los muebles con la técnica del decapé

Utensilios (los encontrarás en tu ferretería mas cercana o en comercios como Leroy Merlín o Bauhaus):

  • Pintura de látex color oscuro
  • Pincel o brocha gruesa Lija fina y gruesa
  • Trapo algo húmedo
  • Betún de Judea o cera en pasta incolora
  • Trapo seco

Pasos que debes seguir:

  1. Si el mueble está pintado o barnizado, hay que lijarlo. Retira después el polvo con un trapo algo húmedo y espera a que se seque.

  2. Elige el color de fondo. Si el mueble es de madera oscura, no es necesario. En caso contrario, lo normal es elegir un color oscuro como marrón o negro, pero también se puede aplicar rojo, azul o violeta intenso.

  3. Una vez seca esta capa, se pinta el mueble con el tono final. Es habitual que se usen colores claros como el blanco, el crema o el verde agua. Hay que dar dos manos de pintura, teniendo en cuenta los tiempos que indica el fabricante.

  4. Cuando la pintura esté completamente seca, se quita la pintura con una lija de grano medio en los lugares donde habitualmente el mueble debe estar desgastado, como los bordes y las esquinas.

  5. Para conseguir un acabado homogéneo se usará una lija de grano fino para suavizar los lugares donde hemos retirado la pintura.

  6. Para proteger el mueble se aplicará una capa de cera o betún de Judea. Usar en este caso un trapo seco o una brocha.

Información extraída de LaBioGuía.

muebles-reciclados

Personalizando muebles de segunda mano con detalles originales

Otra técnica para actualizar todo tipo de muebles es añadirles pequeños toques para hacerlos más chic y personalizarlos a tu gusto. ¿Cómo? Te proponemos dos maneras:

  • Cambia los pomos por unos más modernos. Los podrás encontrar en mercadillos o tiendas de decoración. 

  • Empapela el interior de los cajones con papel para pared. Así de sencillo: toma las medidas del cajón y recórtalas. Pégalas con cola especial para papel encolado. Cuando este seco, aplica cola blanca con una brocha. ¡Así lograrás protegerlo!

muebles-reciclados

Seguro que ahora ves con otros ojos esos viejos muebles y estás deseando darles una nueva vida. Coge unas brochas, unas pinturas que te gusten y llena tu casa de color. ¿Quién dijo que reutilizar no era buena idea?

descarga guía gratuita consumo responsable