Tiempo de lectura: 4 minutos

Hay días mundiales para muchas causas: Día Mundial de la Felicidad, del Sueño, de la Marioneta, de la Poesía… Seguramente no los conozcamos todos y algunos de ellos nos suenen muy ajenos. Y es que según el entorno en el que nos movamos y nuestros intereses estaremos más receptivos para conmemorar ciertas fechas. Sin embargo, hay un día mundial común a todas las personas, que deberíamos festejar siempre: el Día Mundial del Agua (22 de marzo).

Todos los seres vivos necesitamos agua para vivir. Es un nexo de vida, algo imprescindible. En el caso de los seres humanos somos agua en un 50-60% (en el caso de los bebés recién nacidos hasta un 78%) y necesitamos mantener esa proporción más o menos constante si queremos sobrevivir. De hecho, sólo podemos aguantar entre 3-5 días sin beber nada de agua a temperatura normal y con una baja cantidad de ejercicio físico. Sin comer se estima que podemos aguantar bastante más, unos dos meses, aunque depende de las reservas de cada persona. Al final de este post te damos algunos otros datos curiosos sobre el agua que quizá no conozcas.

Cuando uno tiene sed, pero el agua no está cerca…

Agua y sed, serio problema 
cuando uno tiene sed pero el agua no está cerca, 
cuando uno quiere beber 
pero el agua no está cerca. 

Aunque con otro sentido más metafórico, así expresaba Pau Donés, el cantante de Jarabe de Palo, un problema al que se enfrentan miles de personas que no tienen acceso a agua potable cerca de casa. En Chad, por ejemplo, algunas mujeres tienen que dedicar entre cinco y diez horas al día en ir y volver a la fuente de agua más cercana con un par cántaros de unos 20 kilos cada uno. ¿Qué pensaríamos nosotros si para ducharnos, cocinar o simplemente dar un trago de agua fresquita tuviéramos que caminar varios kilómetros? Muchos y muchas ni nos moveríamos del sofá de sólo pensarlo.

Además, ir a buscar el agua lejos no significa que sea agua limpia. Puede estar infectada de gusanos que provocan diarreas recurrentes a los niños y niñas e impiden que estén bien nutridos. De hecho cada veinte segundos, una madre pierde a un hijo por falta de agua limpia en el mundo. 

Mujer bebiendo agua limpia

Akkoe Moussa bebiendo agua potable, de la comunidad de Madoul, Chad. (c) Pablo Tosco

En Chad esta situación se ha visto aliviada en algunos pueblos en los que Oxfam Intermón trabaja junto con las comunidades para facilitar higiene y saneamiento integral con la construcción de pozos cerca de las viviendas. Ahora la tarea de ir a buscar agua, tradicionalmente asignada a las mujeres, se ha quedado en un tiempo de unos 15 minutos. Un tiempo mucho más asequible, incluso hasta para quienes estamos acostumbrados a ir al grifo y beber en un par de minutos.

Y es que el agua está tan integrada en nuestra vida que muchas veces no nos damos cuenta de lo valioso que es poder llenar un vaso de agua siempre que queremos. Esta es la razón por la que existe el Día Mundial del Agua y, desde 1993, cada 22 de marzo recordamos la importancia del agua dulce y su gestión sostenible, en un mundo en el que hoy en día 1 de cada 10 habitantes todavía no disponen de agua potable (unos 748 millones de personas).

No sólo es agua que se bebe

Aunque como hemos visto la ingesta de agua es fundamental para sobrevivir, una vez cubierta esta necesidad vemos que el agua es necesaria para muchas otras cuestiones. Por ejemplo, en una crisis humanitaria, las personas son mucho más vulnerables si no tienen acceso a higiene y saneamiento (letrinas), en los que el agua juega un papel fundamental. En la crisis del ébola, que aún hoy perdura, cada paciente de ébola necesita unos 250 litros de agua al día. Además, un simple gesto como lavarse las manos con agua y jabón es clave para evitar el contagio. Por todo ello, Oxfam Intermón tiene como una de sus prioridades garantizar el acceso a agua potable en las poblaciones afectadas por crisis.

