Hasta el momento, el siglo XXI se ha caracterizado por la consolidación de las nuevas tecnologías y las herramientas digitales. Seguramente habrás comprobado de qué manera nuestros hábitos se han ido modificado, de forma progresiva, con múltiples recursos que tenemos al alcance de la mano. ¿Es así?

Sin embargo, al mismo tiempo, estamos en una época marcada por crisis humanitarias, situaciones de desigualdad y pobreza y problemas medioambientales que amenazan el equilibrio del planeta. Así que nos preguntamos: ¿podemos hacer algo para dejar el mundo mejor de lo que lo encontramos? ¡En este post, intentamos darte algunas respuestas!

refugiados-grecia

Campo de refugiados de Idomeni (c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Empecemos por el principio: distintas organizaciones internacionales nos advierten de que vivimos en una de las etapas más difíciles de nuestra historia reciente. Para la muestra, un solo dato: en el último medio siglo, según la ONU, en el planeta ha habido cerca de 52 millones de personas refugiadas, una cifra que supera lo registrado al término de la Segunda Guerra Mundial. ¡Te ubicamos!

Tipos de retos: desarrollo y asistencia humanitaria

Algunos de los principales desafíos del mundo contemporáneo estarían incluidos en dos grandes categorías: los retos de desarrollo y los de asistencia humanitaria.

Los primeros hacen referencia a la creación de condiciones que garanticen la calidad de vida de las personas y el acceso a unos servicios básicos. Desarrollo no es solo creación de industrias y acceso a las nuevas tecnologías, sino también la aparición de un tejido social sólido que satisfaga las necesidades esenciales.

Descarga gratis la guía

Cuando los retos de desarrollo no se cumplen, los grupos sociales se ven obligados a buscar nuevas alternativas de supervivencia, entre ellas, la migración. La conoces, ¿verdad?

Como puedes imaginar, la migración no siempre es producto de una decisión voluntaria. En un buen número de casos, los conflictos armados y las guerras son las principales causas del desplazamiento forzado de millones de personas, muchas de las cuales cruzan las fronteras de sus países y se convierten en refugiados. Es entonces cuando resulta vital la asistencia humanitaria que se les pueda brindar.

Principales retos contemporáneos. ¿Cuáles son?

Desarrollo y atención humanitaria son dos elementos que van de la mano. Entre los numerosos ejemplos a nivel mundial que requieren de un trabajo en ambos sentidos, podemos destacar algunos de los más relevantes:

1) Siria

La guerra de 2011 no solo ha generado más de 6 millones de desplazados internos que requieren atención humanitaria, sino también la huida de otros 4,6 millones a terceros países. En la actualidad, los organismos internacionales trabajan para ofrecerles la atención correspondiente y garantizar otras alternativas a largo plazo, por ejemplo, el reasentamiento o la reubicación.

2) India

La India es uno de los países con los índices más altos de pobreza en el mundo, casi el 30% de su población, es decir, unos 360 millones. En este caso, se trata de un claro reto en temas de desarrollo y acceso a recursos básicos.

3) Haití

Este país ubicado en medio del Caribe ha sido considerado durante décadas el más pobre del mundo. Sin embargo, la situación se agravó tras el terremoto del año 2010, que dejó más de 230.000 muertos y 1,5 millones de damnificados.

4) República Centroafricana

Tres años de conflicto ya dejan más de 1 millón de personas desplazadas y casi 10.000 niños involucrados directamente en el conflicto armado. La asistencia humanitaria es una de las soluciones que sigue mitigando los efectos de la guerra.

5) Sudán del Sur

Pese a ser el país más joven del mundo, Sudán del Sur afronta desde 2013 un grave conflicto político que ha provocado el desplazamiento de 2,4 millones de personas, de las cuales más de 700.000 se han convertido en refugiados en países vecinos como Etiopía, Kenia y Uganda, donde se les brinda asistencia humanitaria.

El campo de desplazados de Mingkaman, en Sudán del Sur, se ha convertido en refugio para casi 100.000 personas que huyeron de enfrentamientos violentos. Las personas que llegan necesitan agua, comida y un techo dónde refugiarse. Cerca de un millón de personas han tenido que abandonar sus hogares a causa de los enfrentamientos y se han quedado sin medios propios para alimentarse.  (c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

El campo de desplazados de Mingkaman, en Sudán del Sur, se ha convertido en refugio para casi 100.000 personas que huyeron de enfrentamientos violentos. Las personas que llegan necesitan agua, comida y un techo dónde refugiarse. (c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

No es nuestra intención inundarte de cifras y datos. Con ellos, solo queremos dibujar el rostro de cada una de las personas que habitan estos países y cuya vida está constantemente en riesgo desde que nacen. Están lejos, sí. Pero, ¿oyes el rumor de sus voces? Acordarte de ellos mediante alguna aportación, de manera puntual o periódica, puede ser tu manera de actuar a miles de kilómetros. ¿Qué pasaría si intentáramos dar un giro a la situación? Como siempre, ¡en tu mano tienes la llave del cambio! ¿La utilizas?

ong por dentro