No es fácil encontrar recetas vegetarianas fáciles para elaborar en casa. Por norma general,  cuando buscas estos platos, estás pensando en recetas que reúnan estos tres requisitos:

  • Fáciles de hacer, con pasos sencillos. Vamos, que no necesites tener un máster en gastronomía y restauración para poder saborear la receta. Nada de deconstrucciones ni de pasos muy elaborados y costosos.
  • Que puedas cocinar en poco tiempo y con los útiles de cocina que tienes en casa.
  • Con ingredientes de temporada, económicos y fáciles de encontrar en la frutería del barrio o en tu tienda de comercio justo de confianza.
New Call-to-action

Hummus with pita bread

Sin embargo, no siempre encontramos recetas vegetarianas fácilesrápidas y resultonas, ¿verdad? Pues bien, ya no tendrás que buscar más: conscientes de que la falta de tiempo, las prisas y los compromisos, laborales y familiares, dejan menos tiempo del que querríamos para ponernos a cocinar, regularmente te ofreceremos recetas vegetarianas para el día a día que seguro te van a sorprender. 

El mundo apasionante (y solidario) de las recetas vegetarianas

Habrás comprobado que en Internet existen infinitud de recetas vegetarianas que te proponen soluciones para todo tipo de ocasiones, menús sanos y sabrosos con los que puedes sorprender, en cualquier momento, a tu familia o invitados. Solo hay un problema: muchas de estas recetas requieren un tiempo de preparación y elaboración con el que no siempre contamos. O, por qué no admitirlo: el precio de algunos ingredientes las convierten en delicatessen para llevar a la mesa solo en ocasiones especiales.

Parecería, pues, que no lo podemos tener todo: si no renunciamos a comer sano y equilibrado tendremos que sacrificar un tiempo precioso, del que a menudo no disponemos, o deberemos resignarnos a gastar más por comer mejor.

Para romper con esta lógica del más por más, del todo errónea como podrás comprobar, iremos añadiendo a este blog recetas vegetarianas fácilesrápidas y económicas con las que, por menos de 5 euros y media hora de preparación, podrás disfrutar de platos sabrosos para ti y para toda tu familia sin preocuparte del tiempo ni el dinero. Y para animarte aún más a seguirnos, te daremos 3 argumentos fundamentales que sin duda te ayudarán a decidirte y despejarán cualquier sombra de duda que puedas albergar sobre las recetas vegetarianas:

Son baratas: el precio de la carne y el pescado es notablemente superior al de la fruta y la verdura.

Son rápidas: la ventaja que presentan frente a otro tipo de recetas es que muchos ingredientes se pueden comer crudos, conservando todas sus propiedades naturales, permitiéndote ahorrar tiempo y añadiendo más sabor a tus platos.

Son sanas: si bien los especialistas en nutrición recomiendan una dieta rica, variada y equilibrada, también afirman que no es sano comer carne ni pescado más de dos o tres veces por semana.

Y por si todo esto fuera poco, aquí tienes otro motivo más por el que apostar por las recetas vegetarianas: ¡también son solidarias! ¿Por qué?, te preguntarás. Pues ante todo, porque contribuyen a reducir el consumo de carne y de pescado, sin duda exagerado en sociedades como la nuestra. Puede parecer algo menor, e incluso intrascendente, pero si nos fijamos con detenimiento veremos que no es así en absoluto:

  • El consumo excesivo de carne y pescado propicia una demanda que rebasa los límites de la sostenibilidad en muchos sentidos. Por poner solo un ejemplo: algunas especies de atún, están seriamente amenazas debido a su sobreexplotación (como otras muchísimas especies animales que se hallan en serio riesgo de desaparecer debido a la sistemática persecución a la que se ven sometidas debido a la creciente demanda para el consumo humano).
  • Cerca de una tercera parte de la tierra cultivable de todo el planeta se destina a la producción de alimento para el ganado, una actividad (la ganadera) que está devorando literalmente por completo ecosistemas enteros a lo largo y ancho del planeta, únicamente para el uso y el disfrute de menos del 20% de la población total del mismo.

Descarga gratis el ebook

Recetas vegetarianas para abrir boca

Como decíamos, comer sano no tiene no tiene por qué ser caro, ni requiere pasar mucho tiempo en la cocina. Para mostrártelo con un ejemplo, toma buena nota de la siguiente receta vegetariana: una fantástica sopa de guisantes para consumir en cualquier época del año.

Sopa de guisantes con menta

guisantes-menta-recetas-vegetarianas

Ingredientes (para 4 personas)

  • 500 gramos de guisantes congelados
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 pastilla de propoleo sabor menta (las puedes encontrar en nuestra tienda online de Comercio Justo)
  • 1 quesito
  • Aceite y sal
  • 4 hojas de menta fresca
  • Agua

 Preparación

En una sartén a fuego medio y con un poco de aceite, cocina los dientes de ajo hasta que se doren. Retíralos y vierte en la misma sartén el medio kilo de guisantes congelados. Añade una pizca de sal y remuévelos de vez en cuando. Pasados 15 minutos, añade la media pastilla de propoleo sabor menta desmenuzada y remueve para mezclar bien. Pasados otros 10 miutos más, vierte los guisantes en un cuenco, añade el quesito y con la minipicadora tritúralos hasta conseguir una pasta homogénea. Añade agua hasta que adquiera la textura y la densidad que desees, siempre mezclando con la minipicadora para homogeneizar, y rectifica de sal antes de servir en los platos. Decóralos con una hojita de menta fresca… ¡y a disfrutar!

Visto todo esto, ¿qué nos cuesta reducir nuestro consumo de carne y pescado? Basando nuestros menús diarios en recetas vegetarianas mejoraremos ostensiblemente nuestra salud y la de nuestras familias, reduciremos nuestro gasto en alimentación y encima, casi sin esfuerzo, llevaremos a cabo un pequeño-gran gesto solidario. ¿Te atreves a probar?

*Receta elaborada por un colaborador externo de Ingredientes que Suman

recetas vegetarianas