¿Sabías que hace miles de años, en los bosques de América, las grandes civilizaciones usaban el cacao como moneda? Los mayas le llamaban “el alimento de los dioses”, los aztecas usaban la amarga bebida para aportar coraje a los que iban a ser el sacrificio de los dioses y los conquistadores españoles, que en un primer momento lo rechazaron, luego lo tomaban porque les fortalecía en las jornadas de marcha. Con la llegada del cacao al viejo mundo, surge también su lado más amargo: el de los esclavos en las extensas plantaciones de los gobernantes europeos. ¿Has oído hablar de él?

El cacao se cultiva en países del Sur por agricultores y agricultoras que la mayoría de los veces nunca lo han probado, y en cambio, se consume en otros países que no saben prácticamente nada de lo que hay detrás de su producción, por lo que no suelen valorar el trabajo y el esfuerzo que hay en cada tableta de chocolate que se expone en la vitrina de un supermercado. Desconocen que el cacao es un cultivo muy delicado.

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre alimentación saludable y empieza a  practicar una dieta sana y equilibrada. 

Para que haya un equilibro entre las personas que lo producen y las personas que lo consumen, es necesario que éstos últimos sean responsables de sus compras y adquieran un chocolate de Comercio Justo donde se puede estar estar seguro de que los agricultores y las agricultoras perciben un salario justo y pueden vivir dignamente de su trabajo.

Como dice Sophi Tranchell, directora general de Day Chocolate Company, empresa fabricante de chocolate de Comercio Justo:

“Si más personas compran conscientemente, priorizando el hecho de que los productores reciban un precio justo, se produciría un cambio de verdad”. 

¿Por qué no empezamos por aquí? Por ejemplo… elaborando unas deliciosas trufas de chocolate, como las de la receta del libro La Amarga Dulzura del Chocolate, de Troth Wells. ¡No olvides elaborarlas con ingredientes de Comercio Justo!

Receta de trufas con chocolate de Comercio Justo

Selección_816

Receta para 15-20 personas
Preparación: 10 minutos
Cocción: 1 hora

Encuentra todos los ingredientes de Comercio Justo en la tienda online de Comercio Justo de Oxfam Intermón.

Ingredientes necesarios:

  • 223g de chocolate sin leche de Comercio Justo
  • 20g de mantequilla
  • 60ml de Cointreau o ron
  • 1 cucharada de cacao de Comercio Justo
Descarga gratis el ebook

 

Modo de elaboración:

  1. Rompe el chocolate a trozos y ponlo a derretir junto con la mantequilla en un recipiente al baño María.

  2. Luego, mientras aún esté en el baño maría, agrégale el licor pero no dejes de revolver. Al cabo de poco verás que se va espesando. Apártalo entonces del fuego.

  3. Forra una bandeja para horno con papel de cera. Vierte sobre ésta la mezcla de chocolate y alisa bien la superficie. Métela en la nevera y déjala 1 hora aproximadamente para que se endurezca, pero que todavía puedas moldearla.

  4. Cuando se haya enfriado, córtala en cuadraditos y con las manos dales forma de bolas. Antes de servirlas, rebózalas en cacao en polvo.

¿Nos cuentas cómo te ha quedado esta receta?  ¿Tienes algún truco para darle un toque especial?

cocina valores