Tiempo de lectura: 2 minutos

Es mencionar la palabra “chocolate” y pensar inconscientemente en algo muy dulce, en un postre delicioso hecho con cariño, en nuestra tarta de cumpleaños… Sea como sea, solemos relacionarlo con momentos positivos. Lo compramos y lo comemos en onzas o lo transformamos a nuestro antojo en diversos platos. Pero… ¿Qué sabemos realmente de su procedencia?

En el mundo se consumen cada segundo 95 toneladas de chocolate. Y detrás de esta cifra hay personas, mujeres y hombres, que hacen posible que nosotros disfrutemos de la experiencia de comerlo. Pero muchas veces estos trabajadores y trabajadoras que cultivan el cacao no perciben realmente sus beneficios ni los ven reflejados en sus condiciones laborales. Las grandes empresas chocolateras a menudo se olvidan de ellos, y es aquí donde encontramos la parte amarga del chocolate.

Gracias a la labor de ONG como Oxfam Intermón y su apoyo al Comercio Justo se está luchando por cambiar este desequilibrio. Adquirir chocolate de Comercio Justo es garantizar los derechos de las personas que lo producen porque la realidad es que la mayoría de los 5,5 millones de pequeños agricultores y agricultoras que cultivan cacao en el mundo viven por debajo del umbral de la pobreza.

¿Sabías que 1 de cada 8 personas en nuestro planeta pasa hambre?

 

Para ser certificado como Comercio Justo, el chocolate tiene que cumplir una serie de criterios entre los que se incluyen el pago de un precio justo a sus los agricultores y agricultoras por la materia prima  el respeto a las normas de trabajo infantil y explotación laboral.

chocolate-respública dominicana

Maribel Villar, productora en la cooperativa de cacao de la República Dominicana Cooproagro, con la que trabaja Oxfam Intermón. © Guadalupe de la Vallina

chocolate-comercio-justo

Chocolate de Comercio Justo y biológico de Oxfam Intermón. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Encontrarás chocolate de Comercio Justo en las tiendas solidarias de Oxfam Intermón, en su tienda online y también en grandes superficies. Adquirir este chocolate que además de ser solidario está elaborado sin productos químicos, aditivos o aromas artificiales  es apostar por el cambio de rumbo en el comercio convencional

¿Te ha entrado el apetito? Te proponemos matar el gusanillo con esta sencilla receta con chocolate. Pero no olvides realizarla con chocolate de Comercio Justo: además de tener la certeza de que su origen es natural, ¡estarás proporcionando a tus postres un toque solidario!

Ladrillos de chocolate sin hornear: Receta de este postre con chocolate

Esta receta es para 16 unidades, y su tiempo de preparación son 10 minutos.

Ingredientes:

  • 175 g de galletas trituradas (María o “digestive”)
  • 50 g de avellanas picadas
  • 50 g de pasas
  • 75 g de margarina o mantequilla
  • 2 cucharadas de caramelo líquido
  • 150 g de chocolate

 Modo de elaboración:

  • Mezcla las galletas trituradas con las avellanas y las pasas.

  • Derrite la margarina o mantequilla con el caramelo líquido y agrega 50 g de chocolate. Caliéntalo despacio y cuando se haya derretido, añádelo a la mezcla anterior.

  • Bátelo todo bien. Ponlo en una fuente previamente engrasada de 20 cm y alisa la superficie. Resérvalo hasta que se enfríe.

  • Cuando esté listo, pon a derretir el resto del chocolate en un recipiente al baño María. Luego viértelo por encima de la pasta de galletas y mételo en la nevera para que se endurezca. Corta la pasta a cuadrados antes de desmoldarla.

¡Y ya tienes un postre sencillo de elaborar para chuparse los dedos!

Ladrillos de chocolate sin hornear, del libro "La Amarga Dulzura del Chocolate" © Oxfam Intermón

Ladrillos de chocolate sin hornear, del libro The bittersweet world of Chocolate

*Receta extraída del libro The bittersweet world of Chocolate

Saboreemos este postre con la consciencia de construir un mundo mejor en cada bocado. ¡Bon appétit!

cultivar un futuro mejor