Tiempo de lectura: 3 minutos

“¿Qué cocinamos hoy?”. La pregunta que suele darnos dolor de cabeza, especialmente si llegamos tarde del trabajo, con hambre y a la vez con ganas de comer algo sano, sabroso... ¡y sin carne!

Pero para eso estamos aquí, para ayudarte a comer mejor y sin complicarte la vida. ¿Nuestra propuesta de hoy? Unas recetas sencillas y rápidas para preparar albóndigas vegetarianas. ¡Vas a alucinar!

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre alimentación saludable y empieza a  practicar una dieta sana y equilibrada.

albóndigas vegetarianas

4 recetas de albóndigas vegetarianas caseras

1. Albóndigas vegetarianas con soja texturizada

Ingredientes

  • 100 g de soja texturizada fina (aproximadamente un vaso y medio)
  • 4 cucharadas de harina
  • 1 diente de ajo
  • ¼ de pimiento rojo
  • ¼ de cebolla
  • 1 cucharada de comino en polvo
  • Aceite de oliva
  • Pimienta
  • Sal
  • Un chorrito de salsa de soja (opcional)

Preparación Remoja la soja texturizada en un recipiente apropiado para amasar. Para ello, añade un vaso de agua caliente. Pica el ajo, el pimiento y la cebolla.

Una vez se haya hidratado la soja texturizada, elimina el exceso de agua opriméndola con tus manos. Luego incorpora la harina, la salsa de soja (si lo deseas), el comino en polvo, el ajo, el pimiento y la cebolla. Salpimenta a tu gusto y amásalo bien todo. Dependiendo de la humedad que tenga la soja, añadirás más o menos harina para conseguir la textura de la masa que más te guste.

Cuando la masa esté maleable, puedes crear las albóndigas con tus manos. Hecho esto, fríelas en una sartén con suficiente aceite de oliva. Coloca un papel que absorba el sobrante de aceite. Puedes servirlas acompañadas de una rica ensalada. ¿Qué te parece?

2. Albóndigas vegetarianas con setas

Ingredientes

  • 500 g de setas variadas
  • 1 cebolla cortada pequeña
  • Verdura cortada pequeña (zanahoria, pimiento rojo y verde, puerro…)
  • Ajo y perejil
  • 1 huevo
  • 3-4 cucharadas de pan rallado
  • Harina
  • Salsa de tomate casera (sofrito de tomate y cebolla)

Preparación Sofríe las setas y tritúralas con la batidora. Luego haz lo mismo con la cebolla y las verduras. Mézclalas con las setas. Añade el huevo y el pan rallado hasta que la mezcla tenga consistencia. Mézclalo todo muy bien hasta que quede una masa uniforme.

Déjalo todo tapado en la nevera para que se enfríe. Después, haz pelotitas, enharínalas y fríelas. Pon las albóndigas en una cazuela con el sofrito de tomate y cebolla a fuego suave. Vigila al remover para que no se deshagan y mueve la cazuela para evitar que se peguen .¡Y todo el mundo a la mesa!

Descarga gratis la guía "Alimentación Saludable"

albóndigas vegetarianas

3. Albóndigas vegetarianas a la jardinera

Ingredientes

  • 300 g de tofu
  • 1 zanahoria grande
  • 1 cebolla tierna
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil fresco
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo crudo
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • Harina de garbanzo y aceite de oliva virgen

Para la salsa

  • Una patata grande
  • Zanahorias pequeñas
  • Guisantes
  • 1 cucharada de salsa de tomate

Preparación Aplasta el tofu. Pon una cucharada de aceite de oliva en una sartén y pocha la cebolla y la zanahoria que habrás picado finas. Cuando estén pochadas, apaga el fuego y añade la salsa de soja. Mézclalo todo y añade la pasta de tofu.

Pon en el fuego una sartén. Cuando esté caliente tuesta las semillas de sésamo. Añádelas a la masa junto con el ajo y el perejil picadito fino. Añade una cucharada de harina de garbanzo para que ligue mejor y da forma a las albóndigas.

Enharínalas y fríelas en una sartén con aceite de oliva (o, si quieres aligerar la receta, puedes hornearlas).

Para la salsa

Mientras vas preparando las albóndigas, pones agua en un cazo y vas cociendo las patatas y las zanahorias. Cuando casi estén cocidas, añades los guisantes, los cueces hasta que estén listos y retíralos del fuego.

Toma parte del agua de cocción de las verduras y ponla en el vaso de la batidora. Añade la salsa de tomate, un poco de patata y de la zanahoria cocida y bate, salpimentando a tu gusto. Después, pon la salsa en la cacerola.

Añade el resto de los ingredientes: patata, zanahoria y guisantes. Incorpora las albóndigas y dale un hervor sin remover para que no se rompan. Apaga el fuego, sirve y espolvorea perejil picado por encima. ¡Delicioso!

4. Albóndigas vegetarianas de berenjena

Ingredientes para las albóndigas

  • 1 berenjena grande
  • 1/2 taza de queso rallado
  • 1/2 taza de pan rallado
  • 1 clara de huevo
  • Ajo en polvo
  • Sal
  • Pimienta

Ingredientes para la salsa

  • 3 tomates
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de puré de tomate
  • Sal
  • Pimienta
  • Queso mozzarella

Preparación Lava las berenjenas y córtalas en láminas. Colócalas en un recipiente con sal gruesa y déjalas reposar durante media hora para quitarles el sabor amargo. Una vez pasados los 30 minutos, enjuágalas con abundante agua. Seca las berenjenas.

En una sartén con aceite de oliva, dora las láminas de berenjenas durante 1 minuto por cada lado. Procesa las berenjenas con la sal, el queso rallado, el ajo en polvo y el pan rallado.

Pasa la pasta a un bol o recipiente, y agrega una clara de huevo. Mezcla con una espátula hasta integrar. Si quieres, puedes añadir nueces.

Después, forma las albóndigas del tamaño de una nuez o un poquito más grandes. Pasa las albóndigas por pan rallado. Dóralas bien en una olla con un chorro de aceite de oliva. Luego quítalas del fuego y resérvalas.

En la misma olla, para utilizar el fondo de cocción, agrega un diente de ajo picado, el tomate pelado y picado, un poco de sal y pimienta, y cocina durante un rato. Cuando los tomates estén bien cocidos y cambien de color a un rojo intenso, agrega dos o tres cucharadas de puré de tomate. Agrega las albóndigas a la salsa y coloca el queso mozzarella por encima. Tapa la olla y espera durante 5 minutos hasta que el queso esté bien derretido. ¡Te encantará!

Cuando cocinas tus propios platos, ya sean albóndigas vegetarianas o cualquier otro, puedes elegir qué ingredientes utilizar, y, al fijarte en su origen ecológico o de Comercio Justo, contribuyes a preservar el medio ambiente y los medios de vida de las personas agricultoras y productoras, mientras cuidas tu alimentación.

Únete a esta filosofía y come de forma sana y responsable. Un ingrediente es mucho más que sabor, es desarrollo sostenible.

Material complementario

Guías

Virales

Artículos

cambiamos vidas que cambian vidas cadena cambio