Comenzamos otra semana llena de tareas y actividades que nos encantan, pero que también nos pueden llegar a agotar. ¡Nos merecemos un premio al llegar a casa! Quizás una tacita de té caliente o un aromático café de Comercio Justo. ¿Te apuntas a conocer algo más sobre estas dos bebidas? ¡Hoy, queremos contarte algo!

¿Qué tienen el té y el café de Comercio Justo, además de su sabor y olor tan característicos?

Son de origen 100% natural al proceder del cultivo ecológico. Son productos solidarios que contribuyen a construir un mundo más justo. Son productos que cambian vidas, como la de Violet en la fotografía inferior, productora de café en la comunidad de Katenga, Uganda, y que ahora puede pagar la matrícula del colegio de sus hijos y asegurarles un futuro lleno de esperanza y prosperidad gracias al cultivo del café que luego vende a través de su cooperativa a Oxfam Intermón y a otras organizaciones que también apuestan por el Comercio Justo. 

© Pablo Tosco/ Oxfam Intermón (Violet Byamigisha recogiendo granos de café arábica)

Violet Byamigisha, campesina de la comunidad de Katenga, recogiendo granos de café arábica. La Cooperativa Ankole agrupa a asociaciones de pequeñas y pequeños campesinos de la región promoviendo la producción de café para su posterior comercialización por medio del Comercio Justo. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Y no sólo en Uganda. El café Tierra Madre de Oxfam Intermón, por ejemplo, apoya a las mujeres campesinas que lo cultivan en Nicaragua. ¿Cómo? En este país, Aldea Global promueve la regularización de las tierras que las mujeres cultivan logrando que se conviertan en las propietarias de los campos que trabajan.  

Descarga gratis el ebook

El té suele cultivarse en grandes explotaciones, pero los tés de Comercio Justo de Oxfam Intermón proceden de pequeñas plantaciones familiares donde son cuidados y mimados para conseguir la mejor calidad.

  • En Sri Lanka, los productores y productoras se agrupan en torno a Sofa Biofoods, donde las decisiones se toman de forma democrática entre sus miembros.
  • En China, la Mannong Manmai Acient Tea Association ha invertido el dinero de la prima de Comercio Justo en la mejora de infraestructuras y sistemas de saneamiento de la comunidad.
  • En la India, Tea Promoters apoya activamente a la mujer con formación y defendiendo sus derechos.

Como ves, ¡una taza de café o té de Comercio Justo contiene, además, varias dosis de igualdad!

¡Por cierto! En las tiendas solidarias y la tienda online de Oxfam Intermón puedes encontrar variedades de tés como el té Chai con especias biológico, que no sólo te sorprenderá por su exclusiva selección de especias como la canela, el cardamomo, el jengibre, la pimienta o el clavo –combinadas con maestría con el té negro Ceylan–, sino por ser un producto totalmente sostenible, ya que su embalaje está realizado con cartón reciclado, los tintes empleados son de base acuosa, el celofán de origen vegetal y la bolsita de té carece de grapa. ¡Seguro que entre todos los sabores disponibles encuentras el té perfecto para ti o para regalar!

te-comercio-justo

También puedes utilizar el té para hacer deliciosas recetas, como esta macedonia de frutos secos que nos llega desde Oriente Próximo.

Anota los ingredientes y el paso a paso, y sorpréndete con su incomparable textura. ¡Ahí va!

Macedonia de frutos secos

macedonia

Ingredientes para 4 personas

  • 100 g de orejones
  • 100g de ciruelas secas
  • 100g de higos o dátiles secos
  • 50g de pasas de Corinto
  • 60g de almendras o piñones
  • 120g de té frío
  • 240ml de zumo de naranja

Modo de elaboración

  1. Pon la fruta a remojar durante 1 hora en el té mezclado con el zumo de naranja (el jugo tiene que cubrir la fruta).

  2. Para servir la macedonia, llena vasos o cuencos con la fruta remojada y luego espolvorea por encima los frutos secos. Puedes servirla fría o bien ponerla en el horno 20-30 minutos y servirla caliente.

Mmmm…, exquisita y perfecta para todo el año, se puede degustar fresquita o servirse caliente. ¡Que la disfrutes!

Y recuerda: el café y té de Comercio Justo son ideales para consumirlos dentro de una dieta variada y equilibrada. Además, son sanos y saludables porque proceden del cultivo ecológico y tienen un sabor inconfundible. ¡Hazte con ellos y saborea la vida con alimentos de Comercio Justo! Vale la pena, ¿no crees?

Guia-gratuita-mucho-mas-que-simple-cafe