¿Has pensado dedicar una parte de tu terraza o balcón a cultivar tus propias verduras y hortalizas? ¡Estás de suerte! En este post queremos contarte los secretos para que puedas hacerlo, aunque debemos decirte que no existe un único tipo de huerto urbano. ¿La razón? Porque no todas las casas o lugares de residencia en la ciudad tienen las mismas características en cuanto a espacio, terreno, iluminación o riego, entre otras.

New Call-to-action

huerto urbano casero

Así pues, cada huerto es único, y quienes lo construyen se encargan de adaptarlo de la mejor forma posible. Los más conocidos son los horizontales, aquellos que siembran los productos en jardines o terrenos propicios para el crecimiento de las semillas y que vienen a ser una versión reducida del campo.

Sin embargo, en los casos en que es imposible disponer de un terreno en condiciones, existe la posibilidad de construir un huerto vertical, es decir, apoyado sobre un muro o pared donde se distribuyen las distintas macetas.

Sea cual sea el tipo del huerto que construyas, recuerda que el objetivo es recuperar el vínculo con la naturaleza, fomentar el autoabastecimiento de alimentos e inculcar valores como la conciencia ecológica, la responsabilidad y, claro está, modificar nuestros hábitos hasta avanzar hacia un modelo de consumo responsable que se desligue de la sociedad consumista. ¡A continuación te damos algunas ideas para empezar!

Descarga gratis la guía

Elementos indispensables para construir un huerto urbano casero

Antes de ponerte manos a la obra debes tener en cuenta algunos elementos esenciales para construir un huerto urbano casero. Toma nota:

  • Iluminación

    La calidad de la luz es un elemento fundamental para cualquier huerto urbano. Puedes construirlo donde quieras, pero siempre y cuando las semillas estén expuestas a la luz del sol. Además, ten en cuenta que en cada época del año la duración e intensidad de la luz varía.

  • Recipientes y sustratos

    Si no cuentas con el terreno adecuado, tienes la opción de usar macetas o cualquier otro recipiente de plástico o de cualquier otro material resistente. Si son de materiales reciclados, mucho mejor. Ahora bien, en cuanto a los sustratos, se recomienda que sean ligeros, con porosidad adecuada y que retengan nutrientes.

  • Sistema de riego

    Lo más habitual de un huerto urbano es que seas tú quien realice el riego de forma manual, teniendo en cuenta, eso sí, la época del año y las características del producto. Sin embargo, si tienes los elementos, puedes añadir sistemas de riego por goteo o de riego automático.

Construir un huerto urbano: ¿qué pasos debes seguir?

Cuando ya tengas claro lo que vas a necesitar para mantener tu huerto urbano casero, ¡llegó la hora de ponernos manos a la obra! Estos son los pasos que debes seguir, ampliados en la guía Cómo hacer un huerto urbano: Aprende a crear tu propio rincón verde paso a paso y disfruta de todos sus beneficios:

  • Prepara el terreno o los recipientes. El terreno debe ser apropiado para la siembra de semillas. Lo más conveniente para los huertos de este tipo es la tierra de cualquier campo labrado.
  • Coloca el sustrato. Cuando la tierra tiene arena o arcilla, te recomendamos que le agregues sustrato como el que encontramos en las floristerías o en las tiendas especializadas. Otra opción es el compost obtenido con el reciclaje de materia orgánica, que aporta los nutrientes necesarios para obtener semillas sanas, fuertes y vigorosas.
  • Planta las semillas (mejor de temporada). El siguiente paso consiste en la siembra de esas semillas. Puedes combinar distintos tipos de ellas: verduras, hortalizas o hierbas aromáticas, entre otras. Lo más importante es que reciban la luz del sol y que tengan espacio necesario para crecer.
  • Establece una rutina de riego. Recuerda: cada planta requiere una rutina de riego específica. Sin embargo, lo más habitual es que se realice una vez al día, especialmente en las horas de la tarde para evitar la evaporación.

"huerto-ecologico"

Consejos para adquirir las semillas para tu huerto urbano

Ahora que has dado este importante paso hacia el autoconsumo, no dejes ningún elemento al azar. Sigue las siguientes recomendaciones que nos ofrecen en el Manual Una huerta para Todos, 3.ª edición, de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación-FAO:

  • Selecciona aquellas que vengan en envases cerrados y dispongan de su correspondiente etiqueta.

  • En esta etiqueta debe constar: la especie, la variedad, el año de producción (la simiente no debe tener más de un año), su poder germinativo (% de germinación), la fecha del estudio de germinación y la marca o compañía.

  • Si desconfías de su calidad, puedes comprobar la germinación siguiendo este sencillo procedimiento:

Materiales para realizar una prueba de germinación

  • 50 semillas

  • Algodón

  • Papel secante u hojas de periódico

Pasos a ejecutar

  1. Coloca en un plato una capa de algodón bien presionado y, sobre él, papel. Humedece y retira el exceso de agua.

  2. Sitúa de forma ordenada las simientes sobre el papel humedecido. Empapa todos los días y conserva el plato en un emplazamiento tibio dentro del hogar.

  3. Transcurridos unos 6-7 días, es el momento de contar el número de semillas que están brotando.

¿Cuál es la conclusión de la prueba?

  • Si están naciendo 40 o más simientes de las 50 que empleamos inicialmente, nos indica que disponen de un favorable poder germinativo (superior al 80%).

  • Si, por el contrario, han nacido menos de la mitad y observamos que las plántulas están brotando endebles y desarrollándose de forma desigual, esto nos señala que las semillas no deben utilizarse, pues son defectuosas.

Con este método asequible podemos asegurarnos de que nuestras verduras y hortalizas brotarán en el momento idóneo cuando dispongan de las circunstancias oportunas de humedad y temperatura, y crecerán vigorosas y sanas, permitiéndonos disfrutar de toda su frescura y sabor. ¿Qué te parece? ¿Lo pondrás en práctica?

Una vez empieces, irás viendo qué es lo que más conviene a tus cultivos y lo que menos. ¡No hay nada mejor que la experiencia para ir perfeccionando el arte de tener un huerto urbano! ¿Tienes dudas? ¿Quieres contarnos tu experiencia? ¡Esperamos tus comentarios!

cómo hacer un huerto urbano