Crear hábitos y rutinas en los niños y niñas es fundamental para su desarrollo. Los hábitos les permiten adquirir seguridad, responsabilidad y confianza durante sus primeros años. Gracias a éstos, aprenden a tener conciencia del tiempo y comprenden la importancia de ciertas actividades. Pero ¿cómo lograrlo?

Si eres madre o padre, lo más aconsejable es que empieces a crear dichos hábitos desde edades tempranas. Cuanto más pronto lo hagas, más posibilidades de éxito tendrás y los niños y niñas asimilarán mejor los cambios y el aprendizaje de nuevas rutinas y actividades. ¡Ponlos a prueba!

Uno de los hábitos más comunes pero a la vez más difíciles de implantar es la limpieza de los dientes. De entrada, es una tarea que les genera pereza y poca motivación. Suelen intentar librarse con cualquier excusa, como que se están quedando dormidos o que ya lo han hecho antes. ¿Te suenan? Por eso resulta crucial que entiendan la importancia de lavarse los dientes a diario y que lo incorporen a sus rutinas del mismo modo que el juego, la comida o el hecho de ir todas las noches a la cama a cierta hora.

como-hacer-que-se-laven-los-dientes

Del mismo modo que debes insistir en la limpieza de sus dientes, también es preciso que acompañes este hábito con visitas periódicas al dentista. Esto no sólo reforzará el hábito diario de tomar el cepillo tres veces al día, sino que además les hará ver a ellos que no se trata de un mero capricho que quieres imponerles. ¡Hazles ver la importancia de la higiene!

Según un estudio de la Universidad de Murcia y la fundación Vitaldent publicado en 2012, el 40% de los niños y niñas españoles no se cepilla los dientes antes de dormir. Además, en lo que se refiere a las consultas preventivas, sólo un 57% de los pequeños y pequeñas ha acudido alguna vez a su dentista con ese objetivo. Un porcentaje muy mejorable, ¿no crees?

Descarga gratis el ebook

¿Cómo hacer que tus hijos o hijas se laven los dientes?

Ante la dificultad de generar este hábito en sus hijos o hijas, muchos padres y madres recurren al exceso de autoridad. La consecuencia inmediata es que los niños y niñas asimilan la limpieza de sus dientes como un castigo o una imposición que intentarán omitir en cuanto puedan. Se les crea aversión hacia una actividad que no lo merece. ¡Y el efecto contrario es el que buscamos!

Lo cierto es que no existe una fórmula mágica. No obstante, la imposición debe ocupar el último lugar en tu lista de recursos. Aquí te damos algunos consejos para que consigas que tus hijos adquieran este hábito de forma natural:

1. Hazlo tú para que ellos lo repitan

Empieza por ti. Sobre todo en los primeros años, los niños y niñas imitan muchos hábitos que aprecian en su entorno. Es la mejor motivación para que lo hagan. 

2. Elige un cepillo y un dentífrico atractivos

El mercado está lleno de productos especializados en la limpieza bucal en edades tempranas. Si quieres que le resulte atractiva la idea de lavarse los dientes, cómprale un cepillo y un dentífrico que llamen su atención. Por ejemplo, alguno con la imagen de su personaje favorito.

3. Haz que lo entienda como un juego

Utiliza tu imaginación para que el ejercicio diario le resulte atractivo. Puedes recurrir a cuentos o canciones mientras lo hace. Las historias donde los personajes sufren serios problemas por no lavarse los dientes suelen ser bastante efectivas. ¡Echa mano de ellas!

Para conseguir que se tomen en serio su propia higiene, todos los recursos son válidos. Pero de lo que se trata, en definitiva, es de que no solo desarrollen el hábito sino que sean conscientes de por qué deben adquirirlo; eso hará que se prolongue en el tiempo.

Y tú, ¿qué trucos tienes para conseguir que lavarse los dientes no se convierta en una pesadilla a diario? Más allá del tesón y la disciplina, recuerda: si te ven a ti hacerlo, ¡la partida está casi ganada!

guía gratuita juegos con valores