Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Tus pequeños te piden constantemente que juegues con ellos y ellas? Más que los juguetes que podamos proporcionarles, lo que quieren es que juguemos con ellos y ellas, quieren nuestra atención y dedicación. ¡Pero no siempre es posible!

Así, ante nuestra falta de tiempo para jugar con ellos y ellas, muchas veces nos esforzamos en encontrar esos juguetes que vayan a compensarla. La campaña lanzada por Ikea, titulada “La otra carta” es una buena muestra de ello. La buena noticia es que no lo estamos haciendo tan mal; las madres y los padres españoles somos los que más jugamos con nuestros hijos e hijas, según un estudio llevado a cabo por la Federación Europea de Industrias de Juguetes. ¡Así que no todo está perdido!

A pesar de todo esto, ¿podemos conseguir un buen balance entre juegos y juguetes? ¿Nos hemos parado siquiera a reflexionar sobre ello? Sabemos que los juegos, bien elegidos, pueden ayudarnos a educar a nuestros hijos e hijas en los valores en los que creemos. ¿Pueden hacerlo también los juguetes?

juegos y juguetes

Distinguiendo entre juegos y juguetes

En primer lugar, debemos distinguir entre juegos y juguetes. Mientras que el juego es la actividad, el juguete es el objeto físico que se utiliza para realizarla, aunque, por supuesto, hay juegos que no necesitan juguetes para ser jugados. 

En cuanto al valor educativo de los juguetes, tal como afirma Antonio Urcelay Alonso, consejero delegado de Toys R Us:

“El juguete es el reflejo de la sociedad; por ejemplo, si es sexista, el juguete lo será y si es abierta, el juguete será igualitario. Los niños emulan lo que hacen sus padres en sus casas; son su modelo a seguir. Si un niño ve planchar a su padre, no le importará jugar a planchar, pero si no lo ve, ¿cómo va a jugar él a eso?”.

Por tanto, no importa tanto el juguete en sí mismo, sino la manera en la que lo utilicemos y los símbolos que representa. Y ahí es esencial el papel que tú juegas. 

¿Sabías que el arroz tiene el poder de enseñar a leer?

¿Cómo escoger los mejores juegos?

  • Para elegir el mejor juego para tus pequeños y pequeñas, puedes seguir los 10 consejos de AIJU, el Instituto Tecnológico de Producto Infantil y de Ocio, en cuanto a los aspectos técnicos del propio juguete para que contribuyan al correcto desarrollo infantil.
  • Por otro lado, a la hora de seleccionar el mejor juego o juguete para tus hijos e hijas, puedes utilizar herramientas como Ludomecum, un buscador que ha puesto en marcha la Fundación Crecer Jugando.
  • También en la tienda de Oxfam Intermón tienes la posibilidad de elegir entre un buen catálogo de juguetes que además están producidos con la filosofía de Comercio Justo e inciden especialmente en la educación responsable. ¡Pedagogía y solidaridad se dan de la mano! ¿Qué mejor ocasión para trabajar estos valores?
  • Además, todos los años la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes pone en marcha un premio al mejor juguete del año, donde puedes obtener buenas ideas de juguetes educativos. Por ejemplo, este año destaca Emotiblocks, para familiarizarse con las primeras emociones, y Rita Aprende a Hablar de VTech, que ayuda a los más pequeños y pequeñas con sus primeras palabras.
  • También podemos destacar Ollin, un juguete premiado Premio Braun 2012 y que se compone de una mezcla de piezas flexibles y rígidas que permite a los niños construir distintas criaturas, cada una más compleja que la anterior.

Como ves, tienes a tu alcance un amplio abanico de herramientas que te permiten conocer aquellas que más se adaptan a tus necesidades y a los valores que no quieres dejar de transmitir a tus pequeños. Y aunque a veces tu tiempo es, para ellos y ellas, su juguete más valioso, sabes que la elección de ciertos juegos y juguetes puede ser clave para su desarrollo. Si conoces otros recursos y quieres contárnoslos, ¡nos encantará leerte y compartir ideas!

cambiamos vidas que cambian vidas cadena cambio