La contaminación en Madrid y en otras grandes ciudades se está convirtiendo en un problema cada vez más grave: la gran cantidad de gases contaminantes provoca una concentración de dióxido de nitrógeno y otros gases nocivos que supera lo que la OMS señala como límite para no poner en riesgo nuestra salud: 200 microgramos por metro cúbico de aire.

¿Quieres saber cuál es la principal causa de estas emisiones? Seguro que te lo imaginas: el coche. El tráfico de los grandes núcleos urbanos es el causante de la mayor parte de gases culpables del efecto invernadero y, por lo tanto, las ciudades están empezando a implementar planes de actuación para paliar sus dañinos efectos sobre las personas y sobre el planeta. ¡Te contamos cómo!

Para luchar contra la contaminación de Madrid, el Ayuntamiento de la capital anunció un plan de medidas orientado a disminuir el impacto de los coches sobre el medioambiente. Con estas medidas se pretende reducir el tráfico un 6% en 2020 y disminuir las emisiones contaminantes a la atmósfera en 135.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) y 400 de óxido de nitrógeno. Entre las medidas expuestas, queremos destacarte las siguientes:

  • Un sistema de estacionamiento regulado inteligente, que ajusta las tarifas según la contaminación de la ciudad en todo momento. Para hacer estos controles, Madrid cuenta con 24 estaciones de medición dispersas por toda la ciudad.
  • Una ampliación y mejora de la red de carril bici.
  • Restricciones de tráfico en los días de alta contaminación. Cuando se superen los límites establecidos por la OMS o las estaciones de medición se acerquen a esta cifra, se iniciarán diferentes fases de actuación para frenar la contaminación en Madrid. 

El objetivo de todas estas medidas es conseguir un aire más limpio y, además, reducir la contaminación acústica. Menos coches en las calles significa menos gases contaminantes, pero también menos cláxones pitando, menos motores rugiendo y, en definitiva, una ciudad mejor para todos. Pero además de todas estas actuaciones, hay muchas medidas que puedes aplicar tú, en tu día a día, para conseguir una ciudad más verde.

reducir-contaminacion

¿Qué puedes hacer tú para reducir la contaminación de la ciudad?

Si quieres vivir en una ciudad más limpia y contribuir a eliminar gases nocivos de la atmósfera, puedes empezar por aplicar 5 medidas básicas que, a largo plazo y sumadas al esfuerzo de muchas otras personas, pueden marcar una gran diferencia:

  1. Ve caminando o en bicicleta siempre que puedas y para los desplazamientos más largos, decántate por el transporte público.

  2. Si utilizas el coche, sigue algunos consejos: no aceleres excesivamente cuando arrancas el vehículo, mantente dentro de los límites de velocidad, utiliza el aire condicionado y la calefacción con moderación, si estás estacionado no utilices el ralentí y controla la presión de los neumáticos para evitar consumir más combustible del necesario. 
  3. Recicla todos los deshechos de tu hogar: una gestión eficiente de los residuos puede ayudar a combatir la contaminación en Madrid (y cualquier otra ciudad).

    Descarga gratis la guía

  4. Procura no derrochar energía: no dejes luces encendidas, adquiere electrodomésticos más eficientes energéticamente (que consumen menor energía y están identificados con la letra A en la etiqueta), utiliza el modo “eco” de la lavadora o el lavavajillas y aprovecha la luz natural siempre que puedas.

  5. Apuesta por productos de limpieza respetuosos con el medio ambiente y reduce tu uso de productos químicos. ¿Quieres conocer algunos limpiadores naturales? El vinagre contiene ácido acético, lo que reduce y corta la grasa. Además, es un buen ambientador. El jabón natural es una mezcla de sales de ácidos grasos de cadenas largas. Limpia cualquier superficie, actúa aumentando la eficacia del agua para lavar, se degrada fácilmente y no es tóxico. Para hacer jabón solo necesitas aceite usado, agua y sosa cáustica (hidróxido de sodio). Es fácil que alguna persona mayor te explique como elaborarlo. El limón contiene aceites esenciales y bioflavonoides. Es antioxidante, quita las manchas y tiene un olor refrescante. El alcohol etílico es un buen limpiador, seca superficies rápidamente, es desinfectante y quita manchas de grasa o pegamento de manera eficaz.La glicerina (o glicerol) es un líquido incoloro, inodoro, viscoso y no tóxico, con un sabor muy dulce y tiene, literalmente, miles de usos, entre ellos el de limpiador. Cualquier cosa que se derrame en la nevera será más fácil de quitar si los estantes han sido previamente fregados con un paño mojado en glicerina y, además, conserva objetos de goma y piel.

  6. Decídete a reducir el uso de embalajes: compra menos productos envasados y utiliza bolsas reutilizables.

Si sigues estas medidas, a largo plazo estarás evitando que aumente la contaminación en la ciudad. Si la mitad de personas de tu localidad reducen su consumo de plástico tan solo un 10%, ¿te imaginas cuantísimos kilos de residuos dejarán de producirse? ¡Entre todos podemos lograrlo, pero es necesaria tu concienciación, implicación y, sobre todo, tu difusión!

voiluntariado red teje todos