El cacao va a ser hoy el ingrediente que nos permita pasar un momento agradable en familia, al mismo tiempo que nos sirva para transmitir el valor de la solidaridad a nuestros niños y niñas.

Hacer actividades amenas y entretenidas mientras explicamos a los peques de dónde procede el chocolate que consumimos o lo que logramos al elegir cacao de Comercio Justo es enseñarles que comprando este chocolate contribuyen a llevar el agua potable, la educación y la sanidad a otros chicos y chicas como ellos. Vamos a compartir contigo una receta facilísima de piruletas de chocolate, pero antes, te vamos a contar la historia de una de las cooperativas en Bolivia con las que trabaja Oxfam Intermón que hace posible que podamos adquirir esa amplia variedad de tabletas de chocolate con sabores deliciosos que necesitaremos para hacer las piruletas.

Cacao de la cooperativa El Ceibo, Bolivia

La cooperativa se funda en 1977 con el claro objetivo de que los pequeños productores y productoras de cacao unieran sus fuerzas para no tener que vender este producto a los intermediarios locales que se aprovechaban económicamente de ellos, y disponer en cambio de su propia industria de elaboración y transporte. Está formada por 50 pequeñas cooperativas que benefician a más de 1.500 familias dedicadas a la producción de cacao orgánico de la mejor calidad. Gracias a El Ceibo los agricultores y agricultoras pueden ahora acceder a créditos bancarios, un centro de salud, y mejoras importantes en su comunidad. Eleo Mamani Trujillo, gerente de la cooperativa El Ceibo, nos explicaba lo que supone la compra de productos de Comercio Justo:

“Comprar productos ecológicos y de Comercio Justo es dar beneficio a muchas familias y, al mismo tiempo, inviertes en tu salud, por tratarse de productos más sanos y naturales, sin aditivos ni agrotóxicos”.

el-ceibo

Vista general del viviro donde se encuentran las plantas que luego se colocarán en las parcelas definitivas. © Luis Merida Coimbra / Oxfam Intermón

¡Y ahora llega el gran momento! ¿Os animáis a hacer unas riquísimas piruletas de chocolate con caco de Comercio Justo? ¿A qué sí? Estábamos seguros que hoy te sumarías junto a tu familia a la gran marea de la solidaridad.

A la cocina el papá, la mamá, los peques. A disfrutar con las texturas, los olores y los sabores de los ingredientes para hacer nuestras deliciosas piruletas de chocolate teniendo presente la importancia de elegir ingredientes de Ccomercio Justo siempre que nos sea posible para elaborar nuestras recetas. 

Descarga gratis el ebook

Piruletas de chocolate

piruletas-de-chocolate

Ingredientes

  • 1 tableta de chocolate negro de Comercio Justo
  • 1 tableta de chocolate blanco de Comercio Justo
  • Palitos de brocheta de madera
  • 2 mangas pasteleras
  • Papel vegetal de cocina
  • Decoración al gusto

Modo de elaboración

  1. Derretimos tanto el chocolate negro como el chocolate blanco al baño maría o en el microondas. Si optas por la segunda opción, trocea el chocolate e introdúcelo de 30 en 30 segundos en el microondas hasta que quede fundido. Ten cuidado que el chocolate no se queme, y remueve cada 30 segundos.

  2. Introducimos cada uno de los chocolates en una manga pastelera.

  3. Cortamos la punta de cada manga pastelera.

  4. Sobre una base de papel vegetal, colocamos tantos palitos de brochetas de madera como piruletas de chocolate tengamos pensado elaborar. Teniendo cuidado de dejar suficiente espacio entre ellas.

  5. Ahora vamos haciendo formas circulares con la manga pastelera para crear nuestras piruletas de chocolate. Incorpora suficiente chocolate sobre cada palito de brocheta para que la piruleta no se rompa.

  6. Añadimos la decoración que más nos guste.

  7. Dejamos reposar a temperatura ambiente o introducimos en el frigorífico durante unos minutos si nos interesa que sea más rápido.

  8. Cuando se enfríe el chocolate, éste se solidificará y la piruleta estará lista. Sólo tendremos que separar las piruletas de chocolate de la base de papel vegetal.

Como idea te proponemos que hagas formas divertidas como estrellas, lunas, flores o corazones, jugando con el chocolate negro y el blanco. Deja que tus niños y niñas se diviertan e invítales a experimentar con la manga pastelera para que hagan figuras que surjan de su imaginación. ¡Luego será mucho más apasionante incarles el diente!

Además, para no añadir más productos dulces como figuritas de azúcar o fideos de colores, podemos adornar con frutos secos picados o cereales, e incorporar a la brocheta, cuando el chocolate esté frío, un trozo de fruta.

Sabemos que no necesitas excusas para consumir chocolate. Pero por si un día se te terminan, te daremos una que nunca falla: contribuye a dar vida a centenares de cooperativas que dan trabajo digno y oportunidades a miles de familias en los países que más lo necesitan.

cocina chocolate