Tras las vacaciones llegó la vuelta al cole y ahora estamos a punto de desembarcar en las fiestas navideñas. ¡Cómo pasa el tiempo! Nuestros peques se van haciendo mayores rápidamente y tenemos que adaptarnos a esos cambios que en ocasiones van acompañados de gastos. Hoy te queremos proponer que optes por muebles usados para la habitación de los pequeños de la casa.

¿Muebles usados? Sí, que no te parezca rara nuestra propuesta, porque son una excelente elección. No sólo porque así podréis ahorrar, sino porque te permitirá trabajar junto a tus pequeños y pequeñas valores como el respeto al medioambiente a través del reciclaje y la práctica de un consumo responsable. Siempre es más fácil aprender jugando, y en el fondo reutilizar muebles para su espacio en casa será otro juego más si les hacemos participar activamente en esta actividad. Verán con sus propios ojos cómo se pueden transformar los enseres, prolongando de este modo su vida útil y dándoles una nueva oportunidad pero con un aspecto renovado y totalmente diferente. ¿Necesitas más motivos? ¡Aquí estamos para dártelos!

© Morgan_studio/ iStock

Beneficios de reutilizar muebles

Al prolongar la utilidad de los recursos ya existentes, estamos beneficiando al planeta y, en definitiva, a nosotros mismos. Cuéntales a tus hijos e hijas todo lo que vais a conseguir reutilizando muebles:

  • Evitamos el uso innecesario de materias primas, en este caso la tala innecesaria de árboles.

  • Ahorramos energía, al no tener que hacer uso de la industria para fabricar, y por lo tanto se emiten menos gases de efecto invernadero.

  • Disminuimos las basuras y residuos.

  • Permitimos al planeta poder recuperarse, ya que según el Informe Planeta Vivo de WWF, la humanidad está usando demasiados recursos naturales, desgastando así el planeta e impidiéndole que se sobreponga a tiempo de esta actividad.

 Descarga gratis la guía Consumo Responsable

Llegó la hora de sacar partido a esos muebles usados y reducir así la huella ambiental sobre el planeta. En muchos hogares se dispone de trasteros donde es habitual que terminen muchos utensilios o enseres de la casa. Es buen momento para ver cuáles de ellos podemos reutilizar. También, si tienes familiares o amigos que vayan a deshacerse de algún mueble, puedes plantearte antes si son útiles para ti y si van a cubrir la función del mueble que necesitas. Usa tu imaginación y creatividad, porque puedes darle más vida a los muebles de una forma que ni te plantearías en un principio. Pero, ¿cómo puedes hacerlo?

Ideas para sacarle partido a muebles usados

Vamos a sacar provecho a esos muebles, ¿te animas?

  • Si ves que están en buen estado pero tienen alguna ralladura o muesca, puedes repararlos con facilidad usando una masilla para madera que encontrarás en tiendas de bricolaje. Su precio es realmente asequible, y se pueden lijar y pintar una vez que estén secas.

  • Los pomos suelen ser la parte más anticuada. Si eres algo manitas, puedes utilizar una rama de madera o incluso un tablón de palet que con una sierra de calar adaptarás al tamaño que necesitas, haciendo que en vez de dos pomos sea necesario uno solo de carácter rectangular que puedes lijar y pintar con barniz incoloro dotándolo de un aspecto más natural. Con un taladro y un tirafondo, no tendrás más que ajustarlos al mueble.

  • Para darles un toque completamente renovado puedes recurrir a pintarlos de un color más alegre y acorde con la habitación donde va a ubicarse. Hoy en día, dispones de muchas novedades. Tienes pintura con efecto pizarra, lo que permitirá que los niños puedan hacer uso de tizas y colorear o escribir sobre la superficie sin que ésta se estropee porque se puede borrar fácilmente. También tienes la llamada “chalk paint” o pintura a la tiza, que incluso está disponible en spray, y que otorga un aspecto envejecido a los muebles.

  • Para los frentes de cajón o laterales puedes usar papeles pintados. Si una vez que estén aplicados y secos les suministras, con una brocha, una capa de pegamento blanco de toda la vida, conseguirás una película que los protegerá y que estará impidiendo que se estropeen.

Y tras un poco de teoría, llega el momento que estabas esperando… ¡Ideas! ¡Muchas ideas! Aquí te dejamos algunos ejemplos para que veas todo lo que puedes conseguir con ganas y tus propias manitas:

Masillas, pegamentos, pinturas, pomos, papeles… Si sumas estos gastos, el importe final habrá sido mucho más reducido en comparación con el de adquirir un mueble nuevo. ¡Y os lo habréis pasado en grande creando y a la vez aprendiendo nuevas técnicas! Además, seguro que te habrá sobrado material para otra ocasión y así podrás seguir adaptando enseres a tu gusto. Entre todos, es posible cuidar del medioambiente: se trata sólo de pequeñas acciones que, junto a los tuyos, pueden ayudar a hacer más habitable nuestro planeta. ¿Empezamos?

descarga guía gratuita consumo responsable