Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Estás planteándote que tus hijos e hijas hagan yoga? Si es así, te damos la bienvenida al mundo del yoga para niños y niñas, una especialidad del yoga tradicional que propone una relación lúdica, divertida y saludable con los más peques. No es un juego en el sentido estricto, aunque tampoco se trata de los ejercicios habituales de concentración, equilibrio y relajación. ¿Quieres saber de qué se trata? ¡Hoy te lo desvelamos!

Descárgate aquí nuestra guía gratuita con las mejores propuestas de juegos con  valores para niños y niñas.

"yoga-para-niños"

Fuente imagen: Flickr / Sunchild123

Algunos padres y madres consideran el yoga como una actividad complementaria a los ejercicios físicos que sus hijos e hijas realizan en otras clases extraescolares. Sin embargo, esta práctica milenaria aporta múltiples beneficios a nivel físico, mental y emocional a los niños y niñas. Por ejemplo, el yoga contribuye a que mejoren su flexibilidad y equilibrio, permite que encaucen su energía para aprender a concentrarse y relajarse, o les ayuda a consolidar su autoestima o impulsar su autocontrol, entre otras ventajas, tal y como nos explican desde Maternidad Fácil y Etapa Infantil.

¿Sabías que el arroz tiene el poder de enseñar a leer?

El yoga para niños y niñas: características

Cuando va dirigido a los más peques va bien adaptar ciertos elementos tanto en la logística como en el método de la práctica. A continuación hacemos un repaso de las variantes que aparecen en Yogateca:

  • La motivación

    Los niños y niñas son por lo general más dispersos, inquietos y siempre están a la espera de que algo llame su atención. El reto del yoga es tratar de que centren toda la atención en su cuerpo como si se tratara de un juego. En esta línea, ayuda poner el foco en los nombres de las distintas poses, muchos de los cuales son de animales y objetos que reconocerán, y jugar a imitarles.

  • El método

    Cuando se trata de niños y niñas lo primero es enseñarles los ejercicios básicos de inhalación y exhalación, que ayudarán a relajarse. Una vez los dominen, el próximo paso consiste en la adopción de posturas básicas. Debe ser un proceso lento en el que se haga énfasis en el juego como motor de los ejercicios. De lo contrario, podrían perder el interés por esta actividad.

  • Los ejercicios

    Se recomienda empezar con las posturas más sencillas y no repetir las mismas muchas veces para evitar que se aburran. La clave para evitar que se desconcentren es hacer las clases lo más variadas posibles e ir sumando distintas posturas a lo largo del aprendizaje.

  • Dimensión del grupo

    El trabajo corporal y mental del yoga tendrá mayores beneficios si las sesiones se realizan con pocos niños y niñas, pues grupos grandes provocan falta de concentración y ruptura del silencio.

  • El espacio

    Para que las clases tengan el efecto esperado, el lugar debe ser limpio, acogedor y lo más silencioso posible. No tiene por qué ser la sala de ejercicios que se usa en las clases de adultos. Igual que en el yoga para personas adultas, es recomendable el uso de colchonetas o esterillas.

Yoga para niños y niñas, ¿a qué esperas para ponerlo en práctica?

Ahora que conoces algunos de los beneficios que la práctica del yoga puede aportar a tus hijos e hijas, así como los aspectos esenciales a la hora de realizar los ejercicios, es buen momento para disfrutar con un arte que contribuirá a armonizar cuerpo, mente y espíritu de grandes y peques. ¿Empezamos?

Inicia a los más peques en el yoga para niños y niñas con estas propuestas que llegan de la mano de Yogic.

Se trata de un contenido educativo en formato “cápsula”, donde las canciones, historias, música y movimientos permitirán a tus hijos e hijas adentrarse jugando en el universo del yoga, contribuyendo a mejorar su equilibrio y bienestar. ¡Pronuncia la contraseña “Sat Nam” y dale al play a los siguientes vídeos!

Cápsula yoga para niños y niñas “Viaje al Bosque Encantado” de Yogic

Cápsula yoga para niños y niñas “La Locomotora Valiente” de Yogic

¿Quién dijo que el yoga era una práctica exclusiva para mayores? ¿Y quién afirmó que los niños y niñas no podían practicar actividades que contribuyeran a su desarrollo y bienestar mental? Desgajados los tópicos, hoy te hemos planteado que yoga y niños y niñas no sólo no son incompatibles, sino que puede ser una combinación muy beneficiosa para nuestros peques. ¡Te animamos a que lo prueben y pongan en práctica esta nueva experiencia! ¿Nos la cuentas?

cambiamos vidas que cambian vidas cadena cambio