Cuando hablamos del término pobreza enseguida nos vienen a la cabeza los países en desarrollo, cuya ciudadanía no disfruta de muchos de los derechos fundamentales que podemos identificar en países como el nuestro. Sin embargo, no es un factor exclusivo de estos territorios, sino que se extiende por todo el planeta. De hecho, los denominados países del primer mundo han sufrido un avance significativo en los tipos de pobreza durante los últimos años. ¿Sabes a cuáles nos referimos? En el post de hoy te los revelamos.

pobreza-energetica

En el caso de España, según la Red Europea de Lucha contra la Pobreza, un tercio de la ciudadanía es pobre. Esta institución ha calculado, sobre datos de 2014, que más de 13.657.000 personas se encuentran en riesgo de convertirse en pobres, y en un año se han sumado más de 800.000 ciudadanos y ciudadanas a esta lista. Alarmante, ¿no?

En el conjunto de Europa la situación no es muy diferente. Desde Oxfam Intermón alertamos de que unos 123 millones de personas del viejo continente se encuentran bajo este riesgo. Según nuestros datos, de 2009 a 2013, el número de personas en esta situación aumentó en 7,5 millones.

Descarga gratis la guía

España, sin embargo, es uno de los países en los que más ha aumentado la desigualdad, ya que desde 2007 la cifra ha ascendido hasta alcanzar los 3 millones. En 2013, nuestro país se encontraba en el puesto número 15 con mayor desigualdad de ingresos de mercado. Desde Oxfam Intermón pensamos que esta desigualdad no es fruto de la escasez de recursos, sino de un mal reparto de ellos, por eso proponemos a los partidos políticos una serie de medidas para reducir la desigualdad extrema y la pobreza. ¡Te las detallamos a continuación!

Incluimos, por ejemplo, el aumento del salario mínimo hasta los 1.000 euros mensuales, para evitar los problemas financieros de las familias, incrementar la ayuda al desarrollo al 0,4% de la Renta Nacional Bruta o crear una ley contra la evasión fiscal, que evitaría la fuga de dinero de nuestras fronteras y podría estar orientado a políticas sociales como estas, que son tan necesarias.

Además, también buscamos reducir la diferencia salarial entre sueldos medios y altos de las instituciones y empresas de 1 a 10 y establecer una renta mínima para garantizar unos ingresos a las personas más vulnerables, tanto si tienen empleo como si no. Para ello, proponemos cambiar la forma de recaudación, elevando los impuestos a las rentas más altas y gravar más las rentas de capital, en lugar de las de trabajo y consumo. ¿Cómo lo ves?

Estas medidas y muchas más, propuestas por otras organizaciones, pretenden concienciar tanto a los gobiernos como a la población de la importancia de entender que la pobreza no solo se encuentra en los países en desarrollo, sino que la tenemos muy cerca de nosotros y nadie es ajeno a ella. La ayuda a personas que no cuentan con los recursos necesarios para disfrutar de una vida digna es fundamental para evitar su exclusión, por eso puedes ayudarnos a presionar a los principales grupos políticos para que incluyan en sus programas y en su gobierno esta serie de medidas que garantizan el acceso igualitario a los recursos. No lo olvides: ¡está en tus manos dar la vuelta a esta situación! Nosotros ya hemos empezado, ¿y tú?

ong por dentro