¿Estás pensado en construir un huerto urbano pero no dispones de espacio? ¿Qué te parece si construyes un huerto urbano vertical? En este post te damos algunas recomendaciones para que las tengas en cuenta antes de ponerte manos a la obra. 

¡Tu huerto urbano vertical te está esperando!

huerto urbano vertical

¿Por qué será que siempre que pensamos en huertos nos viene a la mente un terreno horizontal sembrado con todo tipo de verduras y hortalizas? Sin embargo, no todos los huertos tienen por qué ser así. Siempre podemos adaptarlo al espacio disponible. Y si este espacio es limitado, ¡busquemos alternativas!

En realidad, lo único que necesitas para poder construir tu huerto urbano vertical es una pared y un poco de imaginación, además de tus ganas por cultivar tus propios alimentos. Todo eso ya lo tenemos, ¿no? ¡Empecemos con el resto!

Descarga gratis la guía

Consejos para construir tu huerto urbano vertical

Cada vez más personas deciden cultivar sus propios alimentos movidas por diferentes razones, como poder consumir alimentos más ecológicos, reducir el consumismo o contribuir al cuidado del medioambiente. Sea cual sea tu motivo, lo cierto es que en un huerto urbano todo son ventajas.

Si no tienes claro dónde ubicar tu huerto vertical ni cómo debes cuidarlo, no te preocupes. A continuación te ofrecemos algunos consejos útiles y recomendaciones para que tu huerto urbano sea productivo. ¡Toma nota!

  1. Selecciona una pared con luz. El primer paso para construir tu huerto urbano vertical es seleccionar el lugar más adecuado. Lo más importante es que a lo largo del día le dé la luz del sol. Es un requisito esencial para que tus verduras, hortalizas y plantas aromáticas puedan crecer.
  2. Comprueba la orientación de tu pared. Los expertos recomiendan que los huertos estén orientados al sur, por lo que coge la brújula y comprueba si es posible. En caso contrario, no te preocupes. En función de la orientación podrás cultivar unos alimentos u otros. Por ejemplo, si tu huerto se orienta al oeste, puedes sembrar todo tipo de hortalizas, como zanahorias o apio. Si tu pared está orientada hacia el norte o el este, tendrás que sembrar alimentos que soporten mejor el frío, como los puerros o las fresas.
  3. Diseña tu huerto. El diseño de tu huerto también es importante. ¿Por qué? No es lo mismo si cada verdura u hortaliza está plantada en una maceta, de manera individual, que si comparte espacio con otras variedades. Los cuidados en cada caso serán diferentes. Algunas plantas necesitan más agua que otras y hay plantas que no deberías cultivar juntas. Antes de crear tu huerto, piensa qué alimentos vas a plantar y dónde van a ir
  4. Escoge los alimentos a cultivar según la temporada. A la hora de elegir qué alimentos vas a cultivar, además de la orientación, deberás tener otro factor en cuenta, como la época del año. No olvides que hay alimentos de temporada, es decir, que dan su fruto una vez al año y mueren, y otros que son perennes, o lo que es lo mismo, que no mueren tras dar su fruto, por lo que puedes mantenerlos durante décadas. Lo ideal es que en tu huerto urbano cultives todo tipo de plantas (también aromáticas) y vayas rotando aquellas que son de temporada.
  5. Elige los alimentos más adecuados para cada espacio. Puede que quieras sembrar calabazas; sin embargo, ¿es el mejor alimento para cultivar en tu espacio? A la hora de seleccionar los alimentos a sembrar deberás considerar diversos factores, como el tamaño y peso de la verdura u hortaliza que deseas cultivar o si necesita mucho suelo para su correcto crecimiento. ¡Todo dependerá del espacio disponible y de tu creatividad para distribuirlo!
  6. Utiliza compost para tus semillas. Un elemento esencial para el cuidado de tus plantas es elegir el mejor sustrato para cada caso. Una opción es crear tu propio compost. De esta forma, además de ofrecerle los nutrientes necesarios a tus plantas, estarás aprovechando tus residuos orgánicos.
  7. Comprueba el agua de tus plantas. Las plantas, como cualquier otro ser vivo, necesitan agua para sobrevivir. Cada planta requiere de unas cantidades de agua diferentes, por lo que antes de comenzar a regar sin parar, comprueba si el terreno está húmedo.
  8. Cambia los recipientes cuando sea necesario. Otro requisito para mantener tu huerto en las mejores condiciones es cambiar los recipientes si se encuentran deteriorados.

¡Anímate a construir en tu casa un huerto urbano vertical! Recuerda que, de esta forma, además de consumir los alimentos que cultivas, también estarás ayudando a cuidar del medio ambiente. ¡El planeta y nosotros somos todos uno!

cómo hacer un huerto urbano