Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Te apetece degustar algo nuevo en tu menú de hoy? ¿Qué te parecen unas ricas recetas con semillas de lino? Mmm… seguro que son saludables y sabrosas. ¿Nos metemos en la cocina y las elaboramos en familia?

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre alimentación saludable y empieza a  practicar una dieta sana y equilibrada.

Razones para añadir semillas de lino a tus recetas

"semillas-de-lino"

Si formas parte de ese conjunto de personas a quienes les cuesta probar nuevos ingredientes, puede que conocer sus propiedades sea el aliciente que necesites para sorprender a tu paladar con nuevos sabores. ¡Y para eso estamos aquí!

Empezaremos con VidaNaturalia, que nos detalla las propiedades nutricionales de las semillas de lino:

  • Contienen vitamina C, vitamina E y vitaminas del grupo B.

  • Reportan calcio, fósforo, magnesio y potasio.

  • Son ricas en ácidos grasos esenciales, fundamentalmente de la familia Omega 3.

  • Contienen abundante fibra.

  • Tienen un elevado contenido proteínico.

  • Son ricas en compuestos fenólicos.

  • No contienen gluten.

  • Son bajas en hidratos de carbono simples.

¿Quieres probarlas? Te ofrecemos unas recetas con semillas de lino tan sencillas y asequibles que no podrás resistirte a ellas. ¿Puedes olerlas desde aquí?

Descarga gratis la guía "Alimentación Saludable"

Albóndigas veganas

"recetas-con-semillas-de-lino"

© Salud Vegana

Esta apetecible receta de Salud Vegana con semillas de lino gustará por igual a grandes y a peques. ¡Toma nota!

Ingredientes

  • 1 taza de lentejas cocidas

  • 2 dientes de ajo

  • ¾ de cebolla grande

  • 1 taza de zanahoria rallada

  • ½ taza de calabacín rallado

  • ½ taza de avena

  • 3 cucharadas de semilla de lino

  • ½ taza de pan rallado

  • 1 cucharadita de pimentón picante

  • 1 cucharadita de orégano

  • Sal y pimienta al gusto

Modo de elaboración

  1. Corta la cebolla y el ajo a trocitos, y ralla la zanahoria y el calabacín.

  2. Rehoga hasta que la cebolla esté transparente.

  3. Haz harina de la avena integral y las semillas de lino en la batidora.

  4. Mezcla todos los ingredientes en un bol. Amasa bien con las manos hasta que quede pastoso.

  5. Haz las albóndigas y sitúalas encima de la bandeja de horno (en papel de horno).

  6. Cocina a 180 ºC, durante 45 o 50 minutos, dando la vuelta cada 15 minutos.

  7. Coloca en un recipiente de barro con salsa de tomate casera y revuelve para que las albóndigas queden cubiertas de tomate.

  8. Hornea 5 minutos.

  9. ¡Y emplata!

Ricas, ¿verdad? ¡Seguro que quieres repetir! Si lo que buscas ahora son recetas para tus desayunos, meriendas o bocados en el trabajo, puedes elaborar esta gustosa receta de galletas de lino de Deleve Cook que, además, son laxantes naturales. ¡No te pierdas el vídeo y disfruta de dulces sanos en tus postres!

Recupera las viejas y sanas costumbres y… ¡plántale cara a la comida precocinada!

¿Tienes poco tiempo para cocinar? ¿Hace tiempo que se te acabaron las ideas para preparar tus menús? Si cada vez te cuesta más volver a adquirir hábitos saludables en tu alimentación, a continuación te damos argumentos para volver a ser fan de la dieta mediterránea. ¡Saboréalos!

  • Puedes comer sano los 365 días del año. En la guía gratuita Comida Saludable de Oxfam Intermón encontrarás 12 recetas, nada aburridas, para alimentarte de forma equilibrada.

  • Conoces la procedencia de los ingredientes. Con iniciativas como ¡La Colmena que dice Sí!, puedes comprar tus productos directamente al agricultor o agricultora. Pero también puedes animarte a cultivar tus propias verduras y hortalizas en un huerto urbano casero y emplear ingredientes que hayas cultivado tú. 

  • Controlas las cantidades de producto. En muchas ocasiones compramos por impulso, y luego ese alimento termina en un armario de la cocina o al fondo del frigorífico, se estropea y lo tiramos a la basura. ¡Si solo cocinas las raciones necesarias, podrás evitar el desperdicio alimentario!

  • Puedes elegir qué ingredientes empleas. Y esta elección es más importante de lo que piensas. Con ingredientes de Comercio Justo contribuyes a que las pequeñas familias campesinas mantengan sus medios de vida y perciban un ingreso justo por sus cosechas, o evitas la invisibilidad del trabajo de la mujer agricultora.

  • Regalas a tus peques momentos para recordar. Cocinando en familia pasaréis unos inolvidables ratos entre charlas, risas, pruebas y degustaciones.

Está en tus manos practicar una alimentación sana o una alimentación sana y, además, respetuosa. Aquella que es saludable para ti y beneficiosa para nuestro entorno natural y social. No olvides tu poder como consumidor o consumidora. ¡Piensa antes de comprar y, cuando lo hagas, que sea de forma responsable!

cambiamos vidas que cambian vidas cadena cambio