¿Y para que más hace falta el agua? Si preguntamos a un niño o una niña seguro que nos da tres motivos: para beber, para limpiar y para regar. Y es que el agua también es fundamental para que las comunidades de campesinos y campesinas puedan vivir de forma digna. Si no tienen agua no pueden cultivar en sus propias parcelas y acaban yéndose a trabajar fuera, lo que provoca el empobrecimiento de su comunidad. Oxfam Intermón trabaja en Ecuador, Perú y Haití para garantizar el agua de riego.

¿Qué puedo hacer yo?

En tu vida cotidiana puedes ahorrar agua ya que es un bien limitado y del que no disfrutan millones de personas, como hemos podido ver. Será bueno para todos y para tu economía. Puedes consultar aquí algunos consejos para ahorrar agua.

 Descarga gratis la guía Consumo responsable del agua

Si quieres ayudar a las personas que no tienen acceso a agua potable, que necesitan agua de riego para mejorar su vida o que están sufriendo enfermedades causadas o agravadas por la falta de agua (cólera, ébola) te invitamos a colaborar con los programas de agua de Oxfam Intermón. Con un pequeño donativo puedes cambiar miles de vidas.

Otros datos sobre el agua

Para todos y todas los que habéis llegado al final de esta entrada sin un ataque de sed, lo prometido es deuda. Aquí van diez datos curiosos:

  1. ¿Cuánta agua necesita cada persona al día? Un mínimo de 7,5 litros. No significa que se tenga que beber esos litros (lo recomendable es 2-3 litros), sino lo que necesita para cubrir sus necesidades básicas (beber, cocinar alimentos e higiene personal). Este es el mínimo, pero lo óptimo serían unos 20 litros por persona y día.
  1. Cuando una persona siente sed, es porque ha perdido más del 1% del total de agua de su cuerpo. Y eso que el cerebro humano es un 75% agua, los huesos, un 25% y la sangre, un 83%. Para bebernos, vamos.
  1. El agua abandona el estómago de una persona a los cinco minutos de haberla bebido.
  1. El agua salada no se puede beber porque provoca deshidratación: el organismo termina eliminando mucha más agua de la que consume.
  1. Para fabricar un folio de papel se necesitan 10 litros de aguamientras que para fabricar 500 gramos de plástico hacen falta 91 litros. Y en el proceso de fabricación del papel necesario para editar un periódico se requieren más o menos 568 litros de agua. Menos mal que dicen que la prensa de papel ha muerto, ¿no?
  1. Se necesitan 200 litros de agua para producir un solo litro de Coca-Cola.
  1. Más de dos tercios del agua consumida en el hogar se utilizan en el baño. La descarga de un inodoro consume entre 7 y 26 litros de agua. Durante una ducha de sólo cinco minutos se utilizan entre 95 y 190 litros de agua.
  1. El agua es la única sustancia presente en la Naturaleza que puede encontrarse tanto en forma sólida, como lí­quida o gaseosa. 
  1. Hoy en día hay la misma cantidad de agua en el planeta que hace 6.000 millones de años. Pero sólo el 0.007% del agua existente en la Tierra es potable y esa cantidad se reduce año tras año debido a la contaminación. Además, el 90% de los recursos disponibles de agua dulce del planeta están en la Antártida.
  1. Las principales fuentes de contaminación están asociadas con la actividad industrial posterior a la Segunda Guerra Mundial hasta nuestros dí­as.

Puedes consultar el trabajo de Oxfam Intermón en materia de agua aquí: http://www.oxfamintermon.org/es/accion-humanitaria/proyectos/dia-mundial-agua

consumo-responsable-agua