Tiempo de lectura: 3 minutos

El chocolate a la taza Afríkao está elaborado con cacao de Comercio Justo producido por familias campesinas de África y cuenta con la certificación Fairtrade. Es un producto de alimentación ideal para el consumo de toda la familia, pues no contiene azúcar, ni gluten ni alérgenos. ¿Lo sabías?

Cualquier día es perfecto para estar un ratito más descansando y tomarnos después un rico chocolate a la taza, por ejemplo, hoy mismo. ¿Te unes a nuestro plan para hoy? ¡Seguro que sí! Porque beberse una taza de chocolate es un auténtico placer para nuestros sentidos por su sabor y su aroma tan característico.

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre el Comercio Justo y descubre este  sistema de consumo responsable y sostenible.

"chocolate-a-la-taza"

¿Cómo es el chocolate en polvo a la taza Afríkao?

El chocolate a la taza Afríkao de Comercio Justo, está elaborado con un 98% de cacao procedente de la isla de Santo Tomé y Príncipe, con una textura aterciopelada y aroma intenso. ¿Quién podrá resistirse?

Recuerda que para obtener un buen chocolate a la taza es imprescindible que el cacao utilizado sea de gran calidad. Cuanto más contenido de cacao tenga, contendrá menos azúcar y pocas harinas o espesante, y en cambio notarás un sabor más auténtico. 

Pero en este caso es mucho más que un cacao de calidad. Es un ingrediente que permite que las familias campesinas de África puedan tener una vida digna.

Chocolate, ¿sí o no? Alégrate el día porque parece que gana el sí 

Y nada de pensar que el cacao es perjudicial para nuestra salud. En Nutrición sin más hacen una recopilación de las propiedades del cacao según distintos estudios:

  • Actividad antioxidante. Los flavonoides que contiene el cacao tienen actividad antioxidante, y protegen los tejidos del estrés oxidativo.

  • Efecto sobre la función plaquetaria e inflamación. Los flavonoides tienen un efecto modulador sobre la función plaquetaria, reduciendo el riesgo de formación de trombos.

  • Efecto en la presión arterial. Tiene un efecto positivo sobre la presión arterial y la vasodilatación periférica.

¿Sabías que 1 de cada 8 personas en nuestro planeta pasa hambre?

 

¿Por qué consumir chocolate a la taza de Comercio Justo?

El chocolate a la taza de Comercio Justo también tiene propiedades beneficiosas para los hombres y mujeres que trabajan en el cultivo del cacao. Estas personas, que hacen posible que disfrutemos de la experiencia de beberlo, muchas veces no perciben realmente los beneficios de la venta del cacao que cultivan, ni lo ven reflejados en sus condiciones laborales. Las grandes empresas chocolateras a menudo se olvidan de ellos y ellas. 

Al adquirir chocolate de Comercio Justo estamos garantizando los derechos de las personas que lo cultivan. Porque al ser certificado como Comercio Justo, el chocolate tiene que cumplir una serie de criterios entre los que se incluyen el pago de un precio justo a los agricultores y agricultoras por la materia prima y el respeto a la protección de la infancia y explotación laboral.

Conoce los estándares de Fairtrade para la certificación del cacao

El mercado del cacao es complejo. Su precio a escala internacional depende de las bolsas de materias primas de Nueva York y Londres. Por lo tanto, está sujeto a fluctuaciones. Son los países industrializados los que mayormente se encargan de su procesamiento y también son ellos los que principalmente consumen el cacao y sus derivados.

Pero las personas agricultoras que lo cultivan en sus pequeñas fincas familiares y dependen de la producción de sus cosechas están en los países en desarrollo. Para acceder al mercado precisan de intermediarios, y estos se aprovechan de su desconocimiento sobre el valor del cacao.

Pero existe el sello Fairtrade, que es una garantía para el consumidor o consumidora y para las familias productoras de cacao. Veamos los principios que hacen del cacao de Comercio Justo un producto transparente y ético:

  • Organización democrática. Las familias agricultoras se agrupan en cooperativas o asociaciones que se gestionan de forma democrática por parte de sus socios y socias.

  • Precio mínimo ya fijado. Los grupos de personas productoras perciben directamente el importe (precio mínimo que les protege de las fluctuaciones del mercado) del cacao que han cultivado. Pero si en el mercado el valor de este producto es superior al precio mínimo que abona Fairtrade a las familias agricultoras, estas percibirán el importe más alto.

  • Prima Fairtrade. Aparte del precio mínimo, las organizaciones productoras reciben la llamada Prima Fairtrade. Una cuantía que irá destinada a subvencionar proyectos de mejora de la comunidad, como podría ser la construcción de escuelas o la mejora de infraestructuras de saneamiento.

  • Normas de cuidado ambiental. Se fomenta una producción de carácter sostenible, por lo que el uso de componentes agroquímicos está restringido.

  • Posibilidad de solicitar una financiación. Las familias productoras tienen la opción de pedir un préstamo previo a la cosecha.

  • Protección de derechos. En la cadena de producción del cacao no está permitido el trabajo forzoso ni el empleo ilegal de menores.

Puedes consultar el precio mínimo y la prima Fairtrade para el cacao en la web de Fairtrade.

"cacao-comercio-justo"

Cacao en polvo. Producido en Costa de Marfil. Oxfam Intermón trabaja con 113 organizaciones de Comercio Justo. El Comercio Justo es una estrategia de reducción de la pobreza, que garantiza un salario digno y acceso al mercado internacional a los pequeños grupos agricultores y artesanos. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Cómo hacer un buen chocolate a la taza

  • Calienta un litro de leche entera y añade vainilla de Madagascar natural que previamente habrás abierto por la mitad. También puedes usar otras especias como nuez moscada, cardamomo, canela, clavo, chile o ralladura de naranja. Esto queda a tu gusto.

  • Disuelve 100 g de cacao en polvo en la leche muy caliente, y remuévelo bien hasta que veas que se ha disuelto el cacao y la mezcla espese.

  • Si quieres que sea más consistente, no tienes más que sustituir 200 ml de leche por 200 ml de nata líquida.

¿Conoces cómo hacer un chocolate a la taza azteca?

Te lo explicamos, por si te animas. Es tan sencillo como cambiar la leche y la nata por agua y añadir, además, un poquito de picante como la cayena o la guindilla roja abierta. Después de colarlo, se añaden 120 g de cacao en polvo y 85 g de azúcar haciéndolo cocer a fuego lento durante unos minutos hasta que espese. ¡Ya tienes lista la delicia de los dioses!

Seguro que ahora esa taza de cacao de Comercio Justo que estás preparando te sabe mucho mejor y te reconforta aún más. Y es que los alimentos que consumimos nos pueden ayudar en nuestro bienestar y, al mismo tiempo, contribuir a mejorar las condiciones de trabajo de los agricultores y agricultoras. Nunca el chocolate había sabido tan bien. ¿Lo celebramos con otra tacita?

cultivar un futuro mejor