¿Cuánto dinero te gastas en ropa al año? ¿Sabes quién ha hecho tu ropa? Un español gasta aproximadamente 437 euros de ropa al año, producida, en su mayoría, por 3 millones de trabajadoras explotadas en diferentes partes del mundo.

¿Sabías también que el algodón de tus camisetas puede dañar tu salud? El algodón que usamos contiene un 25% de insecticidas que pueden provocar alergias y otras enfermedades.

Estos son algunos de los datos que recoge el informe “Tira del hilo del algodón más justo” presentado por la Coordinadora Estatal del Comercio Justo. En el marco de la celebración del Día Internacional del Comercio Justo la Coordinadora estatal publica este informe que expone las injustas realidades que esconde gran parte del textil convencional y reivindica

formas de producción alternativas donde se respeten los derechos laborales de los trabajadores y el medio ambiente.

New Call-to-action

tira-del-hilo-comercio-justo

Un mercado global con desequilibrios comerciales

El textil es a día de hoy el sector de la economía global en el que se refleja claramente las consecuencias de un sistema económico capitalista injusto en su fase de globalización.

Muchas grandes firmas se han especializado en el diseño, dejando la distribución y la confección a empresas subcontratadas que tienen su base en países con costes laborales muy bajos. La mayoría se encuentra en los países del Sud, y ahora, debido a las subidas de salarios en Asia, empieza a desplazarse a África, a países como Etiopía y Sudáfrica.

Nuestra ropa y calzado ha creado un mercado global con corporaciones multinacionales y una diáspora de maquilas, talleres ubicados en países en vías de desarrollo donde las condiciones de seguridad e higiene son casi siempre insuficientes y donde los trabajadores y trabajadoras no tienen ningún tipo de derecho laboral: jornadas laborales de 16 horas ininterrumpidas, sueldos mínimos… etc. Muerte y confección son un dúo habitual debido a las condiciones de los talleres textiles. Hace dos años el edificio conocido como Rana Plaza en Bangladesh, donde se alojaban cuatro fábricas de ropa, se derrumbó causando 1.130 víctimas mortales y más de 1500 personas heridas. Se calcula que 3 millones de trabajadoras textiles son víctimas de esta industria.

Mujeres, niños y niñas en los talleres textiles

El 80% de las personas empleadas en estos talleres son mujeres y la mayoría, jóvenes.  En el sector de la confección las mujeres cobran entre un 10% y un 50% menos que los hombres. Ellas son más ventajosas por diferentes razones: manos mas agiles para la costura, corte y confección, disponen de menos organización sindical y es más fácil contratarlas por poco tiempo y poco dinero, debido a que se asume que el ingreso familiar es del hombre.

El trabajo infantil está presente en toda la cadena del textil, desde el cultivo del algodón hasta la confección. En Uzbekistán, por ejemplo, los niños y niñas son obligados a recoger kilos de algodón que acaban, en su mayoría, en Europa. Según la Campaña Ropa Limpia en Marruecos miles de niñas en sus vacaciones trabajan en talleres textiles cobrando un 40% del salario mínimo.

El algodón también afecta tu salud

¿Te fijas en si el algodón de tu camiseta es orgánico o no? Cuando compramos una prenda hecha con el algodón que más abunda en el mercado (el no orgánico), no somos conscientes de que estamos contribuyendo, sin saberlo, a seguir promoviendo uno de los cultivos más contaminantes del mundo. ¿Por qué?, porque el algodón acumula el 25% de los insecticidas y el 10% de los pesticidas, según informa FEM Internacional, son algodones genéticamente modificados, resistentes a fuertes pesticidas que contaminan el suelo, consumen mucha agua y destruyen los organismos que viven a su alrededor. Un tejido poco transpirable, colorado químicamente que puede producir reacciones alérgicas, eczemas o dermatitis atópicas.

Greenpeace ya ha alertado de que las sustancias sintéticas artificiales están “fuera de control” y de que ciertas investigaciones científicas “relacionan el aumento de algunas enfermedades del sistema reproductor y endocrino, el cáncer, las alergias o el asma con nuestra exposición diaria a este cocktail químico”.

El Comercio Justo como alternativa

Hay alternativas para consumir productos que respeten la dignidad de las personas que los fabrican. Oxfam Intermón lleva años defendiendo los principios y valores del Comercio Justo como sistema comercial solidario cuyo objetivo es mejorar el acceso al mercado de los productores y productoras más desfavorecidos y cambiar las injustas reglas del comercio internacional, que consolidan la pobreza y la desigualdad mundial. La organización también ha creado una colección de ropa, Veraluna. Si quieres conocer más acerca de ésta y otras marcas de Comercio Justo te invitamos a leer nuestro post “Todo lo que aun no sabes sobre la ropa de Comercio Justo“.

La industria de la moda no sólo esclaviliza a las trabajadoras sino también a nosotros como personas consumidoras. La encuesta del Eurobarómetro de septiembre de 2014 concluye que el 45% de los españoles pagarían más por productos de Comercio Justo, dispuestos a reclamar una ropa limpia de esclavitud y explotación.

¡Entre todos, podemos cambiar las cosas!

guia gratuita comercio justo descarga gratis