Tiempo de lectura: 3 minutos

malgastar-agua

¿Juegas con nosotros a este juego? Es muy sencillo, solo tienes que tachar mentalmente de la siguiente lista aquellas actividades relacionadas con el agua que llevas a cabo en tu día a día:

  • Lavarte los dientes
  • Lavarte las manos
  • Darte una ducha
  • Bañarte
  • Fregar los cacharros
  • Beber un vaso de agua
  • Fregar el suelo
  • Regar las plantas
  • Poner una lavadora
  • Cocinar verduras, legumbres, hortalizas…
  • Lavar la lechuga, las verduras, las hortalizas, la fruta… antes de su consumo

 Descarga gratis la guía Consumo responsable del agua

Día tras día, y así a lo largo del año, desde que nos levantamos hasta acostarnos, realizamos una infinidad de acciones donde el agua es la protagonista. Y en muchos de esos gestos está la clave para ser responsables y no malgastarla. Toma medidas para ahorrar agua. Puedes satisfacer igual tus necesidades y no derrochar uno de los bienes más preciados para el ser humano. ¡Apúntate al reto!

Te damos cinco consejos básicos para reducir nuestra huella ambiental. ¡Toma nota!

  1. Usa el inodoro sólo cuando lo necesites y no cómo papelera. Ahorrarás de 6 a 8 litros y evitarás la sobrecarga de las depuradoras de agua residual.

  2. Dúchate en vez de bañarte y ahorrarás 60 litros de agua.

  3. Descongela los alimentos a temperatura ambiente y no bajo el grifo de agua fría. Puedes ahorrar 15 litros de agua.

  4. La lavadora y el lavavajillas, sólo a plena carga, así consumirá 80 litros menos de agua.

  5. Intenta regar tu jardín a primera hora de la mañana o de la tarde. Con los rayos de sol, un 30% del agua de riego se evapora.

Conoce una situación real que te ayudará a comprender por qué es importante tomar medidas para ahorrar agua

Es momento de concienciarse ante la realidad que nos rodea y comprender la situación que a día de hoy está viviendo la población de otras comunidades, para comenzar por fin a ser responsables con nuestros recursos naturales. ¡Va siendo hora!

Ponte en el lugar del otro y piensa por un momento en esos hombres, mujeres y niños, y reflexiona sobre cómo sería tu día a día si vivieras en República Centroafricana en vez de vivir aquí. Allí no se pueden considerar como cotidianas algunas de las actividades que te hemos mencionado con anterioridad en este post. Es uno de los lugares del planeta donde el acceso al agua no es tan factible. ¿Qué harías en esa situación?

La guerra que padecieron en 2013 supuso un cambio radical para la vida de muchas personas de este país africano. Reflejo de ello es la ciudad de Bangui, donde ruinas de apenas dos años parecen fruto de décadas de abandono. A la falta de techo se suma el temor a la inseguridad, el miedo paralizante al conflicto entre vecinos y la incertidumbre del futuro. Son las ruinas provocadas por una guerra que arrasó las vidas de muchas familias, que mató a los hombres e hizo huir sin nada más que lo puesto a las mujeres con sus niños en brazos para lograr salvarles la vida. ¡Sí, eso ha pasado y sigue pasando en pleno siglo XXI!

República Centroafricana padece una crisis humanitaria como consecuencia de esta brutal guerra. Al sufrimiento por la pérdida de padres e hijos se une la desolación de encontrar los pozos de agua llenos de cadáveres. Al tirar los cuerpos a los pozos, contaminaban el agua y evitaban que la población desplazada o que había huido del país, pudiera regresar.

La población de República Centroafricana necesita ayuda porque lo ha perdido todo. La escasa infraestructura y servicios existentes se vieron aún más deteriorados por esta inhumana guerra. La gente se encuentra en condiciones precarias. Hay que cubrir las necesidades básicas como vivienda, garantizarles alimentación, saneamiento e higiene, para proteger su salud frente a enfermedades o la desnutrición. ¿Te preguntas cómo echar una mano?

Es necesario desarrollar un programa de agua, saneamiento e higiene para proporcionar el acceso al agua potable a la población afectada. Para devolver el alma que el enfrentamiento armado se llevó entre balazos, Oxfam Intermón trabaja en garantizar el acceso al agua limpia de su población, evitando así la desnutrición y la llegada de posibles enfermedades, desarrolla campañas de seguridad alimentaria y ofrece formación en técnicas agrícolas. La labor de Oxfam no se centra sólo en proporcionar agua a los campos de desplazados. También trabaja para potabilizar el agua y buscar nuevos puntos de construcción de pozos para construir nuevos poblados a su alrededor, dándole una especial importancia a la sensibilización y movilización comunitaria en promoción de salud e higiene.

Antes de lavarte los dientes, poner una lavadora o ducharte, piensa. Y recuerda que hay rincones del planeta en los que no existe la facilidad de abrir un grifo de agua y saciar su sed, alimentarse y asearse cuando lo deseen. Valora el agua que sale de tu grifo y enseña a los más pequeños que es preciso hacer de ella un uso responsable. Es nuestro deber y, además, cuesta bien poco, ¿no crees?

consumo-responsable-agua