Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Has escuchado alguna vez el término ecoinnovación? En el post de hoy nos gustaría hablarte de este nuevo concepto que está sentando las bases de una nueva forma de hacer las cosas y que quizás te interese de cara a instaurar una nueva forma de trabajar en tu empresa. ¡Veámoslo!

ecoinnovacion

¿Qué es ecoinnovación?

También llamada ‘innovación ecológica‘, consiste en el desarrollo de productos y formas de trabajar que contribuyan al desarrollo sostenible, es decir, aprovechando los recursos que nos da el planeta pero asegurándonos de que se regeneran para mantenerlos en un nivel adecuado. 

La ecoinnovación trabaja constantemente en nuevas ideas relacionadas con las nuevas tecnologías para poder aplicarlas al desarrollo sostenible y conseguir así aprovechar todos los recursos que tenemos a nuestra disposición sin dañar el medio ambiente.

¿Cómo surge este término?

Se trata de una idea bastante nueva que todavía está calando en varios sectores. Una de las primeras referencias al concepto lo tenemos en el libro de Claud Fussler y Peter James, los cuales hablan de este fenómeno en clave de avance social.

Uno de sus autores, Peter James, define ecoinnovación como “productos y procesos que dan valor al cliente y a la empresa y que disminuyen de forma eficaz el impacto al medio ambiente”. ¿Se te ocurren ya maneras de empezar a aplicarlo?

¿Quieres ser pionero del Comercio Justo?

¿En qué consiste exactamente la ecoinnovación?

Es mucho más que lanzar un nuevo producto o servicio teniendo en cuenta el uso eficiente de los recursos y minimizando el impacto sobre el planeta. Para poder hablar de ecoinnovación tenemos que tener en cuenta aspectos como la estrategia, el diseño de procesos y la relación con los proveedores y clientes.

Así, muchas empresas ven la ecoinnovación como una forma de diferenciarse de otras empresas, pero también de reducir costes, evitando el malgasto de energía durante todo el proceso o la utilización de determinadas materias primas. De esta manera, usando un menor número de materiales, por ejemplo, en el embalaje, genera un margen de beneficio mayor que permite ahorrar costes e incluso bajar los precios. Esto, unido a una estrategia de branding que ponga en valor la importancia del medio ambiente para la compañía, podría ser una estrategia empresarial a largo plazo. ¡Piénsalo!

La Unión Europea y la ecoinnovación

Pero este término no solo es una nueva tendencia para empresas de todo el mundo, sino que ha generado una nueva legislación que ya reclaman desde algunos organismos supranacionales.

En 2004 se crea el Plan de Actuación en favor de las Tecnologías Ambientales (ETAP), cuyo objetivo era aumentar el uso de las tecnologías ambientales en las empresas de los estados miembros. Fue entonces cuando en Europa se empezaron a ver ecoindustrias que utilizan recursos para favorecer un mundo más sostenible.

¿Quieres algunas cifras?

Según datos de la Comisión Europea (CE), este sector representa actualmente un volumen de negocio de más de 227.000 millones de euros, alrededor del 2,2% del PIB de la Unión Europea (UE), y supera incluso al sector aeroespacial o farmacéutico, dando trabajo directamente a unos 3,4 millones de personas.

Pero no solo se puede contribuir a la salud del planeta desde el proceso de producción, sino también con prácticas puestas en marcha por los trabajadores que ayuden a reducir residuos, como el reciclaje o la reutilización.

Desde Oxfam Intermón apostamos por el consumo responsable desde todos los ámbitos, incluyendo el consumo de energía. Por eso hemos creado una guía que quizás te sirva de ayuda para promover estas prácticas en tu hogar o empresa. ¿Por qué no le echas un vistazo y pones la primera piedra para iniciar el cambio? ¡Tienes a tu alcance un universo de posibilidades! ¡Explóralo desde hoy!

descarga guía gratuita consumo responsable