Una fantasía, un cuento mágico, una ilusión o una utopía… Así podrían definir qué es un trabajo digno muchas personas del planeta. Hoy vamos a reflexionar y a tomar conciencia de una gran injusticia de nuestra sociedad, la desigualdad laboral. Si todavía no estás al tanto de ella, ¡este post te interesa!

New Call-to-action
"trabajo-digno"

Artesanas cosiendo pañuelos en un taller de un grupo productor que pertenece a la organización de Comercio Justo Sasha. India es el principal proveedor de artículos para nuestras tiendas de Comercio Justo: apoyando sus productores contribuimos a que muchas familias tengan un trabajo digno © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

¿Qué es un trabajo digno?

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), un trabajo decente es aquel que:

  • Genera un ingreso justo.

  • Ofrece seguridad al trabajador o trabajadora en el lugar de trabajo.

  •  Asegura protección social a las familias.

  • Posibilita que las personas puedan expresar libremente sus opiniones.

  • Garantiza la igualdad de trato para hombres y mujeres, así como igualdad de oportunidades para ambos géneros.

De este modo, la existencia de un trabajo decente está supeditada a la coexistencia de condiciones de equidad, libertad, seguridad y dignidad humana para la persona. 

Para la OIT es necesario fomentar empleos que ofrezcan protección social y respeten los derechos si queremos acabar con la pobreza y lograr un crecimiento económico que sea sostenible y, a la vez, inclusivo.

¿Conoces los Derechos Humanos? Descarga gratis esta guía

Un trabajo decente debe ser un trabajo de calidad, porque tener un puesto de trabajo no asegura que este sea digno. Las cifras hablan por sí solas:

  • Las Naciones Unidas indican que casi la mitad de la población del planeta vive diariamente con el equivalente a unos 2 dólares americanos, y que disponer de un empleo no implica no vivir en la pobreza.

  • La OIT señala que, a nivel mundial, más de la mitad de los trabajadores y trabajadoras no disponen de contrato laboral.

  • Según la OIT, la Walk Free Fundation y la Organización Mundial para las Migraciones (OIM), en el mundo hay 25 millones de personas víctimas de trabajo forzoso.

Oxfam Intermón y Comercio Justo: una unión para luchar por el trabajo digno

Oxfam Intermón trabaja para que todo ciudadano y ciudadana del mundo pueda tener un empleo digno, y a través del Comercio Justo está haciéndolo posible. Hoy queremos mostrarte un poco más acerca de esta labor. ¿Seguimos?

El padre Shay Cullen, designado en dos ocasiones al premio Nobel de la Paz, es la cabeza visible de la fundación Preda, una institución que está consiguiendo poner freno a la prostitución en Filipinas a través del Comercio Justo y los trabajos dignos que genera.

"empleo-justo"

Shay Cullen es el fundador de PREDA (Prevent And Rehabilitate Drug Abusers Foundation), organización de Filipinas que lucha contra la prostitución y el tráfico de mujeres y menores con la creación de centros y talleres de artesanía, y la elaboración de productos alimenticios de Comercio Justo que se comercializan en el país y alrededor del mundo, gracias a organizaciones como Oxfam Intermón © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

La fundación Preda se creó en 1974 y, gracias a ella y al Comercio Justo, hoy es posible que miles de menores filipinos puedan escapar de las garras de la explotación sexual.

Mediante la elaboración de artesanías y su venta a través de este canal de comercio solidario, la fundación les ofrece un medio de vida que les permite la reinserción y la toma del control de sus vidas.

El padre Shay Cullen lleva enfrentándose a la lacra de la pederastia en Filipinas desde que llegó a Olopango en 1969. Se sorprendió ante el número elevado de prostíbulos que había, y no tardó en iniciar una campaña para acabar con ellos.

Las mafias han convertido el sudeste asiático en un reclamo para el turismo sexual, y explotan impunemente a los niños y niñas. Desde la fundación están batallando para conseguir que sean encarcelados y acabar, así, con la explotación de menores. ¡Pero hay más!

La fundación también libera a niños y niñas de la cárcel, ya que los servicios sociales no disponen de medios: ayuda a menores filipinos-estadounidenses desamparados, orienta a los pueblos indígenas para recuperar sus tierras, y asesora a cooperativas que trabajan bajo el amparo del Comercio Justo y venden sus productos artesanales en tiendas solidarias.

Los niños y niñas liberados de las mafias son amparados en los centros de acogida y, cuando crecen, aprenden a confeccionar productos artesanales de Comercio Justo, de modo que pueden trabajar de ello y especializarse. El Comercio Justo también es una herramienta para evitar que otras personas jóvenes caigan en sus redes, al permitir que el campesinado pueda valerse por sí mismo y disponga de medios para atender y alimentar a sus hijos e hijas de forma que no se vea en la obligación de emigrar en busca de trabajo y sucumba ante la prostitución.

Si estás pensando en adquirir productos artesanales, visita una tienda solidaria de Oxfam Intermón o navega en su tienda online. Elige alguno de estos artículos y haz posible que artesanos y artesanas, campesinos y campesinas perciban un salario adecuado por su trabajo. ¡Se lo han ganado!

Si quieres formar parte de una sociedad más justa, puedes unirte al proyecto de Oxfam Intermón, en el que muchas otras personas como tú luchan para construir una sociedad igualitaria para todos y todas. Estamos cerca de conseguirlo, pero todavía queda camino por recorrer. ¿Lo hacemos a la vez?

guía gratuita derechos humanos