¿Te preocupas por los demás? ¿Te encantaría aportar tu granito de arena en alguna causa de forma desinteresada y altruista? ¿Te mueven la solidaridad y las ganas de ayudar a otras personas? Todas estas inquietudes las puedes resolver de una manera: ¡convirtiéndote en voluntario! ¿Quieres saber cómo hacerlo y encontrar el ámbito que mejor se adapte a tus habilidades y experiencia? A continuación te lo explicamos.

Más voluntarios y solidaridad, una de las consecuencias de la crisis

La crisis económica y los recortes han provocado que muchísimas personas se vean inmersas en situaciones límites: pobreza, desahucios, paro… Es en estos momentos cuando se hace aún más necesaria la colaboración ciudadana. Y en España ha sido así. De hecho, según apunta el vicepresidente de la Plataforma de Voluntariado de España, Vicente Baeza, en 2013 el número de voluntarios aumentó en un 23%, superando los 700.000.

El perfil de los nuevos voluntarios responde a personas jóvenes en paro, especialmente mujeres con estudios superiores y motivaciones altruistas, y personas mayores de 65 años que desean aportar su experiencia vital enriqueciendo las acciones de los voluntarios. Este es precisamente el caso de Manuel Baranda, de 77 años, que lleva colaborando 17 años con el Departamento de Recursos Humanos de Oxfam Intermón.

“Mi motivación inicial fue compartir mi experiencia con gente nueva, gente con ilusión, que es capaz y emprendedora. Ahora puedo ratificar que acerté plenamente. Gracias a mis conocimientos adquiridos en la empresa convencional asesoro en la definición de puestos de trabajo así como en temas de desarrollo organizativo. Esa es mi particular aportación, aunque yo también estoy aprendiendo muchas cosas, se despiertan nuevas inquietudes. Trabajar en una organización que defiende los derechos humanos, la justicia económica o la equidad de género, entre otras, me ha aportado reflexión, evolución personal y ansia de mayor participación ciudadana en nuestra comunidad”, explica Manuel.

Descarga gratis la guía

¿Qué opciones tengo y por dónde empiezo?

Existen muchos programas de voluntariado que se ocupan de diferentes colectivos sociales o que trabajan por causas concretas. En la mayoría de los casos, las organizaciones dan una formación previa a sus voluntarios para que sepan bien a qué tipo de problemáticas se enfrentan y cómo actuar. No obstante, para determinadas tareas sí que requieren que el voluntario tenga un perfil más técnico y una formación superior concreta, como por ejemplo, derecho, psicología, medicina, economía o enfermería. Además, es fundamental que tengas predisposición y proactividad.  

Es importante que sepas que muchas ONG trabajan sobre todo en el ámbito local (Cruz Roja, AECC, Proyecto Hombre, Cáritas, AFANIAS, Banco de Alimentos, etc) y que otras trabajan directamente sobre el terreno y plantean para los voluntarios campos de trabajo solidarios pensados para ir un breve período de tiempo (suelen ser los meses de verano). La Fundación Vicente Ferrer, SETEM o Volpa preparan este tipo de viajes. En cualquier caso, aquí tienes una lista con los campos de acción que trabajan las ONG: 

  • Voluntariado de acción social

    • Personas mayores
    • Inmigración, refugio y asilo
    • Salud
    • Adicciones
    • Reclusos
    • Mujeres en riesgo de exclusión
    • Personas con discapacidad
    • Infancia, juventud y familia
    • Personas mayores
    • Ecología y medio ambiente
  • Voluntariado de apoyo a la gestión de organizaciones

    • Voluntariado internacional
    • Voluntariado virtual
    • Ciberactivismo

En las  páginas especializadas en voluntariado, como Haces falta o la Plataforma del Voluntariado de España  encontrarás todas las oportunidades de voluntariado en tu ciudad y en el extranjero. No obstante, antes de comenzar cualquier tipo de voluntariado, te aconsejamos que sigas estos pasos para que no te olvides de ningún aspecto importante. Comenzar tu aventura como voluntario es ¡así de fácil!

  • Reflexiona sobre tus motivaciones e inquietudes.
  • Marca la dedicación que puedes ofrecer (horas, días y continuidad).
  • Piensa el tiempo que quieres estar en el proyecto. Recuerda que las organizaciones quieren un mínimo de estabilidad, por eso debes tener claro si vas a permanecer un breve período de tiempo o quieres adquirir un compromiso a largo plazo.
  • Busca y elige el campo de acción que más te atrae o interesa e infórmate.
  • Conoce las asociaciones que existen en el campo en el que quieres participar y escoge la que más se adecúe a tus intereses.
  • Una vez hayas contactado con la organización, define las tareas o actividades que mejor vayas a desarrollar y con las que  vayas a sentirte más a gusto.

¡Tienes un amplio abanico de opciones donde aportar tu granito de arena! Sólo has de elegir tu campo de acción y ponerte manos a la obra porque el voluntariado es una red que se teje gracias a la colaboración, implicación y motivación de personas altruistas, con valores y comprometidas como tú. 

Para saber que tipo de voluntariados es afín a ti, ¡anímate a realizar este test!

¿Dispones de tiempo libre?

¿Qué lugar prefieres?

¿Quieres comprometerte a largo plazo en un proyecto solidario?

Elige la frase que mejor te describa

¿Qué campo de acción te interesa o atrae más?

¿Qué capacidades o habilidades te hacen destacar?

×