Hoy celebramos el Día Internacional de la Familia. Hoy, las diferencias entre hombres y mujeres siguen siendo abismales en muchas partes del planeta: menos educación, peores trabajos y salarios más bajos son solo algunas de las lacras que perduran hoy en día. Por este motivo, es importante luchar por conseguir un futuro en el que las mujeres vivan en igualdad de condiciones que los hombres.

Porque las mujeres son las que pueden marcar una gran diferencia en su comunidad: en sus hijos e hijas, en sus madres y padres, en su vecindario. Muchísimas veces son ellas quienes acaban liderando el cambio y pasándolo a otras generaciones. ¿Nos acompañas a descubrir tres ejemplos?

Mujeres en igualdad, la clave para un cambio real en el mundo. © Oxfam Intermón

Mujeres en igualdad, la clave para un cambio real en el mundo. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Mujeres en igualdad, mujeres que cambian el mundo

Estas tres mujeres que citamos a continuación son solo tres ejemplos de tantos otros que podríamos ponerte: mujeres que luchan por mejorar su futuro y el de sus comunidades, que solo necesitan un pequeño empujón para adueñarse de su vida y liderarla, sin tener que depender siempre de los hombres. Porque sin mujeres en igualdad, el mundo no avanza.

Descarga gratis la guía Mujeres: Contribuyendo a un mundo mejor

Aminata Wone

“Si no ayudamos a las mujeres, África no saldrá nunca de la pobreza”. Aminata tiene las ideas muy claras, sabe que las mujeres son piezas clave para el desarrollo de su país y que sin ellas no habrá progreso ni para África ni para el mundo. Sabe que la situación de las mujeres en Mauritania, y en África en general, es difícil, pero no por ello pierde la sonrisa: como responsable de la ONG AMAD, buena parte de su trabajo consiste en escuchar a las mujeres de su comunidad y convencerlas para que se sumen a las cooperativas de la ONG, a través de las cuales las mujeres reciben formación para mejorar sus cultivos y su ganado.

De esta manera, ellas consiguen adueñarse de su futuro y mejorar la vida de sus familias y la de su comunidad: en Mauritania son las mujeres quienes trabajan el campo, quienes recogen la leña y quienes caminan kilómetros para conseguirla. Las condiciones son duras, pero Aminata sabe que, sin la labor de las mujeres, África no conseguirá salir de la pobreza. Ellas son el motor del cambio. ¿Lo habías puesto en duda?

Teresa Moreno

Como tantas otras personas, Teresa llegó a España dejando atrás a su familia con la esperanza de encontrar aquí las oportunidades que no consiguió encontrar en su país, Ecuador. Y, como tantas otras personas, pronto empezó a vivir la desesperación de no tener unos papeles con los que conseguir un contrato laboral digno.

Fue aquí donde comenzó su periplo, trabajando como empleada del hogar y realizando decenas de labores, desde hacer la compra hasta cuidar a ancianos. Y todo ello, recibiendo un salario mísero con el que subsistir. Después de conocer el centro Pueblos Unidos, que ofrece soporte a mujeres que se encuentran en la misma situación que Teresa, decidió emprender su propia batalla personal: luchar por conseguir derechos laborales para las trabajadoras domésticas que trabajan sin contrato. “No queremos que nos regalen nada. Solo queremos que se cumpla nuestros derecho a un trabajo digno”. Solo así acabarán los contratos abusivos y la explotación de las mujeres sin papeles. 

Darem Yelesh

Como en tantos otros pueblos de Etiopía, en el pueblo donde vivía Darem no había agua potable y las mujeres y niñas debían caminar durante kilómetros y kilómetros para que sus familias pudieran beber y cocinar. Más de dos horas diarias que debían sumarse a otras tareas femeninas, como recoger leña, cuidar las gallinas o cultivar la parcela familiar.

Pero un día, la asociación Acts of Compassion y Oxfam Intermón llegaron al pueblo de Darem para construir un pozo allí mismo. Y no solo eso, sino que crearon un comité de agua para gestionarlo y mantenerlo; Darem fue elegida como miembro de este comité y, después de formarse, empezó a promover buenas prácticas de higiene. “Aquí muchas personas sufren enfermedades derivadas de beber agua en mal estado. Como no tienen dinero para ir al médico van a trabajar en estado muy débil. Ahora están sanos, su productividad es mayor, y tienen más ingresos”, explica convencida. El agua es vida, y Darem sabe que sin agua no hay salud. ¿Sigues pensando que no haces falta?

Si quieres apoyar a más personas como Darem, Teresa o Aminata puedes informarte sobre los diferentes proyectos que las ONG tienen en marcha, como el proyecto Avanzadoras de Oxfam Intermón. Colaborando con este tipo de programas estarás contribuyendo a que haya más mujeres en igualdad en el mundo: ellas son el motor y el futuro de nuestra sociedad y es nuestro deber velar por su bienestar en todos los rincones del planeta. ¡Empieza hoy contribuyendo a su causa: infórmate de las campañas que llevan a cabo las ONG de nuestro país y comprométete con ellas! Mientras haya desigualdades por combatir, tu colaboración seguirá siendo imprescindible.

guia gratuita mujeres