Tiempo de lectura: 3 minutos

En tu ciudad, en el colegio de tus hijos o hijas, en tu comunidad de vecinos y en tu entorno puede que haya gente que lo está pasando muy mal y que ni siquiera puede acceder a algo tan básico como un plato caliente de comida al día.

Por eso, es fundamental el papel de los comedores sociales y de todas las personas voluntarias que dedican una parte de su tiempo a ayudar a los demás en estos sitios.

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre trucos para llevar una vida  eco-friendly, llena de consejos para adoptar hábitos saludables y sostenibles.

"comedor-social"

La crisis reaviva el papel de los comedores sociales

La crisis económica de la que aún no nos recuperamos ha provocado que el nivel adquisitivo de muchas familias se haya reducido sustancialmente, llevándolas a situaciones extremas y dejándolas sin recursos para poder alimentarse.

De ahí que no sea de extrañar ver a familias enteras que, gracias al comedor social de su barrio o de su ciudad, pueden comer. ¿Sabes cómo funcionan estos espacios? ¿Quieres saber algunas cifras y ejemplos relacionados? Presta atención a esta lista:

  • Si hace unos años el perfil más recurrente en los comedores sociales era el del inmigrante sin recursos y o el del ‘sin techo’ excluido de la economía y de la sociedad, hoy día el más repetido es el de la persona española de mediana edad que se ha quedado sin empleo, tal como explica Antonio Abril, presidente de Emaús (asociación que mantiene 6 comedores sociales).
  • En la mayoría de los casos, los comedores sociales funcionan gracias a la ayuda desinteresada de voluntarios y voluntarias. Todos dedican su tiempo y ponen su esfuerzo en elaborar los menús, servirlos y mantener las instalaciones.
  • Un buen ejemplo de ello es el Comedor Social Apostólicasque lleva Cáritas Bizkaia, donde se sirven más de 200 comidas al día, organizadas en dos turnos. El incremento del número de comensales en este centro (un 33% respecto al año anterior) también ha promovido la implicación de más personas en el comedor: hasta 50 voluntarios colaboran a diario en la preparación de los menús.
  • Los comedores sociales no serían posibles sin la oportuna colaboración de organizaciones como Cruz Roja, Cáritas o la Federación Española de Banco de Alimentos, que en determinadas temporadas preparan campañas para recoger alimentos y repartirlos entre los comedores sociales de todo el país.

¿De dónde llegan los alimentos de nuestra mesa?

Fuente: Flickr / Editorial J

Descarga gratis la guía "Trucos para llevar una vida eco-friendly"

Uno de los ejemplos solidarios con más repercusión mediática en los últimos años es la Gran Recogida de Alimentos, que organiza el Banco de Alimentos en toda España.

De hecho, gracias a la participación de la ciudadanía, los Bancos de Alimentos lograron ayudar a más de 1.500.00 personas necesitadas en todo el país y en la edición de la Gran Recogida de 2014 se consiguieron 21 millones de kilos de alimentos, tal como se explica en la página web del Banco de Alimentos.

Los voluntarios también son una fuerza esencial en este proceso. Este año han participado más de 100.000 personas repartidas en los diferentes puntos de recogida a lo largo y ancho de España. También es importante apuntar el papel de los supermercados y las tiendas en la Gran Recogida, los cuales han colaborado hasta el momento en más de 10.000 centros.

Según datos globales, los alimentos más demandados son leche, azúcar, aceite, legumbres secas, latas de conserva (especialmente de pescado) y alimentos infantiles, por ejemplo papillas, potitos o leche en polvo. En definitiva, cualquier producto de alto valor nutritivo y no perecedero.

¿Qué puedo hacer para colaborar en un comedor social?

Aunque no siempre la veamos, esta realidad está entre nosotros; no es difícil encontrar maneras de ayudar a que los más necesitados tengan su plato de comida caliente al día.

Seguro que en tu barrio o en tu ciudad existe un comedor social. Así que si quieres formar parte de este enriquecedor proyecto, tienes distintas opciones para vincularte.

Dirígete al Ayuntamiento de tu localidad o al centro social más cercano y pedir información al respecto. Te recomendamos la página Mi aportación, donde puedes buscar on-line qué hace falta en cada comedor social y de qué forma puedes colaborar.

Otros beneficios y aportes de un comedor social

Además de proporcionar la alimentación necesaria a aquellas personas con escasos recursos o menos favorecidas por la crisis actual, el comedor social cumple otro tipo de funciones, entre ellas algunas como las que mencionamos a continuación:

  • Transporte de alimentos y provisiones a las personas que no pueden desplazarse hasta los lugares donde funcionan los comedores sociales y que, por lo tanto, tengan que recibirlo directamente en su domicilio.
  • Ayudas y subvenciones de las organizaciones a cargo de estos lugares para la adquisición de bonos y tarjetas de transporte de personas que acrediten una situación de extrema vulnerabilidad o fuentes de ingresos insuficientes.
  • Integración de personas con características similares y, en la medida de lo posible, formación de grupos o redes de apoyo entre los propios beneficiados o entre éstos y los voluntarios y particulares. En algunos de estos lugares suelen surgir grupos de incidencia o plataformas con iniciativas que buscan mejorar las condiciones de vida de personas en situación de vulnerabilidad.

 

Puedes hacerlo de varias maneras: bien formando parte de un comedor social o bien ayudando a una organización a conseguir alimentos básicos. En función de tu disponibilidad, puedes optar por una u otra (¡o ambas!). Como ves, hacen falta manos para desarrollar más proyectos de este tipo, ¿contamos con las tuyas?

trucos-para-una-vida-eco-friendly