El 22 de septiembre celebramos el Día Europeo sin coches. Pero, ¿te has sumado a la iniciativa y has dejado tu vehículo en casa? Si la respuesta es afirmativa, ¡te felicitamos!, porque has contribuido a fomentar la movilidad sostenible. Y este es el tema del que hoy queremos hablarte.

En el Glosario de Movilidad Sostenible elaborado por el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS), fundación promovida por Comisiones Obreras para fomentar acciones de mejora en trabajo, salud y medio ambiente, la llaman ecomovilidad porque es una “movilidad eficiente, segura, equitativa, saludable, participativa y competitiva”.

movilidad-sostenible

El ISTAS indica que, con ella, la ciudad pasa a ser un entorno compartido de convivencia, se reducen las emisiones contaminantes y de efecto invernadero, se garantiza el acceso universal a los lugares públicos mediante transporte público colectivo y, al reducirse el riesgo de accidentalidad, se protege a los colectivos más vulnerables como peatones o personas con movilidad reducida.

¡Abramos los ojos ante la realidad! Tú y todos nosotros somos, en gran parte, responsables de la situación que vivimos en nuestras urbes. Como nos dicen desde Ecologistas en acción, organización que forma parte del ecologismo social, “los automóviles son causantes de gran parte de los problemas de habitabilidad de nuestras ciudades, pero también del mal funcionamiento del transporte público y de la inhibición de los transportes no motorizados”.

Sin embargo, hay dos ciudades que nos hacen mantener la esperanza de hacer realidad este cambio de mentalidad: son Murcia y Malmö. ¡Te contamos por qué!

Descarga gratis la guía

Murcia y Malmö: pioneras en movilidad sostenible

Murcia fue la ganadora del premio Semana Europea de la Movilidad 2015 de la Comisión Europea, mientras que Malmö obtuvo el premio a la Planificación de la Movilidad Urbana Sostenible 2015 desarrollando medidas viables para alcanzar la “multimodalidad en el transporte urbano”, la temática de 2015. ¿Y cómo lo han conseguido?

Murcia lo ha logrado haciendo posible una convivencia tolerante entre automovilistas, peatones y ciclistas en sus espacios urbanos, poniendo en marcha medidas como la admisión de bicis plegadas en autobuses, los carriles bus, la mejora de puntos peligrosos o el fomento de cursos de conducción eficiente.

La ciudad sueca de Malmö, además, sabe que para mejorar los modos de desplazamiento sostenibles es necesario implicar tanto al transporte de viajeros como al transporte urbano de mercancías.

Su éxito radica en un planteamiento que relaciona la planificación en movilidad con la planificación urbana global, teniendo en cuenta las pautas del transporte pendular y los componentes sociales, quedando reflejado en proyectos alternativos para hacer frente al uso del automóvil, como son una red de tranvías, programas de desarrollo de la bicicleta o promoción de los desplazamientos a pie.

Con la guía gratuita El cambio climático, en la que te explicamos qué es este fenómeno atmosférico, cómo te afecta y qué puedes hacer tú para luchar contra él, entenderás mejor la importancia de propuestas como las llevadas a cabo por estas ciudades tan distantes en el mapa europeo pero unidas por el respeto hacia nuestro entorno y la convivencia armónica entre los elementos que habitan en él.

¡Te proponemos un nuevo reto para encarar la temporada que empieza! Practicar la movilidad sostenible y usar de forma razonable los métodos de transporte motorizados para tus desplazamientos: ¿qué tal si los cambias por ir a pie o en bicicleta? Piensa que este tipo de gestos sostenibles siempre nos aportan mayores beneficios. En este caso, no solo contribuimos a reducir la contaminación, sino que también disminuimos el molesto ruido del tráfico. ¿Y qué mejor manera de cuidarte?

ong por dentro