Tiempo de lectura: 2 minutos

Hay ocasiones en las que ante determinadas dolencias nos aconsejan consumir un remedio casero o natural. Si es tu caso y el personal médico te ha recomendado tomar limonada alcalina pero no sabes exactamente cómo elaborarla, sigue leyendo porque te explicamos cómo prepararla. Disfrútala y quédate por aquí, porque es el momento para concienciarse de un grave problema: el acceso a agua potable. Esta situación hace que elaborar un remedio casero con un ingrediente tan básico como es el agua no sea en todo el mundo tan fácil como lo es en nuestros hogares.

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre alimentación saludable y empieza a  practicar una dieta sana y equilibrada.

Cómo elaborar limonada alcalina

"limonada-alcalina"

Te facilitamos la receta de Antonio Serrano Martínez en Nutribonum. ¡Verás qué fácil!

Ingredientes

  • 1 litro de agua

  • 2 cucharadas de azúcar. ¡Elígelo de Comercio Justo, natural y ecológico!

  • 2 o 3 limones

  • ½ cucharilla de sal

  • ½ cucharilla de bicarbonato

Modo de elaboración

  1. Hierve el litro de agua (opcional)

  2. Extrae el zumo de 2 o 3 limones (en función de su tamaño)

  3. Añade el azúcar, la sal y el bicarbonato.

  4. Remueve bien.

  5. Recuerda que tras ingerir esta limonada alcalina es indispensable consumir algún producto con potasio, como el plátano.

Tu salud es lo primero, ¡así que cuídala como se merece! Evita la automedicación y acude a profesionales médicos ante una dolencia.

Descarga gratis la guía "Alimentación Saludable"

La peligrosa cotidianidad de las enfermedades asociadas al agua sucia

El agua que nos hidrata o ayuda a reponernos se transforma en el germen de nuestras dolencias cuando no está limpia. ¿Lo sabías?

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2017, las enfermedades diarreicas son el segundo mayor motivo de fallecimiento en niños y niñas menores de cinco años. El acceso a agua potable, servicios de higiene y saneamiento ayudaría a prevenir una proporción relevante de este tipo de enfermedades. En algunas regiones, como Chad, hay familias cuyos hijos o hijas padecen enfermedades provocadas por el consumo de agua en mal estado. Entonces… ¿por qué no actuar?

Vidas que dependen del agua

Sauda Hamid tiene 28 años y vive con su familia en el pueblo de Am-Ourouk, a 20 km de Mangalmé, en la región de Guera (Chad). Es madre de 6 hijos e hijas.

En la estación de lluvias se dirige a un lago cuya agua que recoge es de mala calidad. Debe hacer dos viajes diarios para traer agua suficiente para las necesidades familiares. En cada uno de ellos, carga con dos cántaros de 10 litros de agua cada uno.

Cuando llega la lluvia, Sauda Hamid da gracias a Dios, porque sin ella no tendrían cosecha. Pero no sabe qué le deparará la estación de lluvias de cada año. Si es muy fuerte, habrá inundaciones y perderán los sembrados.

"enfermedades-agua"

Sauda Hamid, en el campo, vive en Am-Ourok, un pueblo a 50 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad). Tiene 28 años y 6 hijos e hijas de entre 15 años y 3 meses y medio. Tuvo dos hijos más que murieron, uno de ellos, a los 8 años, murió de sed porque se perdió en el campo. Viven de trabajar la tierra (sobre todo, sorgo rojo y sorgo blanco) y una de sus grandes dificultades es conseguir agua para vivir. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

 

A Sauda Hamid le gustaría tener un pozo o una fuente cerca de casa, porque una de sus hijas sufre diarrea permanentemente. En el hospital le han explicado que el agua que consume no es buena para su salud. Por ello, cuando llueve, Sauda recoge al agua de lluvia y luego la guarda tapada en casa.

Es la alternativa que esta madre emplea para evitar que sus hijos e hijas enfermen, porque el médico está a dos horas y media de distancia y no siempre se dispone de dinero, y si ocurre esto, deben recurrir a tratar los dolores de tripa de los menores con hojas de guayabo y árbol de lima.

Las repetidas sequías y la no disponibilidad de agua potable afectan de forma devastadora a la población. Por eso, Oxfam Intermón trabaja en Chad construyendo pozos de agua. Gracias a ellos las mujeres no deben destinar largas jornadas a ir a recoger agua o se mejoran los hábitos de higiene, lo cual permite prevenir enfermedades.

Como ya sabes, el agua es un bien esencial al que no toda la ciudadanía mundial puede acceder en igualdad de condiciones. Y es esa falta de agua limpia la que pone en peligro la salud de los colectivos vulnerables, como los niños y niñas. Así que te proponemos un reto: valora este recurso natural y cuídalo, y si quieres dar un paso más, únete a nuestras causas para dotar de agua potable a las zonas que más lo necesitan. ¡Contamos contigo!

cambiamos vidas que cambian vidas cadena cambio