¿Natural y sencillo, o industrial y artificial? ¿Qué eliges para tu día a día? Hoy te mostramos los beneficios de practicar una vida ecológica y cómo llevarla a cabo. ¿Te apuntas a nuestro plan?

Empecemos por el principio: ¿cómo describirías el hecho de llevar una vida ecológica?

© m-gucci/ iStock

En esencia, se trata de llevar una forma de vida que sea sustentable. Es decir, que nuestras actividades diarias generen el menor impacto sobre el medioambiente.

¿Te parece una tarea complicada o imposible de realizar? ¡Para nada! No pienses que esto va a suponer un cambio radical en tus rutinas de cada día, pues es tan simple como observar nuestras acciones desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, para ver qué se puede modificar, y lograr que nuestra vida y la de los nuestros sea natural y ambientalmente responsable.

Descarga gratis el ebook

 

Beneficios de practicar una vida ecológica

¿Quieres razones para sumarte a este estilo de vida? Aquí tienes algunos de sus beneficios:

  • Protegemos la biodiversidad al garantizar el mantenimiento de los hábitats naturales y no sobreexplotar los recursos.
  • Es muy positivo para tu salud. Por ejemplo, si eliges alimentos naturales en vez de procesados, estás eliminando de tu dieta sales y azúcares, y si optas por productos de limpieza orgánicos impides que tu hogar se llene de residuos químicos.
  • Mejora tu autoestima. Si consumes lo que necesitas y no por influencia de las modas o del mercado, o si reciclas, estás reduciendo la cantidad de basura que generas y, por tanto, sabes que no estás contribuyendo a deteriorar el medioambiente.

Algunas ideas para llevar una vida ecológica

¿Cuántas practicas ya?

  • Apuesta por colores claros para las paredes y techos de tu hogar. ¡Y aprovecha la luz natural!
  • En la cocina, olvídate de las servilletas de papel y opta por artículos que tengan más de un solo uso, como los paños. También puedes comprar a granel alimentos como frutas, legumbres o frutos secos, y así reducirás el empleo de envases o contenedores de plástico.
  • Haz tus propios productos de limpieza ecológicos. En ecototal y en buenas manos te enseñan cómo.
  • En un rincón de la terraza o en el balcón, crea tu propio huerto ecológico y podrás tener a mano alimentos frescos y 100% naturales.
  • Llena tu hogar de materiales “amigos” de la naturaleza y reutiliza objetos, y cuando vayas a adquirir nuevos muebles de madera, comprueba que dispongan de la certificación FSC.
  • No uses el papel de forma innecesaria y escoge la factura electrónica.
  • Hazte con aplicaciones de ahorro de batería para tu móvil y evita tener que cargarlo continuamente. En computer hoy y androidpit puedes ampliar esta información.
  • No tires los medicamentos que ya no uses a la basura y llévalos a las farmacias que cuenten con el distintivo de punto sigre, así serán tratados de forma adecuada y evitarás que puedan contaminar nuestro entorno.
  • Opta por productos de Comercio Justo, procedentes de la agricultura ecológica, locales o de temporada: así, reducirás el uso de combustibles para el transporte y plantarás cara al abuso sobre hombres y mujeres, y a la sobreexplotación del planeta.
  • Elige productos o servicios de aquellas empresas que sean responsables a nivel social y medioambiental, así estarás indicándole al mercado que no te interesa tener relación con negocios que explotan a sus trabajadores, que emplean a niños y niñas en sus fábricas o que contaminan las aguas.
  • Desde ecología verde nos dicen que un recorrido de 15 segundos en ascensor equivale a tener encendida una bombilla de 60 vatios durante 1 hora, ¡así que cambia el ascensor por las escaleras: tu salud también te lo agradecerá!
  • Cuidado con los residuos que generas en tus escapadas a los entornos naturales. Si no hay contenedores, recoge tu basura y deposítala en un cubo cuando te sea posible.

Iniciativas ecológicas que cambian vidas

En 2014, Miriam (Bilbao), José Antonio (Madrid), Martín (Santander), Pilar (Alicante) y Alfons (Barcelona) –socios de Oxfam Intermón– y sus acompañantes, junto a miembros de Oxfam Intermón, visitaron Paraguay.

Allí pudieron conocer el trabajo que realizan desde la cooperativa Manduvirá y comprobar cómo la agricultura ecológica, a través de un azúcar orgánico y de Comercio Justo, ha cambiado la vida de sus comunidades.

Nos dice Amelie, tras el viaje:

Me llevo conmigo el color rojo de la tierra paraguaya y los rostros de su gente. Me llevo alegrías: haberos conocido, conocer a Alba Zaracho, de Manduvirá, y ver cómo podemos cambiar nuestra vida y cumplir sueños si realmente luchamos por ello.

© David Lopez (visita a la cooperativa Manduvirá)

© David Lopez (visita a la cooperativa Manduvirá)

En Manduvirá, todos sus miembros emplean el cultivo ecológico. Esto supone:

  • No se queman residuos orgánicos y no orgánicos en las fincas, lo que se empleaba como método para limpiar los terrenos tras el corte de la caña de azúcar.
  • No se permite fertilizante químico o sintético, sino de carácter orgánico, como el estiércol de vaca o abonos verdes como los porotos. Así se protege la fertilidad de los suelos y su ph natural.
  • Se da preferencia a la siembra directa y la rotación de cultivos para garantizar la explotación del suelo en equilibrio.
  • Se protege la biodiversidad de plantas y especies.

Todo ello ha dado como resultado la comercialización de un azúcar que ha traído mejoras en la producción, en sus viviendas y en sus comunidades. Ahora es posible que sus hijos e hijas puedan acceder a la educación y que las familias dispongan de atención sanitaria. ¿Imaginabas que cabía todo esto en un paquete de azúcar?

Y es que practicar una vida ecológica, optar por productos orgánicos o de comercio sostenible, como el azúcar de Manduvirá, genera cambios visibles. Puedes encontrar este azúcar y otros productos de Comercio Justo en las tiendas Oxfam Intermón. ¿A qué esperas para probarlo? ¡El azúcar, como el café o el chocolate, siempre, siempre, de Comercio Justo!

recetas vegetarianas