Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Eres de aquellas personas que, cuando va al supermercado, piden una bolsa de plástico? ¿Compras la verdura y la fruta envasada? ¿Cuál de tus cubos de basura es el más grande: el amarillo de los envases o el de plásticos?

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre trucos para llevar una vida  eco-friendly, llena de consejos para adoptar hábitos saludables y sostenibles.

Como puedes ver, sin darnos cuenta, cada día generamos en nuestros hogares toneladas de basura no biodegradable. Y gran parte de ella acaba en los océanos (se calcula que alrededor de ocho millones al año), pero también en nuestras calles, en el campo, en los ríos, etc. A estas alturas, ¿quién no ha visto las imágenes de la marea de plásticos que ahoga el mar y sigue creciendo?

En definitiva, es urgente tomar medidas para que la basura del océano no siga aumentando y matando a los peces. Tú también puedes aportar tu granito de arena al hacer la compra reduciendo los envases de plástico para alimentación. ¿Quieres saber cómo? ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

El exceso de envases de plástico para alimentación

La sociedad actual está estructurada de forma muy distinta a cómo lo estaba unas pocas décadas atrás. Entonces, hacíamos la compra en mercados y la cesta estaba llena de productos frescos comprados a granel.

Pero hace un tiempo que se habla de una nueva persona consumidora, el single. Y es que un gran número de hogares está compuesto por un solo miembro. Para atraer a este perfil, los supermercados se han adaptado y venden sus productos en envases más pequeños o por unidades en vez de por kilos. Esto genera una enorme cantidad de envases absolutamente innecesarios: hortalizas envasadas por unidades, una mandarina pelada y desgajada, paquetes de arroz o legumbres de ¼ de kilo…

Tampoco es nuevo el peligro que supone para el medio ambiente toda esta cantidad de envases de plástico para la alimentación. Las personas consumidoras empiezan a hacerse eco de ello y a los supermercados no les queda otra opción que escucharles. De hecho, ya existen supermercados que tienen como seña de identidad no vender productos envasados en plástico (bolsas, bandejas de poliexpan, etc.).

Por ejemplo, en Berlín, el supermercado Original Unverpackt se anuncia “libre de plásticos; la tienda Biocoop 21 de París vende sus productos a granel (y son biológicos); o la cadena de supermercados Ekoplaza de Holanda tiene un establecimiento libre de plásticos en Amsterdam.

Descarga gratis la guía "Trucos para llevar una vida eco-friendly"

¿Qué puedes hacer tú para reducir el tamaño de tu cubo amarillo?

En España ya tenemos un supermercado libre de plásticos en Barcelona, Yes Future. Además, tenemos varias opciones para reducir nuestro consumo de plásticos en la cesta de la compra. Si eres un consumidor o consumidora responsable, te interesará conocer algunas de ellas, aunque ¡hay muchas más!

  • Tiendas a granel. Existen tiendas que venden sus productos a granel en muchas de nuestras ciudades, ¡busca la más cercana a tu domicilio! No solo evitas los envases de plástico para alimentación, sino que además puedes comprar la cantidad justa que necesites.
  • Productos kilómetro 0. Compra directamente a quien produce (personas agricultoras, ganaderas, artesanas…). Encontrarás estos productos en grupos de consumo, pequeñas ecotiendas o tiendas solidarias. Otra de las ventajas de esta opción de consumo son que obtienes productos más frescos, de temporada, y sin el sobrecoste de los intermediarios y del transporte.
  • Elige el vidrio. En tu compra en el supermercado, elige antes los productos en envases de cristal que los envasados en plástico. Por ejemplo, es preferible comprar un frasco de acelgas cocidas antes que una bolsa de acelgas congeladas. El vidrio es más fácil de reciclar.
  • Bolsa de tela. No olvides llevar tu bolsa de tela cuando vayas a hacer la compra. Puedes comprarla o customizarla tú. ¿Por qué no?
  • Botella de agua. Cuando salgas de casa, lleva una botella de cristal con agua. Evitarás tener que comprar una de plástico cada vez que tengas sed, beberás en botella de cristal (que es más sano) ¡y ahorrarás dinero!
  • Dale una segunda vida al plástico. Reutiliza las bolsas y envases de plástico para alimentación en tu casa o en el jardín. Las botellas se pueden reutilizar como macetas para pequeñas plantas o como bote de lápices que puedes personalizar.

El movimiento #DesnudaLaFruta

Este movimiento tiene como misión llamar la atención y denunciar el abuso de envases de plástico para alimentación. La acción que más seguidores está obteniendo es la de dejar los envases de la fruta y verdura que compramos en el carro del supermercado y subir una foto a las redes sociales utilizando el hasthtag #DesnudaLaFruta. ¿Te apuntas al reto?

Ya has podido ver que, en realidad, es muy fácil adoptar una actitud respetuosa con los recursos que nos ofrece nuestro planeta. Solo se trata de tomar conciencia de nuestro papel e intentar reducir nuestra huella lo máximo posible, como, por ejemplo, minimizando el uso de plásticos y apostando por aquellos que sean fáciles de reciclar o incluso reutilizables. ¡Tu pequeña acción cotidiana, sumada a la de todos y todas, tiene un poder incalculable!

 

trucos-para-una-vida-eco-friendly hbspt.cta.load(426027, ‘3926afaf-089f-487e-a70c-9fb1abaf40a5’, {});