Tiempo de lectura: 2 minutos

Vivir en un centro urbano de grandes proporciones no significa que debamos perder el contacto con la naturaleza. Aunque la relación no sea la misma que si viviéramos en un pueblo, el objetivo es no renunciar a ello.

Iniciativas ecologicas

La ecología urbana se ocupa de restablecer dicha relación entre los centros urbanos y la naturaleza. Hace compatibles los espacios residenciales con elementos como parques, centros de ocio, huertos, adecuación de ríos y otros proyectos que aspiran a una mejora de la calidad de vida de las personas.

En un principio, su enfoque se limitaba a fomentar el cuidado y la conservación de la flora y la fauna en las ciudades. Ahora, con nuevos retos por delante, ha evolucionado hacia una visión más integral denominada eco-urbanismo.

Descarga gratis la guía "Cambio climático"

 

Comercio responsable, clave para la ecología urbana

Dentro de esa visión está, por supuesto, todo lo referente al consumo responsable de los habitantes de las ciudades. Es decir, aquellas prácticas y hábitos que promueven un desarrollo sostenido y ayudan a aumentar la calidad de vida.

Se habla, incluso, de la ciudadanía global como una idea necesaria para armonizar los niveles de desarrollo industrial con el equilibrio medioambiental. Las personas que son partidarias de este concepto abogan por generar procesos en las ciudades basadas en la solidaridad, la equidad y la sostenibilidad.

Por tanto, es indispensable que estas dos prácticas estén presentes a la hora de diseñar y elaborar proyectos de ecología urbana en las ciudades. ¿De qué iniciativas estamos hablando? Aquí te dejamos algunas que ya se han puesto en marcha:

1. Fomentar el uso de la bicicleta

Los transportes alternativos ya son una realidad en muchas ciudades. La bici, en concreto, goza de excelente aceptación entre millones de personas que la usan para ir al trabajo o a su centro de estudios. Fomentar su uso disminuye los gases de efecto invernadero en el aire y reduce la contaminación. El desafío está en la construcción de vías específicas para ciclistas y en el desarrollo de programas pedagógicos para los usuarios.

2. Construcción de edificios inteligentes

Melbourne (Australia) ha iniciado la construcción de complejos urbanísticos que hacen un uso más productivo de la energía y el agua. La idea es disminuir los costes de producción de estos dos recursos y frenar, de este modo, el efecto de los gases contaminantes. Otro ejemplo de ello lo encontramos en Múnich (Alemania), donde su ayuntamiento quiere alcanzar, para el año 2025, un 100% de suministro de energía proveniente de fuentes alternativas, como las solares, eólicas o geotérmicas.

3. Mercados locales activos

También es preciso que los centros urbanos inviertan en sus mercados y centros de abastecimiento de alimentos. Hacerlo supone beneficios para los productores y para la salud de sus habitantes. Los alimentos que se cultivan más cerca de los sitios de consumo son más frescos y tienen mayores nutrientes. Aparte, invertir en los mercados es una excelente vía para dinamizar los espacios e incluir a todos los grupos sociales que habitan en cada ciudad.

4. Gestión de residuos

Los programas de gestión de residuos basados en el reciclaje son fundamentales para la sostenibilidad de las ciudades. El objetivo no es sólo que sus habitantes clasifiquen las basuras y den una segunda oportunidad a algunos productos, sino que además se impongan metas de producción de residuos. Por ejemplo, en 2013 la ciudad de San Francisco (EE.UU) produjo 428.048 toneladas de basura, el dato más bajo de sus historia.

voiluntariado red teje todos