Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Sabes qué es el Plan igualdad? Se trata de un plan con 224 medidas que pretenden eliminar la discriminación sexual de nuestra sociedad, estableciendo siete ejes de actuación que quieren avanzar hacia una igualdad real. El Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades 2014, conocido como “Plan igualdad”, fue aprobado en vísperas del Día Internacional de las Mujeres de 2014, el 8 de marzo. Hemos elaborado una síntesis de lo que significan e implican sus ejes de actuación. Si todavía crees que no te afectan, ¡sigue leyendo!

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre los derechos de las mujeres y  descubre por qué ellas son el motor del cambio social.

plan-igualdad

Los ejes del Plan igualdad

De estos siete ejes, los tres primeros son los que el Gobierno marcó como prioritarios. Veámoslos:

  • Primer eje prioritario

    Trata sobre la igualdad de empleo y lucha contra la discriminación salarial; reincorporarse al trabajo después de haber cuidado de los hijos e hijas, proteger a mujeres de entornos vulnerables… En este sentido, el Gobierno ha apoyado la creación del distintivo “Igualdad en la empresa”, con la intención de galardonar a aquellas empresas que apuesten realmente por la igualdad. ¡Nos concierne a todos y todas!

  • Segundo eje prioritario

    El segundo de los ejes prioritarios del Plan igualdad es el que abarca la conciliación familiar y la corresponsabilidad. Aunque siguen siendo las mujeres las que más dificultades tienen para poder conciliar su vida familiar y laboral, el Gobierno apuesta por fomentar las medidas que faciliten la reducción de jornada, las bajas por paternidad o la racionalización horaria. ¿Te suena familiar? 

  • Tercer eje prioritario

    Por último, este plan se centra en la lucha contra la violencia de género. En este eje se priorizará la inversión para prevenir los casos de maltrato y para sensibilizar a la sociedad ante una realidad que, por desgracia, no desaparece de nuestro día a día. Una de las medidas estrella del Plan igualdad fue la creación de una red para fomentar el acceso al trabajo de las personas víctimas de la violencia de género. ¡De nosotros depende ponerle fin!

    Se trata de la Red de Empresas por una Sociedad Libre de Violencia de Género: más de 60 entidades ya forman parte de una red que alza la voz por una sociedad libre del maltrato a las mujeres, y cualquier empresa que quiera ayudar a erradicar esta lacra social será bien recibida si quiere unirse a ella. ¡Solo faltas tú!

Descarga gratis la guía "Mujeres: Contribuyendo a un mundo mejor". 

 

Plan igualdad, ¿el camino hacia una igualdad real?

Aunque las medidas demuestran el interés por conseguir una sociedad más igualitaria para todos, la realidad evidencia que todavía queda mucho trabajo por hacer. Un año después de que se aprobara el Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades, la brecha salarial en España entre hombres y mujeres se acerca al 25%, la tasa más alta de los últimos 25 años.

Asimismo, las encuestas y estudios señalan que España sigue sin ser equitativa en lo que al reparto de las tareas domésticas se refiere: las mujeres son las que cargan, como norma general, con este trabajo, así como con el cuidado de personas ancianas y niños y niñas. Por tanto, es fundamental seguir trabajando para caminar hacia la igualdad en todos los sentidos.

Por ahora, tocará esperar a que el Plan igualdad dé sus frutos y, por supuesto, seguir trabajando para conseguir la igualdad deseada. Será la suma de pequeños gestos la que hará que consigamos grandes cambios en nuestra sociedad: educar a nuestros hijos en valores de igualdad, fomentar el respeto y la tolerancia y, sobre todo, actuar consecuentemente será la clave para conseguir un mundo más justo, donde un plan de igualdad ya no sea necesario para salvar las diferencias entre hombres y mujeres. ¡Trabajemos para que quede obsoleto! 

Educar a los niños y niñas, ¿la clave para no necesitar un plan de igualdad?

Los niños y niñas son la ciudadanía del futuro y, por tanto, es importantísimo trabajar en su educación para conseguir que los valores que fomentemos calen hondo. Y, sobre todo, es esencial transmitirlos con el ejemplo y luchar contra los estereotipos. En la educación reside el secreto de una sociedad sensibilizada, más justa y más solidaria. Nuestros pequeños y pequeñas son el futuro, y nosotros los responsables de que sea mejor que nuestro presente. 

Igualdad desde la infancia: propuestas para los más peques

  • Involúcrales en la lucha a favor de la igualdad. ¿Y si conviertes a los miembros de tu familia en ciberactivistas? Si detectas que un anuncio es discriminatorio, si observas que uno de sus juegos o libros de lectura también lo es, ponte en contacto con la empresa o compañía y comunícale este hecho. Compártelo en tus redes sociales e implica a tu entorno para cambiar esta situación.

  • Propón juegos de igualdad. Por ejemplo, podéis dibujar el cuerpo de una niña, un niño, una mamá y un papá. Y, por otro lado, dibujar vestimentas como una camiseta rosa o una bata de cirugía, instrumentos relacionados con las labores del hogar como una plancha o una lavadora, herramientas vinculadas con profesiones como un tractor o una paleta de albañilería, u objetos como pelotas de fútbol o muñecos… El juego consiste en proponer a los peques que unan cada figura con los dibujos que consideren acordes.

  • Explícales el papel de la mujer en la historia. Cuéntales la relevancia de este colectivo y su labor en el ámbito de la cultura o la ciencia.

  • Descúbreles que la igualdad también está presente en la naturaleza. Un ejemplo: las mamás pingüino emperador ponen el huevo, pero son los papás los encargados de incubarlo. ¡Inspírate con más historias en Experto Animal!

  • Di no a los juguetes sexistas. Los juguetes, juegos, muñecos, disfraces y demás cachivaches infantiles no tienen género femenino o masculino. Explícales a tus hijos e hijas que no hay juguetes para chicas y chicos, y pide al sector juguetero que no utilice publicidad sexista en anuncios y embalajes.

  • Igualdad de participación en las tareas domésticas. En este sentido, si quieres que tus hijos e hijas crezcan con una visión igualitaria de la sociedad, déjales participar activamente en todos los roles del hogar —limpieza, cocina, etcétera—: se trata de una buena forma de enseñarles que todos tenemos las mismas obligaciones y responsabilidades, especialmente cuando son más peques; además, así conseguirás que sean más autónomos e independientes. ¡Y cuando crezcan, te lo sabrán agradecer!

  • Igualdad real entre géneros, nada de machismo. En la misma línea, enséñales a detectar situaciones de discriminación: en la televisión o en Internet son mucho más frecuentes de lo que pensamos, e incluso en lugares tan cotidianos como el colegio, por ejemplo. Si les enseñas a tratar como iguales tanto a niños como a niñas, serán capaces de ver cuándo su entorno está adoptando una actitud machista.

Esta es una de las claves para conseguir la sociedad que queremos. ¿Vas a dejar pasar la oportunidad de lograrlo? ¡Trabajemos desde hoy mismo en los valores en los que creemos… y hagamos mejores y socialmente responsables a los individuos de mañana!

guia gratuita mujeres