¿Y si te dieran 15 litros de agua y te dijeran que debe durar para todo el día? Para asearte, para beber, para cocinar… ¡para todo!

En muchas partes del mundo, vivir con escasez de agua es una realidad más que cotidiana: entornos áridos castigados por las consecuencias del climático, falta de infraestructuras, escasos puntos de acceso al agua que están, además, muy lejos, migraciones forzosas que obligan a las personas a vivir en entornos sin los recursos hídricos básicos, etc. Estas son las condiciones que deben hacer frente muchas personas en diversas partes del planeta. Aunque esta realidad nos parezca lejana, es una responsabilidad de todos hacer un uso responsable de un recurso que utilizamos y necesitamos todos. ¿Te sumas a esta iniciativa?

uso-responsable-agua

En el post de hoy te ofrecemos algunos consejos muy sencillos para consumir el agua con responsabilidad:

Si tienes una empresa, puedes comenzar a aprovechar de forma eficiente el agua de lluvia instalando uno de los sistemas de recogida de agua pluvial que existen en el mercado. Este tipo de agua no es potable, pero podrás reutilizarla sin problemas para limpiar, en los sanitarios, o lavar los vehículos de tu empresa.

Revisa periódicamente tus instalaciones en búsqueda de posibles fugas, y repáralas cuanto antes. Además de un ahorro de agua esto te supondrá un ahorro económico. Los inodoros más modernos disponen de un sistema de ahorro de agua en cada descarga, así que opta por ellos si estás pensando en actualizar tu establecimiento. Si no es así, puedes introducir una botella de agua dentro de la cisterna, y así reducirás el consumo de agua en cada uso. Cuidarás el medioambiente… ¡y estarás ahorrando en tu factura!

 Descarga gratis la guía Consumo Responsable

En los hogares también se produce un elevado consumo de agua. Con pequeños gestos podemos reducir nuestro impacto. Prueba a cerrar el grifo cuando laves los platos y no abuses del detergente, además de limpiar bien los restos de comida. Nada de afeitarse, lavarse las manos o los dientes con el grifo abierto.

Si dispones de terraza o jardín, no uses la manguera como escoba. Y olvídate de dejar los grifos abiertos en caso de que se haya cortado el suministro por cualquier motivo, con la excusa de saber, así, si vuelves a disponer de agua. ¡Todo cuenta!

Los más responsables con el agua son los que menos tienen

En 2013 la violencia estalló en República Centroafricana. La coalición rebelde Seleka llevó a cabo un golpe de estado en la capital, Banghi. En respuesta a los ataques de la milicia Seleka, se formaron milicias anti Balaka. Desde entonces la violencia formó parte del día a día de la población.

Nos lo explica Muriel, una de las mujeres que tuvo que huir de su casa: “Nunca pensé que llegaríamos a estar a este nivel, pero llegó por sorpresa. Y dijimos: ahí está. A menudo habíamos visto en la televisión como la gente de Ruanda huía de la guerra. La lluvia, la gente que se moría, la gente que tenía que saltar por encima de los muertos para huir… Y decíamos: ‘ah, así es como la gente vive en otros países’. Decíamos: ‘eso no nos pasará a nosotros’. Pero llegó por sorpresa: nos ha pasado. Es la vida”.

“Sé que voy a volver a tener una vida nueva y estará llena de felicidad”, dice con esperanza Muriel. Y personas como tú pueden hacerlo posible. República Centroafricana es uno de los países más pobres de su región. Te presentamos su realidad en cifras:

  • De sus 4,6 millones de habitantes, el 2,7 necesita asistencia
  • Hay más de 400.000 desplazados internos
  • 464.000 personas han huido en busca de refugio en países vecinos como el Chad
  • El conflicto armado ha provocado una subida de precios de los alimentos
  • Muchas familias están obligadas a comer una vez el día porque hay escasez de comida
  • Debido a la violencia, los agricultores han tenido que dejar sus tierras y cultivos, y las cosechas son insuficientes para dar de comer a la población

Oxfam Intermón está desarrollando un programa de agua, saneamiento e higiene para proporcionar acceso al agua potable a la población afectada, a través de la rehabilitación de puntos de abastecimiento y suministrando agua mediante camiones cisterna en aquellas zonas donde la gente se ha refugiado. Además, se han construido letrinas y duchas, y se ha proporcionado material para la higiene como cubos de basura o jabón. A esto se suman las iniciativas de concienciación sobre temas sanitarios y enfermedades en la población. ¡Pero sigue habiendo mucho por hacer!

Por eso es vital cubrir las necesidades básicas de la población, como el acceso al agua potable o la distribución de alimentos. Con la ayuda de todos, es posible que las personas afectadas por la guerra y los más vulnerables en este tipo de conflictos, como son los niños y niñas, puedan mejorar de forma urgente su situación. Tu colaboración es clave. ¿Te decides? ¡Millones de personas esperan tu gesto!

descarga guía gratuita consumo responsable