Tiempo de lectura: 2 minutos

Según un estudio de Greenpeace, “cada año se producen más de 500.000 millones de botellas de plástico”. A este ritmo, en el año 2020 la producción de plástico será de más de 500 toneladas anuales. ¿Imaginas el impacto medioambiental que supone tantísima cantidad de plástico?

Y entonces llega el momento de hacernos la inevitable pregunta: ¿es posible vivir sin plástico? La respuesta es, rotundamente, sí. En este artículo hemos preparado una lista de consejos que puedes aplicar para vivir sin plástico. ¡Es mucho más fácil de lo que imaginas!

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre trucos para llevar una vida  eco-friendly, llena de consejos para adoptar hábitos saludables y sostenibles.

vivir sin plástico

Lista de consejos para vivir sin plástico

1. Conciénciate

Probablemente el mayor cambio que puedes hacer para empezar a dejar de consumir plástico es concienciarte. ¿Realmente crees que el plástico es necesario para vivir? Cuando haces “clic” en tu mente y empiezas a ver las posibilidades que tienes a tu alrededor para no consumir plástico verás que todo el proceso se hace más sencillo. ¡Querer es poder!

2. Rechaza antes de reducir, reutilizar y reciclar

Añade una nueva R a tu lista de normas para vivir generando menos residuos: rechazar. Rechaza comprar productos en envases de plástico, aunque en ellos te aseguren que es biodegradable. El nivel de contaminación actual es tal que desde ya es imprescindible dejar de utilizar el plástico.

3. Utiliza bolsas de tela: ¡la alternativa!

Si vas a empezar a vivir sin plástico es importante que empieces a recopilar bolsas de tela. Necesitarás unas más grandes para la fruta y la verdura, otras más pequeñas para los frutos secos, algunas medianas para los jabones en pastilla…

Descarga gratis la guía

4. Conserva la comida en cristal o en bolsas de silicona

El cristal es un material perfecto para conservar los alimentos. ¿Para qué usar el papel de aluminio teniendo un material tan limpio como el cristal? Y si quieres congelar, existen unas bolsas de silicona que sustituyen a la típica bolsa “especial congelación” con zip tan dañina para el medio ambiente.

5. Empieza a usar más productos naturales

En el mercado existen un sinfín de artículos de limpieza o de higiene personal totalmente naturales: detergentes, jabones, champús, cremas… Los que encontrarás en el supermercado llevan mucho plástico, pero puedes encontrar muchas tiendas en las que no. Además, ni te imaginas lo bien que queda la cocina (o cualquier estancia) limpiando con bicarbonato y vinagre.

6. Evita los plásticos reutilizables: vasos, pajitas, botellas…

Vasos, pajitas y botellas de plástico (junto con las bolsas) son los productos que más dañan al medio ambiente: no se pueden reciclar y su desintegración tarda siglos. Utiliza recipientes de bambú, de cristal, de cerámica…

7. Envuelve los bocadillos en bolsas de tela

Puedes utilizar bolsas de tela especiales para envolver los bocadillos: el del desayuno, el de tu hijo, el de tu sobrina… Son totalmente lavables, reutilizables, ajustables y, como se pueden plegar, ¡apenas ocupan espacio!

Estos son solo algunos consejos para vivir sin plástico, pero la lista es realmente larga. Existe la creencia de que el plástico es imprescindible para nuestro día a día pero, en realidad, hay una alternativa ecológica a cada envase, a cada bolsa. Si te interesa el tema y quieres seguir profundizando en una rutina más ecológica, te recomendamos la lectura de este artículo sobre el movimiento Zero Waste.

Material complementario

Guías

Virales

Artículos

trucos-para-una-vida-eco-friendly