Que no te asuste nuestro titular de hoy. No vamos a hablar de cifras ni a avasallarte con datos, sino que nos proponemos contarte cómo la igualdad o las prácticas democráticas también pueden ser el eje de una entidad.

Adentrémonos, sin más dilación, en el universo de la economía social. ¿Nos acompañas?

© Pablo Tosco/ Oxfam Intermón Celina Villalba en la feria de venta de productos agrícolas. Vive en la comunidad de Tapecaaguy, cerca de San Pedro

© Pablo Tosco. Oxfam Intermón / Celina Villalba en la feria de venta de productos agrícolas. Vive en la comunidad de Tapecaaguy, cerca de San Pedro.

¿Qué es la economía social?

Se trata de la parte de la economía que se guía por los siguientes fundamentos:

  • anteponer a las personas frente al beneficio económico
  • garantizar una participación democrática en la toma de decisiones
  • fomentar la responsabilidad social, el desarrollo a escala local o el respeto medioambiental 
  • poner en práctica valores como la equidad o la solidaridad mutua.

¡Todo esto, en solo dos palabras!

Las cooperativas forman parte de lo que se conoce como ‘economía social’ y son un claro ejemplo que demuestra que las compañías pueden ser socialmente responsables. Descubrámoslo a continuación.

 Descarga gratis la guía Consumo Responsable

 

© Pablo Tosco/ Oxfam Intermón Silvestre Santacruz, tiene 56 años y vive con su mujer y un nieto en la comunidad de Itapirú, en Arroyos y Esteros. Es socio de la cooperativa desde hace 10 años

© Pablo Tosco. Oxfam Intermón / Silvestre Santacruz tiene 56 años y vive con su mujer y un nieto en la comunidad de Itapirú, en Arroyos y Esteros. Es socio de la cooperativa desde hace 10 años.

La economía social a través de la cooperativa Manduvirá

Situada en la región agrícola de Arroyos y Esteros, a unos 70 km de Asunción, en Paraguay, Manduvirá es una cooperativa de azúcar orgánico de comercio justo que cuenta con su propia fábrica de procesado.

¿Sabías que gracias a ella los pequeños productores han podido liberarse del monopolio de la empresa local, que ejercía unas prácticas abusivas sobre ellos, y la vida de 2000 familias se ha transformado mediante una mejor alimentación, hogares en condiciones más dignas o acceso a la educación?

Sus 1700 miembros, de los cuales un 44 % son mujeres, son propietarios de pequeñas fincas de unas 5 hectáreas que han sabido combinar los valores del cooperativismo y el comercio justo, logrando poder decidir sobre sus situaciones laborales y que muchas familias incrementen su calidad de vida.

Surgida en 1975 como una cooperativa de crédito que quería acabar con la problemática rural mediante microcréditos y un sistema de ayuda mutua, se ha convertido en un referente. ¡Pero hay más!

Los productores y productoras reciben formación así como apoyo en el cultivo y mejora de los terrenos, perciben un precio honesto por su azúcar y disponen de una huerta donde pueden cultivar sus propios alimentos, protegiendo así su seguridad alimentaria básica.

© Pablo Tosco/ Oxfam Intermón Petrona Bernal tiene 47 años y es viuda. Su marido fue uno de los socios fundadores de la cooperativa Manduvirá, a la que ella se asoció hace 15 años

© Pablo Tosco. Oxfam Intermón / Petrona Bernal tiene 47 años y es viuda. Su marido fue uno de los socios fundadores de la cooperativa Manduvirá, a la que ella se asoció hace 15 años.

Fomento de la igualdad de género y acceso a la educación

Petrona Bernal Roja, antigua maestra 47 años y madre de 3 hijos, es socia de Manduvirá desde hace 15 años.

Su marido, ya fallecido, fue uno de los fundadores de la cooperativa, y su padre y su madre ya se dedicaban al cultivo de la caña de azúcar cuando Petrona era aún una niña. Con todo ello, tiene algo más que contarte…

Petrona nos habla del cambio vital que ha supuesto la cooperativa, pues antes muchas familias no podían dar estudios a sus hijos e hijas y ahora hay un mayor acceso a la educación, y también cómo desde Manduvirá colaboran aportando material escolar o zapatos.

Además, destaca que gracias a la asociación y los ingresos del comercio justo pueden ir a la universidad y formarse en ingeniería agrónoma, y regresar luego al hogar para ejercer su actividad dentro de la producción familiar. ¿No te parece increíble?

Las mujeres son minoría en la cooperativa pero su participación es igual de importante.

Petrona explica que los pequeños productores y productoras se reúnen en asambleas y se tratan todos los asuntos incluyendo aquellos que no gustan o los aspectos que hay que mejorar. También se delibera y se toman decisiones en común, resaltando que en esas asambleas los socios y las socias siempre son iguales y ellas no reciben discriminación por razón de género.

Desde este blog no nos cansaremos de demostrarte que otra forma de gestión es posible. Pero es gracias a ti y a tus compras de comercio justo que la economía social podrá seguir ofreciendo el acceso a una vida digna a hombres y mujeres de todos los continentes. ¿Contribuirás a que perdure?

descarga guía gratuita consumo responsable