Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Sabías que pequeños gestos en tu día a día pueden servir para mejorar la calidad de vida de miles de personas? Una de las maneras de lograrlo es… cocinando. Sí, lo has leído bien: ¡tu cocina puede ser el escenario perfecto para luchar por el cambio! Con algo que haces varias veces al día puedes ayudar a que las condiciones de trabajo de muchísima gente mejoren cada día un poquito más.

¿Cómo? Para empezar, adquiriendo productos de Comercio Justo. El objetivo de este sistema comercial solidario y alternativo es mejorar el acceso al mercado de las personas que producen los alimentos y cambiar las reglas muchas veces injustas del comercio internacional.

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre el Comercio Justo y descubre este  sistema de consumo responsable y sostenible.

Por tanto, apoyando el Comercio Justo estarás ayudando —¡y mucho!— a pequeños productores y productoras de numerosas partes del mundo.

Llena la cocina de productos solidarios para luchar contra la pobreza

Productos de Comercio Justo, la clave para una cocina solidaria

Vamos a citar 10 productos que seguro que utilizas cada día en tu cocina y que puedes adquirir en una tienda de Comercio Justo, como la tienda online de Oxfam Intermón. ¡Toma nota!

1. Café

El café es uno de los productos de alimentación que más valor tiene en el mercado a nivel mundial. Al adquirirlo en una tienda solidaria estarás ayudando a que los campesinos y campesinas de los países que lo producen, como Uganda o Guatemala, por ejemplo, reciban un salario digo por su trabajo.

2. Cacao

La explotación infantil es una de las grandes lacras de la producción de cacao en los países con más desigualdad, muchos de ellos localizados en África y Latinoamérica. Consumiendo cacao certificado de Comercio Justo puedes estar seguro de que los campesinos y campesinas que los producen no han sufrido explotación alguna por parte de las empresas intermediarias que lo llevan a tu mesa.

3. Té

Muy cultivado en la India, Sri Lanka y África oriental, es la bebida a base de agua más consumida del mundo. Buena parte de las personas que lo cultivan viven en las propias plantaciones y dependen de las grandes empresas: erradicar esto es uno de los principales objetivos del Comercio Justo. Y está en tus manos.

4. Azúcar

Uno de los ingredientes más dulces de cualquier cocina ha sido durante años sinónimo de explotación pese a ser uno de los productos más cultivados y consumidos a lo largo y ancho del mundo. ¿Te animas a cambiar la situación?

azucar-comercio-justo

Silvestre Santacruz mostrándonos uno de los productos de Comercio Justo de la cooperativa de Manduvirá que se comercializan en las tiendas de Oxfam Intermón: el azúcar de caña bio © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

5. Cereales

¿Desayunan los pequeños de tu casa con cereales? Hay países en los que muchísimas familias dependen de sus cosechas para sobrevivir, así que una buena manera de contribuir a su bienestar es adquirir para vuestro desayuno sus productos en tiendas de comercio solidario, que es la clave para que estas personas tengan un mejor salario y disminuyan sus riesgos laborales.

6. Arroz

Pese a ser el alimento básico más importante del mundo, más de mil millones de pequeños productores y productoras tienen que malvender sus cosechas para poder cubrir los costes de sus plantaciones. El Comercio Justo ha permitido grandes mejoras: en la India, por ejemplo, la construcción de puentes y el asfaltado de las calles en algunas comunidades ha permitido combatir las inundaciones monzónicas y facilitar el trabajo de los campesinos y campesinas.

¿Sabías que 1 de cada 8 personas en nuestro planeta pasa hambre?

7. Especias

Pimienta, canela, clavo, curry, jengibre… Son muchas las especias que puedes encontrar con el sello de Comercio Justo. ¡Verás cómo los aderezos te saben mejor!

8. Textiles de cocina

Al comprar delantales, paños o manoplas en una tienda solidaria estarás contribuyendo a que se respeten los derechos de casi 100 millones de hogares en Pakistán, África, India y la zona de Asia central, cuyos ingresos dependen directamente de las plantaciones algodoneras.

9. Tazas

La próxima vez que tengas que comprar tazas o boles, acércate a una tienda de productos solidarios: la exportación de artesanía local es una fuente de ingresos importantísima en muchísimos países del mundo, de la que dependen familias enteras para poder tener unas condiciones de vida dignas. ¡Ahí tienes una buena idea para hacer un regalo original y a la vez solidario!

10. Productos de limpieza

Limpiar los cacharros de cocina es otro motivo para seguir colaborando: muchos detergentes están hechos con productos naturales que provienen, directamente, de pequeños productores, por lo que contienen muchísimos menos productos químicos y son más saludables para ti y tu familia. ¡Ganamos todos!

alimentos-comercio-justo

¿Cómo saber si un producto es de Comercio Justo?

fair trade

Tanto si compras en un supermercado como si lo haces en una tienda solidaria, es normal que quieras una garantía de que lo que tienes en tus manos es de Comercio Justo. Para ello se han creado una serie de sellos que confirman la procedencia: el más habitual es el de la Organización Internacional de Certificación de Comercio Justo, organización que se encarga no solo de certificar sino también de promover el Comercio Justo en diferentes países.

Preparar tus platos cada día puede ser una buena manera de contribuir a mejorar la situación de personas que lo necesitan, y las tiendas de Comercio Justo pueden ayudarte: te asegurarás de que los productos que entran en tu cocina tienen un origen solidario y saludable. ¿Qué más se puede pedir?

cambiamos vidas que cambian vidas cadena cambio