Tiempo de lectura: 2 minutos

Las ciencias tecnológicas y de la información han avanzado a pasos agigantados en los últimos años. ¿Imaginas una vida sin internet, sin smartphone o sin un acceso rápido a la información?

No obstante, 4.000 millones de personas en el mundo viven sin acceso a la red, y la sombra de la desigualdad de género también acecha en este campo: hablamos de la brecha digital de género. En este artículo te contamos más acerca de este concepto y sugerimos algunas propuestas para superarla.

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre tecnología solidaria y descubre webs y apps que te ayudan... ¡y ayudan!

brecha-digital-de-genero

¿Qué es la brecha digital de género?

Cuando hablamos de brecha digital nos referimos a la desigualdad que existe entre personas, empresas o determinadas zonas geográficas en cuanto al acceso a las TIC (tecnologías de la información y la comunicación). Sin este acceso, una parte de la población carece de las llamadas “habilidades digitales”, tan necesarias en la actualidad.

Si especificamos más concretamente el concepto de “brecha digital” y nos detenemos a analizar estas diferencias comparando las oportunidades de hombres y mujeres nos topamos con la brecha digital de género. Este concepto se refiere claramente a la inferioridad que tiene la mujer con respecto al hombre en el acceso a este tipo de información, educación y al conocimiento de las TIC. ¿Te lo habías planteado alguna vez?

Según la UNESCO, factores como la zona geográfica, los recursos económicos, el sexo, la edad, la educación o la lengua son determinantes, y se convierten en aspectos que influyen directamente en la brecha digital de género.

Descarga gratis la guía "Tecnología solidaria"

Tipologías: primera, segunda y tercera brecha digital de género.

La brecha digital de género se podría dividir en tres tipologías distintas. Te las enumeramos...

Primera brecha digital de género

La primera brecha digital de género comenzó en la década de 1990, cuando las TIC empezaban a ganar terreno en la vida cotidiana y los aspectos económicos y educativos, sociales repercutían directamente en la dificultad de acceso a las TIC de las mujeres.

Segunda brecha digital de género

Desde principios de siglo y con la llegada de internet, la segunda brecha digital de género aparece como un impedimento para que las mujeres puedan recibir la formación adecuada para conseguir las habilidades digitales que requiere el día a día en la actualidad, como navegar por internet o realizar compras online. Según las estadísticas, la igualdad en el acceso a las TIC de hombres y mujeres se está alcanzando en las franjas de edad de entre 16 y 24 años, pero con la edad la brecha se hace cada vez mayor.

Tercera brecha digital de género

Muchos estudios indican que hoy estamos ante la tercera brecha digital de género, muy potenciada por los roles de género y los estereotipos de la sociedad patriarcal. Esta tipología se centra, concretamente, en las diferencias entre trabajadores y trabajadoras en los sectores de las TIC y las tecnologías: en la actualidad, solo un 13% del personal profesional de estos sectores son mujeres. ¿Te dice algo, esta cifra?

5 propuestas para superar la brecha digital de género

¿Qué se puede hacer para acabar con la brecha digital de género? Esta es la pregunta que nos hemos hecho, así que queremos lanzar una serie de propuestas que consideramos imprescindibles para que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades en cuanto al acceso y formación en las TIC:

  1. Eliminar de raíz los roles de género y los estereotipos que provocan que, desde bien pequeñas, las niñas pierdan interés en asuntos relacionados con la tecnología por ser “varoniles”.
  2. Realizar acciones concretas por parte de los gobiernos para que las TIC, internet y las nuevas tecnologías lleguen a los máximos hogares del mundo posibles.
  3. Potenciar la alfabetización digital en aquellos lugares en los que las mujeres están alejadas de las TIC.
  4. Crear una conciencia social y colaborativa, empezando por realizar donaciones de equipos, quizás obsoletos en países desarrollados pero muy necesarios en países en vías de desarrollo.
  5. Visibilizar el papel de la mujer en las TIC y en cargos públicos y altos cargos.

Como ves, la brecha digital de género está lejos de superarse sin el esfuerzo de los gobiernos en concreto y de la población en general. Si te interesa este tema, te invitamos a leer este otro post sobre desigualdad en España.

Y, como siempre, recuerda que tus pequeñas acciones cotidianas son la clave para incidir y dar un giro a esta situación, a pequeña escala pero día a día, sin tregua. ¿Contamos contigo?

tecnologia-solidaria