La responsabilidad social corporativa (RSC) tiene que ver con la contribución que hacen las empresas, más allá de su negocio, para mejorar su entorno a nivel económico, social y ambiental. Como ciudadanos, podemos influir en este comportamiento de las empresas. Nuestro poder radica en que además de ciudadanos somos consumidores, por lo que podemos causar un impacto positivo eligiendo productos de empresas que demuestren una actitud responsable y determinados valores integrados en su filosofía corporativa. 

responsabilidad social ejemplos

Sea cual sea la razón que motiva a las empresas a tener un comportamiento ético, lo cierto es que muchas empresas, a través de sus fundaciones, realizan una gran labor y llegan a lugares donde los Estados u otros organismos no pueden hacerlo. Muchas veces son las que tienen el poder económico para causar un impacto positivo, y nosotros tenemos el poder de influir en ellas para que lo hagan.

 Descarga gratis la guía Educar en valores

Los bancos y su labor social

Un ejemplo muy claro son las fundaciones que surgen de las entidades bancarias. Es el caso de La Obra Social “la Caixa”. Destina gran parte de sus esfuerzos a la atención sociosanitaria a personas mayores, al emprendimiento de colectivos en situación de riesgo a través de la concesión de microcréditos, a promover la educación a través de instituciones como CaixaForum en Madrid y Barcelona o a programas de mediación intercultural, voluntariado o temas artísticos, y tiene una amplia programación de actividades para realizar en familia. Muy conocidas –y prestigiosas– son también sus becas para estudios de postgrado en el extranjero.

Otro caso es la Obra Social de Caja Madrid. Cuenta con una extensa red de bibliotecas y salas de exposiciones en varias ciudades, entre ellas mantiene el edificio y las actividades realizadas por La Casa Encendida en Madrid, un referente artístico a nivel nacional. Financia además proyectos de medioambiente y acción social, como colaboraciones con ONG o proyectos destinados a mejorar la situación de colectivos en riesgo de exclusión.

Las aseguradoras también colaboran

La Fundación Mapfre es una de las más activas entre las compañías de seguros. Además del Museo, situado en el Paseo de Recoletos de Madrid, que recibe millones de visitas al año y cuenta con una programación de exposiciones de primer nivel, la Fundación Mapfre organiza muchas otras actividades. Mercadillos solidarios, premios en diversos ámbitos, seminarios de autoempleo o educación en seguridad vial son algunas de sus buenas prácticas.

Otro ejemplo es la Fundación Accenture, que entre otras actividades colabora estrechamente con Cruz Roja, realiza consultorías gratuitas o presta apoyo con donaciones y voluntarios a causas sociales. También la Fundación Axa muestra un gran compromiso con causas sociales y medioambientales. 

El poder solidario de las empresas tecnológicas

Con el auge de la sociedad de la información y el gran poder que han adquirido las empresas tecnológicas en el mercado, sus fundaciones también tienen el potencial de provocar un impacto muy positivo a su alrededor. Las actividades de la Fundación Bill Gates destinan millones de euros al año a luchar contra enfermedades como el sida o a proyectos de protección de la infancia.

De esta manera, una buena forma de hacer presión a las empresas para que sigan apostando por la RSC es fijándote, también, en si disponen de una fundación activa cuando decidas contratar uno de sus servicios. Porque tu decisión puede tener una repercusión directa sobre las iniciativas sociales de las empresas.

guía gratuita educar en valores