Tiempo de lectura: 3 minutos

Quizás en una de tus conversaciones con las personas mayores de la familia hayáis hablado de lo mucho que ha cambiado la sociedad. ¿Es así? Nuestro día a día ha mejorado y ha ganado en comodidad mediante progresos y descubrimientos, es cierto. Pero mantenemos algo en común: la desigualdad.

Si queremos que la vida de los niñas y niñas sea diferente, debemos tomar conciencia de cómo afecta la desigualdad al conjunto de la sociedad española. Y para eso te traemos hoy este post. ¡Sigue leyendo!

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre los derechos humanos y descubre  cuáles son y cuándo se vulneran.


"desigualdad"

Isabel Calvo tiene 48 años y vive en Fuenlabrada, Madrid. Lleva 14 años trabajando como auxiliar de asistencia a domicilio dentro del sistema de atención a la dependencia. Cada mañana se levanta para ir visitando sucesivamente hasta cuatro domicilios diarios en los que asea a personas enfermas o mayores, les levanta, les cocina, les hace la compra y les mantiene la casa ordenada y limpia. Isabel tiene un contrato de 30 horas semanales, pero no porque ella quiera, ya que le encantaría poder tener un contrato a tiempo completo. Lamenta que cotizar menos horas ahora suponga una pensión más baja, y es consciente de que una cosa es lo que cotiza y otra lo que trabaja, ya que, Isabel, como otros miles de mujeres empleadas como auxiliares del sistema de atención a la dependencia, hace más horas de las estipuladas en el contrato o de las pagadas en su nómina. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

14 datos sobre la desigualdad en España: no te quedes indiferente  

La desigualdad es lo contrario que la igualdad. Es desequilibrio, es injusticia, es disparidad…

La desigualdad tiene muchas caras. Hay inequidad social, de género o económica, entre otras. Lamentablemente todas son igual de negativas. Si necesitas convencerte, echa un vistazo a lo que sigue...

  1. Nuestro sistema fiscal facilita la desigualdad. Son las familias las que aportan el 83% de la recaudación fiscal.

  2. Los recortes salariales no afectan por igual. En el período 2008-2016, los sueldos más bajos se redujeron un 15%. En cambio, los más altos aumentaron un 15,18%.

  3. Menos gasto social. Entre el 2000 y 2015 se ha reducido un 22,6%. Por ejemplo, en educación, desde el 2010 la inversión pública en este sector se ha reducido en un 30%.

  4. Existe una concentración de riqueza preocupante. En 2016 había 4,7 millones de personas españolas que poseían la misma riqueza que más de 42,6 millones.

  5. Menos apoyo para luchar por la dignidad de las mujeres. La crisis económica afectó al gasto público haciendo que se destinase un 43% menos a políticas de igualdad y un 17% a prevención de violencia hacia las mujeres.

  6. Población que vive por debajo del umbral de pobreza. En 2016, más de 10,2 millones de personas españolas percibían rentas que les hacían estar en condiciones de pobreza.

    Descarga gratis la guía  ¿Conoces los Derechos Humanos?

  7. Familias y personas que no disfrutan de seguridad. En 2017 una de cada diez personas sufría pobreza energética y un 38,7% de la población española no podía hacer frente a gastos imprevistos.

  8. Disminuyen ingresos que podrían emplearse en políticas sociales. De 2007 a 2015, las arcas públicas percibieron 22.219 millones menos debido a que el impuesto de sociedades se redujo un 49,5%.

  9. Más presencia de sociedades españolas en paraísos fiscales. De 2013 a 2014 aumentó un 10% el número de filiales.

  10. Mayor precariedad en el ámbito laboral para las mujeres. Trabajan mayoritariamente en sectores y puestos peor retribuidos (trabajo del hogar, restauración u hostelería, entre otros).

  11. Pérdida de medios económicos que garanticen el bienestar social. Debido al fraude fiscal se desperdician anualmente más de 42.000 millones de euros.

  12. Las mujeres españolas tienen que trabajar más para ganar lo mismo que los hombres. Ellas ganan 0,86 € por cada 1 € que perciben ellos, es decir, que de media, anualmente las mujeres tendrían que trabajar 52 días más que los hombres.

  13. Las subcontratas fomentan la precariedad laboral. Las personas que tienen empleos que dependen de empresas subcontratadas reciben un 31% menos.

  14. Colectivos más vulnerables por el mercado laboral. El aumento del empleo a tiempo parcial de los últimos diez años ha afectado especialmente a las personas menores de 25 años. ¡Tienen este tipo de trabajos casi cuatro de cada diez!

Toda esta información procede de la web de Oxfam Intermón. Consúltala e infórmate a fondo sobre la desigualdad actual. ¿Vamos a seguir mirando hacia otro lado?

Luchar contra la desigualdad es una necesidad y un trabajo que debemos realizar entre todos los entes sociales. Porque nos afecta a todos y todas. Y nuestra familia, la escuela, las empresas, el Gobierno o los organismos internacionales pueden actuar para mitigar las disparidades que afectan a personas anónimas, grupos o comunidades. La pequeña contribución de cada persona se convierte en gigante cuando se suma. Vale la pena intentarlo, ¿no crees?

Material complementario

Guías

Virales

Artículos

cambiamos vidas que cambian vidas cadena cambio