Tiempo de lectura: 3 minutos

La conciliación laboral es un reto que llevamos años afrontando. Todos los trabajadores en activo dividen su día a día entre su jornada laboral, sus obligaciones familiares y su tiempo de ocio. El ritmo de vida que llevamos, algunos horarios laborales, escolares y otros problemas puntuales hacen que en ocasiones esta conciliación laboral sea más complicada para algunas personas, por eso una de las demandas de los trabajadores es mejorar estos horarios para poder adaptar ambas esferas.

Los horarios laborales en España no siempre son compatibles, por ejemplo, con la hora de entrada de los niños al colegio, por lo que muchos padres tienen que encontrar soluciones que les permitan dejar a sus hijos bajo cuidado antes de incorporarse a su puesto. ¿Te identificas con alguna de estos situaciones? ¡Si es así, este post te interesa!

Conciliación laboral 2016

La conciliación familiar, características y garantías

Según las conclusiones del primer encuentro de Recursos Humanos organizado por la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval), la ciudadanía española trabaja 232 horas más al año que la media europea. A pesar de que dedicamos más tiempo a nuestro empleo, nuestro país se encuentra a la cola en cuestiones de productividad. Según este estudio, el 55% de la jornada laboral en España es improductiva. ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Y qué papel juega la conciliación en este aspecto?

En nuestro país hay una tendencia hacia las jornadas laborales largas y una pausa también larga para comer. En otros países europeos, sin embargo, las personas trabajadoras acuden a su puesto de trabajo mucho más temprano y acaban su jornada cuando la ciudadanía española se incorpora a la jornada de tarde. En definitiva, tienen mucho más tiempo libre que nosotros y nosotras y en cambio nos ganan en productividad. ¿Cómo se explica, entonces?





Descarga gratis la guía




Las largas horas de trabajo de nuestro país, divididas normalmente en una jornada partida, hacen que la plantilla no pueda compaginar la vida personal y la profesional. Esto afecta muy negativamente a muchos aspectos de la vida -incluyendo el cuidado de menores o personas dependientes- y ha provocado incluso una discriminación de género, ya que son las mujeres las que suelen quedarse a cuidar de la descendencia.

Este término (descendencia) hace referencia a un derecho de la ciudadanía y una condición para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres. Cuando se aplican políticas de este tipo se permite que las madres y los padres puedan acceder al mercado de trabajo y permanecer en su puesto sin que su situación personal sea un lastre para ello. Este es uno de los sentidos de la conciliación familiar, pero no el único, porque podemos ver sus ventajas desde la otra perspectiva, que permite que los hijos puedan ser educados por sus progenitores de forma constante y correcta.

Sin embargo, las propuestas de conciliación laboral no han cambiado mucho en los últimos años. Tanto empresas como instituciones públicas no han dado grandes pasos en este sentido, por eso queda mucho por hacer a la hora de equipararnos a nuestros vecinos de Europa. ¿Vemos un par de ejemplos?

Retos de conciliación laboral para 2016

Aprovechando la entrada de este año, proponemos dos medidas básicas a adoptar tanto por empresas como por instituciones que pueden allanar el camino hacia la conciliación en el trabajo:

  • Horarios flexibles: la mayoría de las empresas pueden cambiar su concepción de jornada laboral y trabajar por objetivos. Esto permitiría que cada empleado o empleada distribuyese sus horas de trabajo para conseguir completar sus tareas de la forma que creyese conveniente, compaginando el trabajo con su vida personal de forma más efectiva.
  • Teletrabajo: es una tendencia que se está instalando poco a poco en nuestro país, pero no al ritmo deseado. Permite realizar todas o parte de las tareas desde casa, lo que supone una ventaja para muchos miembros de la plantilla. Además, ahorra costes de desplazamiento y aumenta la productividad.

Conciliación laboral e igualdad de género

Cuando la conciliación de la vida personal y laboral no es posible, normalmente el colectivo más afectado es el de las mujeres, ya que son las que se suelen quedar en casa a cuidar de los menores o las personas dependientes. Esto genera muchos problemas, ya que tienen que reducir horas de su jornada laboral, coger bajas e incluso ver peligrar su empleo. ¡Nada justo pero demasiado real!

Las políticas de igualdad propuestas por colectivos y partidos políticos deberían incluir acciones de cara a la conciliación familiar, ya que es un aspecto que afecta a muchas personas cada año. El objetivo es equiparar las oportunidades laborales entre hombres y mujeres, sin que en los puestos de trabajo se tengan en cuenta factores como la baja por maternidad y que ambos progenitores cuenten con las mismas opciones a la hora de optar a un mismo trabajo y poder, a su vez, educar a sus hijos. ¡Podemos lograrlo!

Desde Oxfam Intermón planteamos una serie de objetivos a promover por los gobiernos hasta el año 2030, entre los que se propone lograr la igualdad de género teniendo en cuenta aspectos como estos. Si los principales partidos políticos incluyen en sus programas medidas que permitan la conciliación laboral y familiar, se contribuiría a lograr la igualdad entre hombres y mujeres en este plano.

Otras de las medidas propuestas de cara a su cumplimiento en 2030 son la reducción de los niveles de pobreza a menos de 5 millones de personas, aumentar la inversión pública en políticas de inclusión social, garantizar una educación inclusiva o la lucha contra el cambio climático. ¿Las compartes?

En el post de hoy hemos visto que la conciliación laboral es una asignatura pendiente en nuestro país, que no solo afecta a los beneficios de las empresas, sino que impide que la plantilla pueda dedicar tiempo a su vida personal o a la familia. Por eso, en este 2016 debemos estar abiertos tanto a cambios de funcionamiento en las empresas como a políticas públicas que eliminen la desigualdad entre hombres y mujeres. Solo unidos podemos lograr un cambio en el paradigma laboral y lograr una mayor satisfacción de los empleados y empleadas que se refleje en una mayor productividad y una reducción de la desigualdad entre géneros. Por eso es básica tu concienciación e implicación en la causa. ¿Contamos contigo para este reto en el nuevo año?

New Call-to-action