A menudo, las noticias que aparecen en la prensa no parecen dar motivos para el optimismo: violaciones de los derechos humanos, degradación del medio ambiente, insolidaridad, injusticias… sin embargo, si sumásemos las noticias positivas que no salen en las portadas de los grandes medios (muchas veces porque las desgracias, lamentablemente, venden más que las sonrisas), veríamos que la balanza se inclina mucho más a favor de lo bueno que de lo malo.

New Call-to-action

Por eso, porque somos personas optimistas y confiamos en el género humano a pesar de nuestros continuos tropiezos y traspiés, hoy te proponemos una pequeña vuelta al mundo visitando los países que destacan por defender más y mejor los derechos humanos. Una clasificación de países positiva y optimista para alimentar un poquito más los motivos para la esperanza.

paises-derechos-humanos

¿Conoces los Derechos Humanos? Descarga gratis esta guía

Cuatro de los países que menos vulneran los derechos humanos según Amnisitía Internacional

Los países son, la fin y al cabo, las personas y los gobiernos que los componen. Sobre estos últimos, poco hay que decir: quien más quien menos tiene sus claros y sus sombras.

Según organizaciones independientes como Amnistía Internacional, pocos gobiernos del mundo despuntarían en una clasificación que los ordenara según su defensa de los derechos humanos. Sin embargo, en el mapa realizado por esta organización con datos del 2013, podemos ver que Canadá, Suecia, Bolivia y Uruguay son cuatro de los países que menos violaciones de los derechos humanos reportan, cometidos por parte de sus gobiernos e instituciones públicas:

  • Canadá

    En el informe de Amnistía Internacional se recogen al menos 3 hechos que violentan los derechos humanos en 2013. Sin embargo, no constan ni violaciones a la libertad de expresión, reunión y circulación, ni denuncias por torturas ni existe la pena de muerte, 3 de los principales baremos que RTVE utiliza para elaborar su mapa. Canadá viene siendo, tradicionalmente, un país respetuoso con los derechos humanos. En su misma constitución tiene integrada la Carta Canadiense de Derechos y Libertades, un documento fundamental que rige la vida del país en todos los aspectos. Los resultados de esta protección son evidentes: bajos niveles de desigualdad, control de las instituciones por parte de la ciudadanía, responsabilidad social de las empresas regulada por la legislación… Canadá no es un país perfecto, claro, pero sí muy avanzado en cuestión de garantizar los derechos y las libertades de las personas. 

  • Suecia

    Como sucede con Canadá, el informe de Amnistía Internacional no menciona violaciones a ninguno de los derechos humanos enumerados. Sí reporta un caso grave de vulneración, referente al trato que recibe por parte de las instituciones la población gitana del país. El mismo Gobierno sueco lo reconoce en su Libro Blanco, donde hace autocrítica y expone los aspectos en los que debe mejorar, así como propone medios y estrategias para mejorar en este aspecto.  Si bien Suecia tampoco es perfecto, dispone las medidas necesarias para mejorar y, sobre todo, hace gala de una transparencia que en muchos sentidos es referencia en el mundo entero.

  • Bolivia

    En Bolivia, según la ONG pro-derechos humanos, se recogen algunos casos que atentarían contra la libertad de expresión, reunión y circulación de las personas, pero como en los ejemplos anteriores, no hay constancia de torturas ni existe la pena de muerte en el país. Amnistía Internacional reconoce al menos 3 casos de violación de los derechos humanos en Bolivia, que aun siendo uno de los índices más bajos del mundo, el mismo presidente ha reconocido públicamente como inadmisibles: un paso claro y evidente en favor de los derechos de las personas que ya querríamos ver en otros países (algunos no tan alejados de nosotros, ¿verdad?).

  • Uruguay

    Según la ONG, Uruguay sería uno de los países más limpios y donde más se respetan los derechos humanos de todo el planeta. Ni pena de muerte, ni violaciones de las libertades básicas, ni torturas… eso sí, se reportan al menos 2 casos en los que se habrían vulnerado los derechos de las personas, que el Instituto Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo, un ente público y gubernamental, también reconoció en su momento. En 2014, según Human Rights Watch, Uruguay ya se ha convertido un referente en protección de los derechos humanos en América Latina gracias a los esfuerzos realizados por el Gobierno y las organizaciones pro-derechos humanos en este sentido.

Fuente mapa: Amnistía Internacional 2013

Pero ya lo decíamos al empezar: los países los forman, sobre todo, sus ciudadanos y ciudadanas, y de ellos y ellas depende, fundamentalmente, que su país ocupe un lugar destacado en una clasificación de países defensores de la justicia, la igualdad y la solidaridad.

El índice mundial de la generosidad

Precisamente en esto, en la generosidad, se fija el estudio realizado por la fundación Charities Aid, una ONG británica dedicada especialmente a sensibilizar a personas y empresas sobre su rol social, sobre su responsabilidad con el entorno natural y social en el que se desenvuelven.

El estudio, publicado en 2013, se realizó estudiando las donaciones a proyectos solidarios que se realizan, anualmente, en 153 países distintos, fijándose también en cuestiones como las horas que se dedican a realizar tareas de voluntariado y el tiempo que cada ciudadano y ciudadana destina a ayudar a los demás.

Según el ranking de esta ONG, casi ninguno de los países más solidarios coincide con los mencionados antes, en cambio, hallamos en esta lista de Top 10 más solidarios a:

  1. Estados Unidos
  2. Canadá
  3. Myanmar
  4. Nueva Zelanda
  5. Irland
  6. Gran Bretaña
  7. Australia
  8. Países Bajos
  9. Qatar
  10. Sri Lanka

No cabe duda de que todavía hay trecho, y bastante, por recorrer en la defensa de los derechos humanos. Pero tampoco sería justo, ni realista, negar que existen otros modos de valorar el mundo, como hemos visto tanto en la clasificación de los defensores de los derechos humanos como la de sociedades solidarias.

Si la competitividad entre las personas y los países se midiera en estos términos, si todos y todas aportásemos un poquito para cambiar las reglas que nos hacen desiguales, si procurásemos ocupar un lugar mejor en estas clasificaciones, sin duda los resultados no tardarían en florecer.

* Actualización a fecha 15/06/2015: Amnisitía Internacional ha publicado su nuevo informe La situación de los derechos humanos en el mundo 2014/2015

guía gratuita derechos humanos