Tiempo de lectura: 3 minutos

Hoy se cumplen 10 días de la tragedia, se contabilizan más de 7.000 víctimas mortales y más de 14.000 personas heridas. Lamentablemente, se espera que aumente el número de víctimas cuando los equipos de rescate lleguen a las zonas más remotas y de difícil acceso afectadas por el sismo.

Más de una cuarta parte del Nepal afectada

Se trata del peor seísmo que asolado la región del Himalaya en los últimos 80 años, de magnitud 7,9 en la escala Richter. El Gobierno ha declarado el estado de emergencia en las zonas afectadas y ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que envíe ayuda humanitaria.

Naciones Unidas estima que el desastre natural ha dejado 8 millones de personas afectadas en todo el país, más de una cuarta parte de la población de Nepal. Más de 2,8 millones de personas se han desplazado y sobreviven en tiendas de lona disponibles en los campos, demasiado asustadas para volver a sus aldeas.


nepal terremoto

Sangita Kafle con su hijo de 3 años,Nabin, y su hija de 7, Anju, en el campo de refugiados Tundikhel. Kathmandu, Nepal © Prabin Man Singh / Oxfam


“Estoy muy asustada para volver allí. Estaba durmiendo cuando pasó. Mis hijos estaban en casa jugando cuando todo el mobiliario empezó a temblar y a caerse alrededor de mí. Nos fuimos de casa sin nada”, explica Sangita Kafle, refugiada en el valle de Kathmandu. “Ahora no tenemos dónde vivir, comparto una tienda de lona con 21 personas. Cuando llegamos no había nada aquí, ninguna instalación en absoluto. Ahora nos distribuyen un poco de agua, pero nada más. No sé cuanto seremos capaces de quedarnos aquí pero nos quedaremos mientras nos lo permitan”, añade.


Radha Kandel, en el campo de refugiados Tundikhel. Kathmandu, Nepal © Prabin Man Singh / Oxfam


“Es insoportable. No tenemos lugar para sentarnos, sin mencionar dónde dormir durante la noche. No tenemos dónde ir y refugiarnos. Incluso el campo no es seguro. Todo se cae y el pueblo entero está en la pena. Nunca había creído que tendría que soportar una devastación tan horrorosa en mi vida”, nos cuenta Radha Kandel, otra superviviente del terremoto.

Dificultad para llegar a zonas rurales remotas

Las malas condiciones climáticas y la falta de luz, agua y comunicaciones están dificultando las tareas de rescate. Según el portavoz de Oxfam Intermón en Katmandú, Pablo Tosco, “el mayor desafío para la ayuda humanitaria en Nepal es llegar a las zonas rurales”, y  distribuir el material enviado en el avión fletado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), que llegó el pasado jueves a Katmandú.

“Hay enormes dificultades para asistir a los supervivientes del terremoto, debido al cuello de botella en el que se ha convertido el aeropuerto de Katmandú por el  gran flujo de personas y mercancías. A esta difícil situación se une, además, la escasez de combustible en el país, los cortes en las carreteras y el accidentado terreno montañoso”, añade.

Oxfam Intermón está trabajando en cinco distritos: Katmandú, Lalitpur y Bhaktapur y los distritos remotos de Gorkha y Sindhupalchwok, proporcionando agua, letrinas y refugio de emergencia a los supervivientes del terremoto.

En las zonas rurales de más difícil acceso, cercanas al epicentro, la situación es especialmente crítica: el 90% de las personas han perdido sus casas y su ganado y no tienen forma de conseguir alimentos.

Destrucción y necesidades humanitarias en Gorkha

En Gorkha, la zona más afectada cerca del epicentro del terremoto,  el 80% de las casas están destruidas y prácticamente todo el mundo se ha visto obligado a vivir y a dormir a la intemperie. “Esto no es sostenible, especialmente para los enfermos, ancianos y niños. Mujeres, especialmente las embarazadas o en periodo de lactancia, están desesperadas para encontrar espacios privados para poder lavar y bañarse, ya que los sistemas de saneamiento han quedado destruidos “, dijo el responsable del programa humanitario de Oxfam India Andrio Naskar, hablando desde Gorkha.


nepal-terremoto

Casa demolida en Nepal © Prabin Man Singh / Oxfam

 La atención médica ha quedado interrumpida. “Nadie está recibiendo atención formal en Gorkha. Médicos Sin Fronteras está trabajando, lo cual es muy positivo, pero con la falta de servicios de saneamiento, es probable que muchas personas caigan enfermas “, dijo Naskar.

En los pueblos del distrito de Sindhupalchwok los equipos de emergencia encontraron un 40% de los edificios completamente destruidos y el resto con graves daños que hacen imposible volver a vivir ellos. No hay campamentos organizados y muchas personas han dejado sus aldeas. Los sistemas de agua han quedado dañados. Los aldeanos están luchando para encontrar agua potable.

El terremoto del pasado sábado ha sido el de mayor registrado en Nepal en 80 años y el peor en la región en una década desde que en 2005 otro sismo ocasionara más de 84.000 muertos en Cachemira. La tragedia ha golpeado con crueldad a Nepal, un país con altos niveles de pobreza (una de cada tres personas vive en condiciones de pobreza severas) y sin infraestructuras ni recursos  para afrontar una crisis de esta magnitud.

ong por dentro